Provinciales | San La Muerte | Rotonda | hermita

"San La Muerte" también se venera en General Pico

Una hermita se construyó recientemente en cercanías de una Rotonda de esta ciudad en honor a "San La Muerte", un santo pagano rechazado por el catolicismo, que tiene seguidores en distintos puntos del país y de América Latina.

“San La Muerte” también se venera en General Pico, precisamente en una hermita que se levantó poco tiempo atrás en inmediaciones de la Rotonda Trebolares, junto a otras dos construcciones que rinden homenaje a “Gauchito Gil” y “La Difunta Correa”.

Un cronista de este diario llegó ayer al lugar y corroboró que se trata de una hermita recientemente construida, que lucía con una vela encendida en el interior.

“San La Muerte” es un santo pagano no canonizado por la Iglesia Católica, que tiene cada día más seguidores en el Gran Buenos Aires y en provincias del norte del país como Corrientes, Chaco y Misiones. Sus seguidores recurren a él para que interceda ante Dios frente a una situación adversa. Para sus devotos, tiene la capacidad de protección contra un enemigo y el poder de castigarlo por sus malas intenciones.

La creencia popular también invoca a “San La Muerte” para atraer amor, trabajo y buena fortuna.

san la muerte 2 (1).jpg

Leyenda

Cuenta la leyenda que a principios del siglo XVIII, en tierras guaraníes, un monje jesuita se apartó de su misión evangelizadora para curar a los indígenas y los humildes. Acusado de realizar actos de brujería por las autoridades, fue encerrado y aislado por un largo período. Un día, cuando sus carceleros abrieron la puerta de la celda para pasarle la comida, se encontraron con una imagen terrorífica: el monje ya era un esqueleto que levantó su brazo y señaló a quien lo había acusado. Pocos días más tarde, todos los que lo habían participado de su encarcelamiento murieron de enfermedades misteriosas.

Esa imagen del esqueleto es la que da forma a la figura de “San La Muerte” y la que ha perdurado como creencia popular en más de 300 años.

Los santuarios de San la Muerte que abundan en Paraguay, en el sur de Brasil, y en distintas provincias del norte argentino, también forman parte del paisaje piquense.

Dejá tu comentario