Provinciales | Cristian Dupuy | General Pico | Coronavirus

Un día con menor circulación en las calles, pero con muchas causas penales

A seis días de haber comenzado el aislamiento social obligatorio, las calles de General Pico se observaron con menos gente que el pasado miércoles, más allá que volvieron a repetirse las colas frente a los supermercados, sobre todo en horas de la mañana.

Seguramente la disminución del caudal de gente circulando tuvo que ver con que muchos se “stockearon” o “sobrestockeraron” un día antes, por lo que ya no fue tan necesaria una nueva salida a los centros comerciales. De todos modos, no desciende la cantidad de causas penales que diariamente inicia la Justicia por personas que incumplen la medida.

En ese marco, la ciudad acompañó al contexto nacional, donde también se observó una merma en la circulación. Tanto aquí como en otros lugares del país, las autoridades dejaron debidamente aclarado que se iban a endurecer los controles y que seguramente se iban a profundizar las penas.

A propósito de eso, en horas de la mañana, desde la Policía se informó que hasta las 8:00 de ayer, en Pico se detuvo a 36 personas y se le iniciaron causas, además, a la misma cantidad de sujetos que no respetaron el aislamiento social decretado por el Gobierno Nacional.

Es cierto también, que durante la jornada de ayer, como en otras anteriores, se observó a quienes concurrieron a las sedes policiales con el objeto de conseguir algún tipo de permisos para circular.

En cuanto a la compra de alimentos, muchos que aprovecharon la situación para llenar el “changuito” y así seguramente pasar algunos días sin tener que salir, lo que será muy bueno si se respeta y no se utiliza la excusa de ir al “super” porque está faltando algo.

También, es bueno decirlo, durante esta última jornada se vio que la mayoría de los vehículos iban ocupados sólo por su conductor, siguiendo así una de las pautas centrales de la “cuarentena”. Eso sí, fue notoria la falta de algunos productos, como los huevos de gallina, que se transformaron en un alimento difícil de conseguir y, donde hay, se están cobrando con un importante aumento.

Claramente las calles volvieron a estar controladas por efectivos policiales. La noche del miércoles, como en cada una de las noches, en una ciudad casi desierta, se apreciaban nítidamente las balizas azules de los patrulleros, que indudablemente también desalientan cualquier intención de salir.

Sobre los trámites para poder circular, el jefe de la Unidad Regional II de Policía, Cristian Dupuy, sostuvo que la gente va en búsqueda de certificaciones por cuidado de adultos mayores o por cuestiones de salud, también hay productores agropecuarios que necesitan ir a sus campos y hay quienes vienen a buscar la constancia porque son empleados de alguna empresa habilitada para abrir, como es el caso de farmacias, supermercados o casas de comida. No todos logran su objetivo de conseguir la libre circulación.

En cuanto a los procedimientos en sí, el jefe policial recordó que se han mantenido a lo largo de los días y se van a seguir profundizando. Se han secuestrado motos y también automóviles, y adelantó que entre las 12:00 y las 20:00 de ayer, hubo 34 detenciones más.

Dejá tu comentario