Internacionales | Uruguay | Luis Lacalle Pou | Eleccciones uruguayas

Lacalle Pou asumió la presidencia

El mandatario electo, de 46 años, llega al poder como líder de una alianza en la que conviven militares, liberales y conservadores. Planifica dar un giro a la política tras 15 años de gobiernos de centroizquierda.

Luis Lacalle Pou asumirá este domingo la presidencia de Uruguay al frente de una coalición de centroderecha en la que conviven militares, liberales y conservadores y con la que planifica dar un giro a la política del país oriental tras 15 años de gobiernos de centroizquierda.

Lacalle Pou, de 46 años, llega a la presidencia después de vencer en una ajustada segunda vuelta al candidato del Frente Amplio (FA), Daniel Martínez.

Un giro a la derecha

Los cambios que se avecinan son inminentes: después de 15 años de políticas dirigidas a la inclusión y a favor de las alianzas regionales, llega una coalición de gobierno que promete flexibilizar el Mercosur y abrir los mercados.

El mandatario electo prometió también facilitar la entrada de inversiones mediante la reforma de las leyes fiscales y de residencia, una medida con la que enterraría los intentos de los últimos años del FA por quitar a Uruguay del listado de paraísos fiscales.

La coalición de gobierno

Para llevar adelante este giro a la derecha sin perder estabilidad, Lacalle Pou dependerá tanto de la evolución de la situación económica y social como de su capacidad para manejar las tensiones y conflictos dentro de una heterogénea coalición.

Su principal aliado dentro de la coalición es el Partido Colorado, que ya ha gobernado junto al Partido Nacional, y a quien le tocan tres ministerios, entre ellos el de Relaciones Exteriores, que estará dirigido por Ernesto Talvi.

Talvi, ex candidato presidencial colorado que perdió en primera vuelta y respaldó a Lacalle Pou en la segunda, tendrá a su cargo la cuestión de Venezuela, un tema sobre el que Montevideo ha venido promoviendo el diálogo durante años, frente a la postura más dura de sus vecinos.

A Cabildo Abierto, el partido del militar retirado Guido Manini Ríos, que obtuvo cerca del 11% de los votos en octubre, se ocupará de dos ministerios en los que también se esperan giros: Salud, que será ocupado por el antiabortista Daniel Salinas, que anticipó que no pretende retroceder en la ley de aborto aprobada en 2012, y el ministerio de Vivienda.

Pero además, en el reparto de puestos al partido de extrema derecha le tocó la subsecretaría de Defensa, una designación que la semana pasada provocó el primer chispazo en la coalición.

El subsecretario designado, el coronel retirado Rivera Elgue, declaró que las fuerzas armadas uruguayas no tenían que pedir perdón por su accionar durante la dictadura, unos dichos que fueron rechazados por el líder del partido.

"El hecho es grave, esa es la calificación (de los dichos de Elgue) de Cabildo Abierto", sostuvo Manini Ríos, quien, no obstante, afirmó que su correligionario fue sacado de contexto.

En tanto, al Partido Independiente, el que menos votos obtuvo de toda la coalición, le tocó el ministerio de Trabajo, que será ocupado por el ex frenteamplista Pablo Mieres.

El Partido Nacional, por su parte, se quedó con siete carteras, entre ellas la de Economía, que estará liderada por la economista Azucena Arbeleche, quien tendrá el reto de enfrentar el creciente desempleo, el estancamiento de la economía y el creciente déficit fiscal.

Algunas de las propuestas de Lacalle Pou mantienen en alerta a los sindicatos, que temen cambios drásticos en el gasto público.

Dejá tu comentario