Agropecuarias | Ulises Forte | Gobierno | Carne

"La decisión del Gobierno es imperdonable", fustigó Ulises Forte

El expresidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y dirigente de Federación Agraria Argentina, Ulises Forte, no ahorró críticas para el Gobierno Nacional, por la decisión de suspender por 30 días la exportación de carne.

El expresidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y dirigente de Federación Agraria Argentina, Ulises Forte, no ahorró críticas para el Gobierno Nacional, por la decisión de suspender por 30 días la exportación de carne. “Es imperdonable, injustificable, no tiene sentido. El daño económico y social es perverso”, sentenció.

“Lo que ha hecho el Gobierno es imperdonable, injustificable, no tiene sentido. Cuando alguien toma una decisión que el país le cuenta y se pierden 12 millones de cabeza, 15 mil empleados de la industria frigorífica quedan en la calle y se pierde la confianza de los mercados internacionales, puede entenderse que fue un error, que no se escuchó a las personas adecuadas; pero que sabiendo cuáles fueron los resultados, 15 años después se tome la misma decisión, es verdaderamente imperdonable, porque no es que se están equivocando, sino que son tipos jodidos”, sostuvo Forte.

Aseguró que “es una fotocopia mal hecha del desastre anterior. El único objetivo que persiguen es lo que suelen decir seguido: “ponemos el giro a la izquierda, pero doblamos a la derecha”. Además de romper los mercados internacionales y tirar por la borda todos los trabajos que se hicieron, esta decisión no va a permitir que la carne baje ni un centavo. La carne que va a China, no se utiliza en el mercado interno argentino, porque hace mucho que no se hierve un caracú durante 5 horas para que quede tierno”, añadió.

Manifestó que “acá estamos acostumbrados a comer carne de primera calidad, de animales adolescentes, y lo que se exporta es el novillo pesado y la vaca vieja a China. Esta iniciativa perjudica al mercado interno, porque políticamente tenemos que pensar que la idea es eliminar a los productores de las capas medias, sacar las vacas de los campos y destinar todo al monocultivo de soja, que está a 600 dólares la tonelada y es un gran negocio. Hay que pensar entonces que el Gobierno apuesta a récord de soja, con muy buenos precios, altas retenciones, buena recaudación y seguimos con la joda”.

Reveló que “en las últimas ferias, la hacienda para consumo se pagó cara, lo que se vendió re barato es la vaca, por lo que va a volver a pasar lo que ocurrió hace 15 años: los frigoríficos compran a valor doméstico, llenan sus cámaras y después el Gobierno va a anunciar un gesto hacia el campo, reabriendo las exportaciones de carnes. En síntesis, ahora la compran a valor doméstico, las venden a precios internacionales y hacen fortuna, pero esto solamente lo pueden hacer solamente 15 tipos en todo el país. Las PyMEs frigoríficas que funden como perros”.

Explicó que “es verdad que gran parte de la sociedad ve que la carne es cara para mucha gente, para algunos un producto prohibitivo, pero también es cara la nafta, los medicamentos, las cubiertas y cualquier cosa que vayamos a comprar. Esto significa que el problema no es la carne, es el salario de los argentinos, que no alcanza para cubrir sus necesidades, porque tenemos los sueldos más bajos de la historia”.

“Otro tema importante es la carga impositiva. De mil pesos que se gasta, 650 son carne y 350 impuestos. Todos somos generosos con la billetera ajena, entonces hagamos un acuerdo: Como todo el mundo está bancarizado, tiene su CBU, se puede definir que a las familias que ganen menos de determinado piso, se le devuelva el impuesto, reintegrandole un 20 por ciento. Con el sistema actual, no subsidian a los que menos tienen, sino a los de Puerto Madero. Tenemos que entender que este es un Gobierno de derecha, por más que tenga un discurso de izquierda”, señaló.

Acotó que “se pueden promocionar diferentes cortes, haber una mayor oferta y variedad de cortes, y también la distribución por cortes, porque es sabido que hay carniceros que venden mucho de algunos cortes y muy poco de otros, y tienen que encarecer los más populares para cubrir lo que les queda de “clavo”. Pero el tema es la cuestión impositiva”.

“Los argentinos lo que más consumimos es el “parrillero”, tapa, vacío, matambre y costilla, la pulpa para las milanesas y algo de paleta o aguja. En el country y en las villa se come eso, que el mundo no quiere, porque a China, por ejemplo, van los toros viejos que es duro hasta cuando haces carne picada. Europa se lleva los cortes “premiun”, como lomo y peceto, Israel la pulpa y la paleta. A los argentinos no les queda todo lo demás, que es lo que nos gusta consumir. Si cerramos la exportación, es porque somos jodidos. El daño económico y social que están haciendo estos tipos, es perverso, tienen de izquierda lo mismo que yo de anoréxico”.

Al ser consultado sobre los motivos por los cuales estas ideas no se aplicaron durante el Gobierno anterior, considerando que ya había mucha gente para la cual era un producto caro, Forte respondió que “hubo muchas discusiones. La producción creció gracias al aporte de los privados, porque la falla fue que faltó el rol del Estado, con créditos y rebaja de impuestos. Por supuesto que quedaron deudas pendientes, por eso se perdieron las elecciones. Si Macri perdió fue por algo, pero lo grave es que algunos creen que es todo es Estado y nada mercado, y otros que todo es mercado y nada es Estado, cuando en realidad las dos cosas deben complementarse”.

Dejá tu comentario