Provinciales | relajamiento social | Coronavirus | pandemia

El relajamiento social volvió a ser parte del paisaje

Importante la cantidad de vecinos circularon por las calles de la ciudad, muchos de ellos sin barbijos ni otra protección contra el Coronavirus.

La crisis sanitaria que se vive desde hace diez meses en la ciudad por la pandemia de Coronavirus, continúa alternando el encierro de las personas, con un " relajamiento social" que se hace visible los fines de semana. Ayer fue realmente importante la cantidad de vecinos que circularon por las calles de la ciudad, muchos de ellos sin barbijos ni otra protección contra el Covid-19.

La particular situación se da en uno de los peores momentos de la pandemia en el plano local, ya que General Pico registra desde hace varios días alrededor de quinientos "casos activos" de Covid-19, un número que realmente preocupa, más allá que en la última semana se observó un descenso del "pico" que poco tiempo atrás superó los 700 "activos", producto del "movimiento social" que generaron las fiestas de Navidad y Año Nuevo, más allá que en la segunda fecha había muchos vecinos cumpliendo "aislamiento" por ser contactos estrechos de casos positivos.

Como este medio ya indicó en otras oportunidades, los fines de semana -cuando el tiempo de descanso y las condiciones climáticas lo permiten- mucha gente parece "olvidarse de la pandemia" y salir a realizar actividades recreativas a diferentes espacios públicos de la ciudad, como el Paseo General Belgrano y la laguna La Arocena, entre otros, sin importarle si se cumple o no el protocolo sanitario que obliga la crisis sanitaria.

Así, grandes y chicos se concentran en espacios abiertos, al aire libre, pero lo cierto es que muchos de ellos no utilizan barbijos, ni tampoco guardan el distanciamiento de dos metros que se debe mantener entre las personas, aconsejado por personal sanitario que combate cuerpo a cuerpo con la pandemia.

Respecto al uso del barbijo La Reforma conoció ayer que algunas personas deciden no utilizarlo a la hora de circular por la vía pública porque "ya tuvieron" el virus y cuentan con anticuerpos. Es decir que la inmunidad de algunos juega en contra de la "foto" que requeriría la situación actual de la pandemia.

El importante aumento de casos que General Pico registró semanas atrás, al igual que otras ciudades como Santa Rosa y General Acha, hicieron que desde el Gobierno Provincial se tomaran medidas de confinamiento durante la madrugada, restringiendo la circulación de las personas entre la 1:00 y las 6:30 horas, lo que sin dudas ayuda a evitar contagios que se producían en esa franja horaria, pero ¿y durante el resto del día?.

De lunes a viernes la comunidad piquense da muestras de un comportamiento correcto ante la pandemia, conservando la distancia social a la hora de hacer cola en bancos, supermercados, despensas, verdulerías, ferreterías, pinturerías, entre otros comercios; pero lamentablemente los fines de semana se produce un importante "relajamiento" que, ni más ni menos, juega en contra del trabajo que se realiza contra el Covid-19, más allá de los controles de personal policial y/o municipal de tránsito que se llevan a cabo en distintos puntos de la ciudad, como ayer ocurrió en un sector de la Avenida Isidoro Brunengo, en cercanías de la Rotonda Perón.

El número de personas transitando de un lado a otro de la ciudad, buscando un espacio verde menos poblado, volvió a formar parte del paisaje piquense en la tarde del domingo. Unos pocos decidieron regresar a sus hogares al ver las plazas y paseos repletos de gente.

Dejá tu comentario