POLICIALES | Roberto Ayala | Policía

Roberto Ayala, ex jefe de la Policía: "Espero que a Héctor y a René no les pongan tantas trabas como a mí"

La renuncia de Roberto Ayala como Jefe de la Policía de La Pampa se conoció en el cierre de la semana pasada, con la inmediata designación de Héctor Lara en su lugar y René Bossio como segundo jefe.

Todo parecía quedar en un retiro o traspaso de mando aceptado por el gobernador, Sergio Ziliotto. Pero luego se conoció una carta del propio Roberto Ayala donde abundaron agradecimientos especiales al exmandatario provincial, Carlos Verna y al exministro Julio “Tato” González, no así hacia al actual titular de esa cartera, Horacio Di Nápoli.

Esto motivó el interés periodístico para tener una charla más profunda con Ayala, con el fin de entender un poco mejor lo que, hasta ahora, sólo eran expresiones cortas pero que, indudablemente, tenían un trasfondo mucho mayor.

Fue así que sólo bastó repetirle la pregunta sobre las razones de su alejamiento de la fuerza policial y Ayala arrancó: “Concretamente, por lo que yo entiendo de todo esto que ha sucedido, hay una firme intención de producir cambios en la policía. El gran problema es que, si se pretende hacerlos, lo menos que hay que hacer es darle participación a la Jefatura, cosa que nosotros no habíamos percibido”.

Así comenzó su larga respuesta, donde no dudó en calificar que “hubo una desconsideración permanente hacia la jefatura de policía, al pretender tener injerencia en la decisiones que son, por normativa jurídica vigente, potestad de la jefatura de policía. Por ejemplo -enumeró- la designación de un Jefe de Unidad Regional, de un jefe de comisaría, de Brigada de Investigaciones. Varias medidas que se venían tomando desde el Ministerio, sin injerencia de la Jefatura de Policía”, repitió.

“Hubo quita de facultades. Se hizo la modificación de un decreto reglamentario del año ‘79, que no tendría que tener aplicación porque es anterior a la Ley 1034 y 1064, donde lo único que se modificó fue la posibilidad de designar un Oficial Superior al frente de una determinada dependencia, sin especificar cuál”, enumeró Ayala.

“Esa modificación del reglamento -agregó- nunca me fue consultada y, así, como está redactado, si un día un jefe de policía departamental decide mandar como autoridad de una comisaría de pueblo a un Comisario General, lo puede hacer. Cosa que es, para cualquiera de los que nos hemos formado en esta institución, algo totalmente descabellado”.

“¿Con eso quieren mejorar la policía?”, se preguntó y se respondió solo: “No cuenten conmigo. Ese decreto también dice que en los cambios de destino el Ministro (de Seguridad) aconsejará al Jefe de Policía. ¿Desde cuándo existe eso..?”, volvió a preguntarse. “Por lo tanto yo no sé cuál es la intención de esa modificación. No tiene ni pie ni cabeza”.

Los amigos del Ministro

En un auténtico relato sin chances de intervenir, Roberto Ayala añadió: “Otra cosa que también se modificó, cuando se sacó ese decreto, fue la regulación de la actividad del personal convocado: los retirados. Y se dio con algunas cuestiones que nosotros veníamos impulsado desde la gestión de ‘Tato’ (Julio González) referido a bajar de 60 a 48 horas semanales el trabajo policial convocado. Ahí insistimos en que las 48 horas también eran excesivas y se sugirió bajarlas a 40 y el decreto finalmente salió con algo mejor, que fue bajarlas a 36 horas. Y, como critico también sé reconocer y aplaudo la iniciativa del señor gobernador y el señor ministro (por Ziliotto y Di Nápoli). Pero también pasó con este decreto que todo lo que facultaba al Jefe de Policía respecto sobre la inscripción, la evaluación, incorporación y designación de destino del personal, ahora el decreto dice que el ministro de Seguridad dispondrá, hará… decidirá, todo el ministro. El resultado de esto es que los retirados, que iniciaron el trámite a comienzos de este año, para ingresar como convocados, aún no pudieron ingresar, aún están esperando que los convoquen”, remarcó.

“No se hizo más nada. Todo porque el señor ministro se quiere llevar a sus amigos retirados a trabajar al Ministerio. Para que no tenga que estar tantas horas, ni mirando cámaras, ni atendiendo teléfonos de distintos organismos”, critico a Di Nápoli.

Al preguntarle sobre la posibilidad de haber hablado con el actual ministro todos estos temas, Ayala respondió: “Pero por favor: ¿ustedes alguna vez probaron de hablarle a la pared?… Yo he querido a hablarle a la pared y tuve el mismo resultado”.

“Nunca le dieron importancia a lo que opinó o sugirió el Jefe de Policía. Está claro que tienen el concepto de que el Jefe de Policía es totalmente irrelevante, tanto sobre lo que piense u opine”, pluralizó en su malestar Ayala.

“Es evidente que esto no podía seguir así. Yo venía cobrando como funcionario provincial y lo único que hacía era figurar en el cargo, sin poder de decisión”, añadió en su notable malestar.

Ayala no ocultó estar dolido en este alejamiento, “porque uno entiende que en base a la experiencia, podría haber aportado mucho a lo que por ahí escuché que se pretende sobre los cambios, en una modificación integral o modernización de las fuerzas de seguridad”.

Yo soy el primero que apoyo eso -insistió-, porque también tenía propuestas. Con esa idea acepté seguir en esta gestión gubernamental. Además veníamos de una etapa incomparable de Julio 'Tato' González que está reflejada en las estadísticas, en los números de allanamientos realizados, disminución de delitos contra la propiedad, disminución de siniestros viales y puedo seguir enumerando logros, como la evaluación psicológica del personal policial, los uniformes y mucho más

El cruce con Tierno

Al preguntarle sobre expresiones recientes de Juan Carlos Tierno, ministro anterior a la gestión de González y cuya relación con el gobierno de Verna terminó muy mal, incluido la que tenía con nuestro entrevistado, la respuesta de Ayala fue: “Tierno se cree que puede seguir insultando, bravuconeando o provocando como hace siempre”.

“A mí me pegó varias veces y no le respondí por respeto al cargo que estaba ocupando. Ahora no tengo ningún cargo, así que le voy a contestar por donde sea, cuando diga algo y yo tenga ganas de hacerlo. ¿Se cree que él solo puede insultar?, Yo también puedo insultar”, advirtió sobre la posibilidad de un nuevo cruce en redes sociales, como se dio en las últimas horas.

Sobre las razones del origen del enfrentamiento con Tierno, la explicación fue: “Siempre se quedó pataleando cuando se tuvo que ir y yo seguí en el gobierno. Como un chico enojado. Y la verdad es que en ese momento el gobernador fue el que decidió que se vaya y yo siga en mi cargo”.

Sobre su futuro tras esta renuncia, el ex Jefe de la Policía de La Pampa, repitió que “sigue perteneciendo a una fuerza política, de donde espero seguir aportando en lo que pueda o en lo que me pidan. Yo ya estaba retirado cuando me convocó Carlos Verna y ahora vuelvo a esa condición, haciendo muchas cosas particulares”.

En la despedida, agregó su deseo de “éxitos en la gestión para Héctor (Lara) y René (Bossio), que son dos excelentes personas a las que espero que no les pongan tantas trabas como a mí. Que les tengan un poco de consideración como los conductores de esta fuerza a la que agradezco la colaboración que tuve de todos, activos y retirados, en todo este tiempo, y que sigan manteniendo en alto la imagen de la institución”, finalizó.

Dejá tu comentario