Provinciales | General Pico | Nicolás Marquesoni | Jessica Pintos | coronavirus

"Se puede donar plasma cada tres días con una máquina de aféresis"

El director del Banco de Sangre del Hospital Gobernador Centeno, Nicolás Marquesoni, se refirió a la posibilidad de colaborar con pacientes de COVID-19 a través de la donación. Explicó cómo es el método de extracción y la importancia del mismo. 

Jéssica Pintos sufrió en el mes de abril el injustificado ataque de una sociedad que, por prejuicio o temor, la señaló en las redes sociales y grupos de WhatsApp condenándola por haber contraído coronavirus. La joven, desde su llegada a General Pico proveniente realizó el aislamiento correspondiente en su domicilio, siguiendo el protocolo sanitario.

Su pronta recuperación fue una gran noticia para la sociedad toda que comenzó a entender de a poco cómo funcionaba este virus que se transformó en pandemia. La piquense dejó atrás aquel mal trago y tras superar la recuperación, decidió tomar una vital decisión justo cuando la ciudad comenzó a registrar múltiples casos positivos.

Contactada por el director del Banco de Sangre del Hospital Gobernador Centeno, Pintos se ofreció a donar plasma para que sea analizado y pueda ser utilizado como tratamiento para pacientes activos. “Quiero donar todas las veces que sea posible”, dijo en una reciente entrevista con diario La Reforma.

LEER MÁS: Jessica Pintos se realizó los análisis para conocer si puede donar plasma: "quiero hacerlo todas las veces que sea posible"

Nicolás Marquesoni, al frente del área mencionado, explicó a este medio cuáles son las condiciones para que una persona pueda ser donante de plasma: “Tiene que haber cursado el cuadro de infección de coronavirus y a los 14 días de su recuperación, ya se encuentra habilitada para el proceso”, indicó.

Aseveró, además, que la superación de la enfermedad se entiende una vez que le dan negativas dos pruebas para la PCR – ‘Reacción en Cadena de la Polimersa’, por sus siglas en inglés-. Tras ello debe cumplimentarse el plazo anteriormente mencionado.

El método de extracción difiere en algunos puntos de la transfusión común: “Se te conecta en una máquina de aféresis, en ambos brazos. Entonces, en tiempo real, desde tu extremidad derecha el dispositivo toma tu sangre entera y por el otro lado reinfunde los glóbulos rojos, quedándose con el plasma. A medida que te va sacando, te devuelve”, comentó.

Aseguró que la donación tradicional se hace con ‘una bolsita’, separándose los glóbulos rojos del plasma, que es enviado a Córdoba para hacer hemoderivados, y las plaquetas. Para este tipo de transfusión, no se utilizan esos empaques sino una maquinaria que permite extraer el 15% de la volemia en plasma, lo cual hace al proceso más rápido y fluido.

Compatibilidad

Aunque Pintos hizo gala de su humanidad y solidaridad, aún resta la realización de estudios para determinar si la donación realizada puede ser aplicada a pacientes de coronavirus. Las muestras fueron enviadas a Bahía Blanca, donde confirmarán los resultados.

Pero antes de avanzar, es necesario aclarar en palabras del doctor Marquesoni qué es el plasma: “Es la fase líquida de la sangre. La sangre entera se ve roja, pero cuando la centrifugás, abajo quedan los glóbulos rojos que son los encargados de transportar el oxígeno y el plasma arriba, que se ve naranja. Allí es donde circula desde el colesterol hasta las proteínas, todo lo que debe ser transportado hacia el resto del organismo”, señaló.

Para poder concretar la transfusión sin inconveniente alguno, es necesario realizar el test de ‘compatibilidad menor’, habitual en cualquier donación plasmática. A raíz de ello se conocerá el título de anticuerpos para saber si podrá ser utilizado para contrarrestar el contagio, ya que si el mismo es de un bajo nivel no podrá colaborar en la solución del problema.

Mucho se ha hablado en los últimos días a nivel nacional sobre el aporte de Facundo Ahumada, de 27 años, catalogado como un ‘superdonante’ cuyo plasma contiene una cantidad de anticuerpos neutralizantes cuatro veces mayor al de otras personas. Marquesoni explicó a qué se debe esa situación.

“Eso siempre depende de la respuesta inmunológica de cada individuo. Por lo general, son donantes jóvenes y sanos que es por el mismo motivo que el coronavirus no los afecta tanto cuando se enferman. Siempre va en los factores de cada uno de los individuos para conocer la respuesta, cuál es la memoria inmunológica que te queda”, apuntó.

Capacidad

Una vez que se comprueba la compatibilidad, la donación puede ser empleada para solidarizarse con los convalecientes. Las extracciones se pueden realizar cada tres días y pueden dar solución a la salud de varios pacientes. El profesional de la salud, describió de qué manera se procede.

“Para hacer un ejemplo, si pesas 80 kilos, aproximadamente, se pueden sacar ocho litros de sangre y de allí obtener 1,2 litros de plasma, que luego se repone con fisiológicos u otra solución”, mencionó.

Una persona recuperada y con un buen título inmunológico, es una buena oportunidad para ayudar, como se mencionó anteriormente. Ello se debe a que con la cantidad de plasma extraída se puede dar una mano a cuatro o cinco pacientes.

“Se está estandarizando que se pasa una unidad de plasma a cada internado y cada una de esas medidas tiene entre 200 y 250 mililitros. Sacando 1,200 mililitros tenés varias unidades”, destacó.

¿Solución?

Cabe destacar que esto no se trata de una solución definitiva sino de un tratamiento que, según se ha mencionado, otorga una solución provisoria a la espera de una vacuna definitiva. “Hay que dejarlo bien en claro, es un protocolo de validación general pero no está demostrada su eficiencia, falta el número de pacientes transfundidos y curados que se puedan vincular a la donación”, dijo.

En este sentido, afirmó que no hay evidencias científicas que aseguren una cura total con el plasma, pero es el único tratamiento hasta el momento que se ha aplicado y cuyos pacientes han evolucionado favorablemente. “Faltan más números de casos para decir que hay evidencias concretas”, cerró.

Dejá tu comentario