Provinciales | diabetes | La Reforma

Una niña festejó su cumpleaños y concientizó sobre la diabetes que padece

Lo relató su mamá, Cinthia Lang, quien en diálogo con La Reforma brindó detalles del hecho que no solo propuso celebrar, sino también concientizar sobre la diabetes que la misma pequeña padece.

Sin dudas, un acto como pocos. Cinthia contó a la cronista de este medio que su hija Magui, de ocho años, le pidió festejar su cumpleaños decorando todo el evento con la temática de la diabetes, la enfermedad que le fuera diagnosticada a los cinco años de vida.

Con el apoyo de su papá, Carlos Pechín, y de sus hermanas Cata y Marti, comenzó el armado de su cumpleaños, bajo las especificaciones que solicitó, y con un lema destacado y emocionante: “No se necesita de azúcar para vivir una dulce vida”.

En este contexto, Cinthia contó que “en enero empezamos a preguntarle a Magui de qué quería que fuera su cumple. Ella dijo que lo quería hacer sobre la diabetes. Lógicamente no viene nada diseñado para esa temática, por lo cual empezamos a ver cómo hacer la torta, los centros de mesa, y demás; la decoración”, expresó.

Seguidamente y sobre la finalidad de esta idea, indicó que “ella quería a través de su cumple, contar cómo es la diabetes y contar qué pasa cuando le agarra hipoglucemia o hiperglucemia, entre otras cosas. Entonces, hicimos los centros de mesa con carteles informativos, sobre qué es la diabetes, cómo funciona la insulina, los síntomas y al diferencia entre los tipos de diabetes, por ejemplo”.

Asimismo, la mamá entrevistada relató que “Magui no quería que haya piñata, por lo dulce, y lo mismo con la tradicional sorpresita de cumple, que tiene golosinas. Así que hicimos llaveritos y tarjetitas con una frase que decía ‘no se necesita de azúcar para una vida dulce’. Con esta tarjeta iba un llavero, un lazo azul, el característico de la diabetes”, dijo.

“Esta fue nuestra idea”, añadió, y continuó. “El objetivo fue representar su patología, pero también dar a conocer que a pesar de esta condición, en la que siempre tiene que estar atenta, ella considera que igual puede vivir una vida dulce y feliz. Eso quisimos mostrar”.

Respecto al diagnóstico de la pequeña, Cinthia explicó que “Magui cumplió 8 años ayer –por el domingo- y tiene diabetes desde los 5. Ella no llegó a tener un coma diabético, porque pudimos darnos cuenta de algunos síntomas que se presentaron en ella, como la cantidad de agua que tomaba y las veces que iba al baño. Así que su pediatra enseguida la diagnosticó”.

Y agregó: “Si bien fue un shock para todos, sobre todo por la inyección de insulina, al no haber tenido un coma diabético, fue menos chocante quizás, por eso consideramos que es re importante que se puedan reconocer los síntomas de manera rápida y así obtener un buen diagnóstico”, argumentó.

“Lo más importante es transmitir la experiencia de cada uno, porque si bien el diagnóstico es importante, siempre es un balde de agua fría. Es algo fuerte, pero con la ayuda de los médicos y los profesionales de la salud te vas guiando, y te terminas dando cuenta que se puede realizar una vida totalmente normal”, relató sobre su experiencia y la de toda la familia.

Por último, la orgullosa mamá expresó que “cuando nos pasó todo esto, no teníamos mucha información al respecto, pero de a poco todo se aprende. Magui va a la escuela, se junta con sus amigas, va a los cumples. Es una nena super feliz y no por tener diabetes puede hace una u otra cosa. Lógicamente tiene que prestar atención a algunas cosas, y tener siempre en su mochila, el medidor, la insulina y carbohidratos de lenta y rápida absorción. Pero no es algo que le impida tener una vida igual a la del resto de los niños”, finalizó.

Dejá tu comentario