Provinciales | vacuna | inscripción | Antonio Curciarello

"Fuimos la primera jurisdicción en tener un sistema de inscripción para la vacuna"

El ministro de Conectividad y Modernización del Gobierno de La Pampa, Antonio Curciarello aseguró que "vamos por el camino correcto, cumpliendo con lo previsto" y defendió las diferentes herramientas generadas por esa cartera en el marco de la Pandemia.

El ministro de Conectividad y Modernización del Gobierno de La Pampa, Antonio Curciarello aseguró que “vamos por el camino correcto, cumpliendo con lo previsto” y defendió las diferentes herramientas generadas por esa cartera en el marco de la Pandemia. “Fuimos la primera jurisdicción en tener un sistema de inscripción para la vacuna ”, remarcó.

“Es un desafío trabajar en estos temas, sobre todo con la presión que te mete la pandemia, que nos genera urgencias permanentemente. A pesar de todo, hemos podido poner en marcha el Ministerio, hemos dado respuestas a las vicisitudes que se fueron planteando y nos fuimos reinsertando en la hoja de ruta que nos habíamos trazado”, sostuvo el funcionario.

Acotó que “creemos que vamos por el camino correcto, en algunos casos con un poco más de celeridad, en otros más lento, pero eso tiene que ver con una situación de anormalidad que comenzó prácticamente cuando asumió el gobernador, ya que poco después ingresamos en la pandemia. Más allá de todo, entiendo que estamos a la altura de las circunstancias, desde el gobernador, el Ministerio y hasta el último de los empleados”.

¿Cuál de los objetivos planteados ya pudieron alcanzar?

Cuando comenzamos la gestión nos propusimos dos grandes cuestiones, a partir de las cuales surgen infinidad de cosas. Lo primero fue achicar la brecha digital en la provincia de La Pampa, generando más y mejor conectividad en muchos ámbitos, para satisfacer a los que, aún teniendo conectividad, necesitan más y mejores posibilidades.

Por otro lado, apuntamos a una gestión moderna aplicando las herramientas de la tecnología y el conocimiento a la gestión. Siempre supimos que ese era un trabajo del día a día, teniendo en cuenta cómo es la estructura del Estado, donde hay que generar normas, herramientas y capacitar a la gente para cumplir con los actos administrativos.

Hemos generado más conectividad, ya que según los datos de ENACOM, somos la segunda provincia en cuanto al índice de penetración por hogar, superando a San Luis y quedando solamente debajo de la Ciudad de Buenos Aires. Estábamos terceros, ahora estamos segundos.

Lo que ahora nos queda es mejorar la velocidad de conexión, y lo vamos a lograr a partir de un paquete de inversión de 500 millones de pesos que tiene financiamiento del Gobierno Nacional y de la Provincia a través de “Aguas del Colorado”.

Por otro lado, estamos desarrollando una serie de iniciativas enmarcadas en el Plan Provincial de Innovación y Administración de la Administración Pública que, entre varias cosas, prevé el expediente electrónico, la tramitación a distancia y la firma digital.

Cada una de estas iniciativas tienen una etapa de puesta en marcha y mucha infraestructura; programación y equipamiento que hay que ir desarrollando, porque cada organismo debe estar representado en un sistema. El tema es complejo, pero estamos dando los primeros pasos en eso.

¿Cómo podría usted definir la situación actual de La Pampa en cuanto a conectividad?

Hoy la conectividad dejó de ser necesaria para ser imprescindible, además llegó para quedarse. Todos los proyectos que hemos presentado tienen financiamiento. Ya estamos comprando todos los materiales, equipamiento y la fibra para instalar en 22 localidades, recambiar toda la tecnología de la red, que nos permitirá multiplicar por cinco la capacidad de transporte, hoy estamos en 40 gigas y pararemos a 200. Nos sentimos muy acompañados por el ENACOM, donde hay un pampeano que integra el directorio.

En el contexto internacional, la región está lejos de los países del primer mundo. Hay que tener en cuenta que las telecomunicaciones son un negocio y, como tal, donde hay mayor poder adquisitivo, las empresas del rubro invierten más, porque es donde pueden hacer los mejores negocios.

En Europa, un territorio más densamente poblado hay telefonía móvil en todos lados, pero en La Pampa hay lugares a los que ese servicio tan elemental aún no llega. Además, ellos están desarrollando el 5 G, cuando acá recién el ENACOM lanzó las pruebas este año, y es un avance respecto al resto de los países de Sudamérica.

En Internet tenemos también algún retraso, pero hay que decir que el ENACOM está poniendo en marcha un nuevo cable submarino en la zona de Las Toninas, justamente para garantizar más conectividad. Son obras que debieron hacerse antes, pero no se hicieron.

Muchas veces digo: el gobierno anterior (de Mauricio Macri) que se jactaba de ser innovador, de detener manejo de big data y tener el mejor equipo de los últimos 50 años, no hizo las obras que nos hubieran permitido tener alguna fortaleza más en este aspecto.

Al principio de la pandemia hubo problemas, hasta Netflix tuvo que bajar su resolución para consumir menos, y nosotros tuvimos picos de un 80 por ciento más del consumo que veníamos teniendo. El sistema se fue reforzando, aún estamos lejos del primer mundo, pero mucho mejor que países vecinos.

¿Qué herramientas desarrollaron desde el Ministerio en función de la pandemia?

Nos tocó la ardua tarea de desarrollar cada uno de los sistemas que nos fueron pidiendo desde cada una de las áreas de la administración pública, para poder desarrollar su gestión en sintonía respecto a lo que la pandemia demandaba.

En ese marco, hubo tres o cuatro cosas que sobresalieron, como la adecuación del sistema integrado de Salud para llevar adelante todo el proceso de vacunación, todo lo que tiene que ver con la registración de la vacunación y la asignación de turnos.

Fuimos la primera jurisdicción, de las 23 provincias y la Capital Federal, que sacó su sistema de inscripción para la vacuna. Cuando nadie lo había hecho, nosotros en La Pampa ya habíamos arrancado.

Hay que tener en cuenta, que a partir de la gran campaña antivacuna que hubo en la Argentina, esta vacuna no fue fijada como obligatoria, sino voluntaria, por lo tanto había que recoger esa voluntad de quienes querían vacunarse, categorizarlos de acuerdo con los diferentes criterios dispuesto por Salud y en virtud de los momentos específicos, asignar los turnos.

También se trabajó sobre los diferentes permisos, para ingresar a la Provincia, para circular por La Pampa y el “Regreso a Casa”, en los primeros meses de la pandemia.

No me quiero olvidar tampoco del Sistema Control Salud, que nos permite administrar y monitorear remotamente a todos los casos vinculados con la pandemia, ya sea de personas contagiadas, como aisladas. Así, no fue necesario que los médicos concurrieran a ver a los pacientes de manera personal, cuando no fuera fundamental que lo hicieran.

Lo mismo con el sistema de trazabilidad, que hicimos nosotros y es muy potente, al punto que nos lo han pedido desde otras provincias también. Eso nos permitió prevenir muchos casos. Son herramientas que hemos desarrollado, mantenido y que nos obligan a solucionar los problemas que van surgiendo.

¿Es posible alterar los turnos y los datos para generar un permiso de vacunación cuando no corresponde?

Los datos no se pueden alterar, lo que sí se ha hecho, y motivó esto una denuncia penal, es mentir en la declaración jurada, pero eso tiene que tener una sanción.

El sistema, en su esencia, busca que sea lo más dinámico posible, porque nuestro objetivo es vacunar para salvar a la gente, por lo tanto no puede ser engorroso y complejo cruzar millones de datos, porque en ese caso se tardaría mucho en emitir los turnos para los diferentes grupos.

Cuando pasó lo de Rancul (donde un joven generó un turno con datos falsos y fue denunciado) me llamaron desde esa localidad para explicar cómo funcionaba el sistema. El padre del muchacho, además, salió en un portal periodístico de Santa Rosa diciendo que su hijo se había equivocado, pero que había querido demostrar lo vulnerable que era el sistema.

Les expliqué que, si se equivocó, no fue porque quiso demostrar lo vulnerable del sistema, sino que lo había hecho adrede. Por otra parte, el sistema no es un detector de mentiras, es una herramienta administrativa que asigna turnos a las personas que quieren vacunarse. Esos turnos están conectados con el sistema donde se registra la vacuna, por lo tanto, a la persona que no tiene turno, no se le podrá cargar la vacuna.

El sistema no falló, sino una persona que generó un turno con datos falsos y después lo subió a las redes sociales. También es muy bueno lo que hizo el viceintendente de Pico, Daniel López, que se presentó en la Justicia para denunciar la existencia de un audio donde se decía que él podía determinar quién se vacunaba. Esto hay que descartarlo de raíz, porque si no se aclara rápidamente se generan sospechas.

La verdad es que el sistema funciona bien, en La Pampa tenemos la eficiencia más alta del país en cuanto a las vacunas aplicadas en relación a las que llegaron a la provincia. Acá las vacunas no están guardadas en heladeras o freezers, sino que fueron colocadas en los brazos de las pampeanas o los pampeanos.

¿Cómo viene el proyecto de EMPATEL?

Muy bien, se está cumpliendo con los diferentes objetivos. La empresa está formalmente constituida y seguramente pronto vamos a salir a la cancha, como corresponde.

¿La telefonía celular pampeana está lejos aún?

Es un tema complejo. Las telecomunicaciones son del ámbito federal en cuanto a su ámbito regulatorio y nosotros estamos analizando los temas de incumbencia para darle forma a un proyecto ambicioso que le presentaremos al ENACOM, al que le vamos a tener que explicar claramente cuáles son nuestros objetivos.

No debemos olvidarnos que, más allá de lo que propongamos, del otro lado hay empresas muy grandes y que pueden ejercer mucha presión al defender el negocio que ellos tienen.

Dejá tu comentario