POLICIALES | tapicería | Santa Rosa | policía

Le quemaron la tapicería a una mujer y su hijo y un amigo se salvaron de milagro

En la noche de lunes, una tapicería ardió completamente en Santa Rosa. La dueña había denunciado amenazas.

En la noche de ayer una tapicería ardió completamente en la calle Mendoza de Santa Rosa, y su dueña, Carina Sierra, asegura saber quién fue el encargado de arrojar una botella con combustible –aparentemente hay filmaciones, y testigos del hecho-, y denunció que en varias oportunidades advirtió a la policía sobre las amenazas que venía recibiendo, pero que, indicó, en la Seccional minimizaron el peligro. Hasta esta mañana no había detenidos.

Tanto ella como Bomberos coincidieron en que, si bien las pérdidas en el comercio fueron totales, el resultado podría haber sido muy distinto, y peor, ya que en la parte trasera de la casa había dos adolescentes estudiando, y que pudieron evitar ser atrapados por las llamas gracias al rápido y arrojado accionar de un vecino y un cabo de la Sección Canes, que rompieron una puerta y sacaron a los chicos ilesos.

Esta mañana, en diálogo con La Reforma en el lugar, Carina Sierra, notablemente angustiada y entre lágrimas, contó que el incendio que devoró literalmente el local comercial –donde había mucha tela y material inflamable, además de maquinaria industrial y muebles- fue provocado intencionalmente por una persona que desde hace tiempo viene amenazando a ella y a su familia, por una disputa por una vivienda que el agresor habría intentado usurpar, según relato la víctima.

La joven expresó que “estoy con mucha bronca porque hemos denunciado a la persona que me rompió los vidrios y tiró una botella con combustible adentro. Los vecinos lo vieron y salieron a echarlo con un fierro, y este chico los amenazó diciéndole (a uno de ellos) ‘el próximo sos vos’”.

Sierra identificó al supuesto agresor, quien, dijo, concurrió en moto al lugar junto a otras dos personas para llevar adelante el ataque. Según contó, estas personas habían querido usurpar la casa de su suegro –actualmente con internación domiciliaria en otra vivienda-, y fueron denunciados por ello.

image.png
Le quemaron la tapicería a una mujer y su hijo y un amigo se salvaron de milagro

Le quemaron la tapicería a una mujer y su hijo y un amigo se salvaron de milagro

No la escucharon

Lo más grave, siempre según el relato de la víctima, es que denunciaron el hecho en la policía, pero “no nos quisieron tomar la denuncia porque nos dijeron que era ‘muy flaca’ la amenaza de muerte; que eran puteríos familiares y que nos dejáramos de joder”.

Entre llantos y mirando las ruinas en que quedó su negocio –ubicado en la calle Mendoza, en la zona norte de la ciudad-, la joven mujer dijo sentir “mucha bronca, porque adentro estaba mi hijo y el hijo de mi novio, y no les importó nada; y la policía no lo detiene, no hace nada”.

Sierra indicó que hay filmaciones de lo sucedido y está, además, el testimonio de algunos vecinos que, dijo, vieron a los agresores incendiar el lugar.

Contó a este diario que la semana pasada concurrieron en varias ocasiones a la policía para denunciar las amenazas, “y nos tomaron una sola. No nos dieron bolilla, y así estamos ahora; ¿querían que pasara esto para esperar a hacer algo?”.

Dijo que los policías “no hicieron nada, no se encargaron del tema; hicieron abandono de persona conmigo, y miren como terminé. Me voy a encadenar en Fiscalía para pedir justicia, porque él (el supuesto responsable del incendio) está libre y yo tengo toda la casa quemada, y con el nene en otro lado, pidiendo que me lo cuiden”.

Milagro

Sierra dijo que “yo pensé que me iba a prender fuego el auto, pero no, me quemaron todo, y no les importó los chicos que estaba adentro”.

Justamente sobre los adolescentes, la joven dijo que estaban en la parte trasera de la casa, “haciendo la tarea”, y que fueron ellos los que al ver las llamas comenzaron a llamar a los bomberos.

Como el fuego se incrementó rápidamente, al ser todo lo que había en el local material altamente inflamable, no les quedó salida a los chicos, por eso un vecino junto a uno de los policías que arribó al lugar pudieron sacarlos, tras romper una puerta.

Profundamente angustiada, Sierra indicó que si no hubiera actuado el vecino “me quemaban a los chicos ahí adentro”.

Sin chances

El jefe del Cuerpo de Bomberos de la Policía, en tanto, indicó a la prensa que las pérdidas en el lugar fueron totales en la tapicería, ya que había material “muy inflamable” que en pocos minutos se extendió quemando todo.

También relató que un cabo de la Sección Canes y un vecino fueron los que tras romper una puerta pudieron rescatar a los dos menores que habían quedado atrapados en la parte trasera de la vivienda, y evidenció que si el incendio se hubiera extendido para la parte de atrás, como de hecho estaba sucediendo, “los chicos no tenían chances”.

Por: Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario