Samuel Stamateas | escritor | pandemia

Samuel Stamateas: "Necesitamos desarrollar la capacidad de reinventarnos"

Los argentinos ante los desafíos que genera la crisis. El escritor y coach Samuel Stamateas planteó: "necesitamos desarrollar la capacidad de reinventarnos".

El escritor y coach Samuel Stamateas planteo la necesidad de comenzar a “ser protagonista” de nuestra propia vida, dejando de ser “espectador/víctima”, como una forma de no sufrir de frustración en tiempos de crisis y pandemia. En diálogo con La Reforma, se refirió a temas que situaciones de la vida diaria que generan incertidumbre. “Necesitamos desarrollar la capacidad de reinventarnos”, subrayó

“Frente a lo que nos pasa podemos adoptar dos posturas, la de espectador/víctima, o la de protagonista. El espectador o víctima es la persona que lo único que hace es contarnos lo que le pasa, describir. Por supuesto que necesitamos reconocer lo que nos pasa para poder reaccionar, pero también es importante empezar a contar lo que queremos que nos pase. Lo que nos está sucediendo nos ha alterado la agenda y nos está haciendo caminar el camino de la incertidumbre, un camino que nuestra mente rechaza, que nos genera miedo, inseguridad, enojo, tristeza, resignación, resentimiento... porque nosotros no decidimos entrar a esto, y tampoco podemos decidir cuando podemos salir, porque no depende de nosotros, nos excede, y ante ello lo mejor que podemos hacer, es definir que es lo que queremos ser y que es lo que queremos hacer mientras salimos, no cuando salgamos”, manifestó.

Subrayó que “las palabras no son inocentes, reflejan lo que hay en nuestro interior, expresan lo que existe en mi mundo. Mi mensaje es que debemos pararnos firmes para transitar esto, mientras salgo, no tenemos que plantearnos que vamos a hacer cuando salgamos, porque eso es tirar la responsabilidad para adelante, ¿porqué tenemos que postergar nuestros proyectos?, me puedo reinventar... a nivel social podemos ver un desánimo muy grande, porque las emociones las tenemos de manera individual y también colectiva; hay un profundo hartazgo de la gente que ha estado encerrada esperando nos digan que podemos salir, pero el tema es que no podemos esperar porque no sabemos que es lo que hay que esperar”.

Stamateas sostuvo también que “en Europa ahora hay un rebrote, la vacuna no se sabe cuando va a estar lista, la OMS que dice que la cuarentena no es tan necesaria. Basta de describir lo que nos pasa, tenemos que comenzar a definir nuestro destino, de manera individual”.

Lo que depende de mi, y lo que no. El problema y el desafío

“Hay que empezar a tomar decisiones en base a lo que puedo hacer, porque depende de mi, y que es lo que no depende de mi. ¿Que sentido tiene detenerse en lo que no puedo cambiar?. ¿Qué estoy haciendo que puedo reforzar?. ¿Qué estoy haciendo y tengo que dejar de hacer? porque no me sirve. ¿Qué cosas nuevas puedo hacer?. Tendríamos que hacer más lo que nos funciona y menos lo que no nos funciona, o cortarlo de cuajo. Eso lo debe definir cada persona”, indicó Stamateas.

Aclaró que “hay que pasar rápidamente del problema al desafío, porque los problemas vienen de afuera, por lo tanto, si me quedo allí voy a esperar que la solución venga de afuera, voy a estar pasivo. El desafío está adentro: ¿qué puedo hacer yo?; ¿a quién le puedo pedir ayuda?, ¿Qué necesito para salir?, ¿Quién puede colaborar?. La situación es la misma, lo que cambia es mi postura frente a la situación; el lugar de esperar, empiezo a ser parte fundamental de la construcción de mi presente y futuro.

La espera

Stamateas explicó también que “la espera siempre es asociada por nosotros como algo pasivo, es no hacer nada, simplemente esperar, pero nosotros podríamos aprovechar esa espera para hacer algo, porque la vida tiene un tiempo, que es cronológico y es común para todos, y momentos, que son de cada uno, y tienen que ver con capturar oportunidades, es una actitud pro activa. ¿Cómo transformo la espera en algo productivo?. Si vamos al médico y el doctor está demorado, en la sala de espera podemos optar por dos posibilidades: podemos llevar una revista, o libro o algo para hacer llevadera y agradable la espera, o no hacer nada y enojarme por el tiempo que estoy perdiendo. La actitud depende de nosotros, y tenemos que tratar de aprovechar los momentos”.

samuel stamateas 1 ok.jpg
Samuel Stamateas

Samuel Stamateas

Al ser consultado sobre ese axioma que señala que de la crisis vamos a salir mejores como personas, el escritor respondió que “depende de cada uno, decir que vamos a ser mejores es una expresión de deseo, pero los resultados se van a producir por la acciones que realicemos. Frente a la torta de cumpleaños pedimos tres deseos, pero el tema es qué hacemos para que esos deseos se conviertan en realidad. Yo no soy responsable de lo que pasa fuera de mi, pero sí soy responsable de mi actitud. Yo soy responsable de ser mejor persona. Yo me adapto circunstancialmente a la realidad, pero no me conformo. No me puedo resignar, porque la resignación es un sentimiento negativo...esto es más de lo mismo, éste país no tiene solución..., quien habla así es una persona que está resignada y resentida, y eso es muy malo, porque no tiene capacidad para ver el futuro”.

Los que se quieren ir...

Ante el deseo de muchos en la actualidad, que ven que la salida es irse de la Argentina, Samuel Stamateas opinó que “tiene derecho a pensarlo, sentirlo y tomar la decisión, y nosotros tenemos la obligación de respetarlos. La decisión tiene que ser tomada desde la integridad, y cuando la sociedad siente que no tiene futuro, que tiene solamente presente, que se puede invertir o malgastar. Se malgasta en adicciones, en hábitos improductivos o dañinos, si querés matar a una persona en vida, cortále el futuro, la posibilidad de soñar. Cuando tenemos un proyecto, nuestra vida se alinea a ese proyecto”.

“Si no hay un proyecto de vida es entendible que la gente se frustre y se quiera ir, pero si te vas a ir, no te lleves esa emoción negativa, porque después no vas a estar ni acá, ni allá. Hay que soltar amarras y partir, porque el gran problema de los inmigrantes que formaron nuestra nación fue que estaban con su cuerpo acá, pero su corazón en España, Italia o donde fuere. No se puede estar partido.

Las fiestas de fin de año

Sobre la forma de afrontar las fiestas de fin de año, que será muy particulares a partir de la pandemia, explicó que “ya nada es como antes, eso es un hecho, pero si digo “que macana, ya nada es como antes”, estoy opinando, y esa postura no me conviene, porque voy a estar nostálgico de cómo fueron las fiestas anteriores. Necesitamos desarrollar la capacidad de reinventarnos, porque es una manera de evolución. La especies que sobrevivieron fueran aquellas que mejores se adaptaron a las circunstancias. Nosotros también necesitamos sobrevivir adaptándonos a las nuevas circunstancias, generando nuevas posibilidades”.

“Si yo digo que la única salida es Ezeiza, mi futuro es negro -acotó-, por eso hay que soltar el pasado. Siempre digo para mi una frase que dice: “el día de ayer, terminó anoche”, necesitamos ir livianos por la vida, sin sobrecargas, sin excesos de pasado, porque eso puede generar enojos, si fuera negativo, o nostalgia, si hubiera sido positivo. El exceso de futuro nos genera preocupación, ansiedad, temor, parálisis..., hablé de exceso, ese es el desafío, porque tenemos que tener pasado y futuro, pero no en exceso, porque eso nos quita el presente”.

Stamateas manifestó también que “es bueno que cada uno se plantee que quiere un futuro como el que se merece, sabiendo que hay cosas que no dependen de uno, pero sí haciéndose cargo de los aspectos que si dependen de la persona.

“Hay gente que perdió seres querido, que perdió negocios, que tuvo pérdidas irreparables, pero tiene que ponerse de pie y seguir, decidiendo como continuar, porque eso es potestad de cada uno. Una cosa es el dolor y otra el sufrimiento, el primero duele y hay que transitarlo, pero el sufrimiento es prologar en el tiempo ese dolor más allá de lo necesario”, concluyó.

Dejá tu comentario