DEPORTE | Arabia Saudita | Atlético de Madrid | Real Madrid

Real Madrid festejó en Yeda

Real Madrid se quedó ayer con el primer título de la temporada al ganar la Supercopa de España.

El cuadro blanco empató 0 a 0 ante el Atlético Madrid en la final celebrada en el estadio King Abdullad de Yeda, en Arabia Saudita, , pero se impuso en los penales tras convertir todos sus tiros y gracias a que Courtois le tapó el remate a Thomas y Saúl falló el suyo.

El primer tiempo fue parejo, pero fue Real Madrid quien generó más peligro y quien encontró en los desbordes de Mendy incomodar al rival. Luka Modric, con un remate de media distancia, y Casemiro, con un cabezazo tras un tiro de esquina, pudieron haber puesto en ventaja al cuadro blanco, pero una firme respuesta de Courtois y la mala puntería del brasileño no modificaron el marcador. Por su parte, los de Diego Simeone generaron sus mejores situaciones gracias a la presión alta, al igual que en la semifinal ante el Barcelona. Fue esa estrategia la que forzó un error de Sergio Ramos, quien le regaló la pelota a Joao Félix en salida y éste, en la puerta del área y sin presión alguna, remató desviado.

En el complemento la sintonía del partido no se modificó. El Aleti se mantuvo replegado, aguardando por un contragolpe, pero tuvo poco quite en el medio, por lo que padeció las embestidas del rival. Jovic, tras una gran jugada individual, definió cruzado mano a mano pero su disparo se fue ancho. Luego fue Valverde, con un cabezazo en el área chica quien se perdió el gol y finalmente Rodrygo, quien ingresó en el segundo tiempo, hizo lucir a Oblak con un disparo fuerte pero no esquinado que pudo contener el arquero.

Los dirigidos por Simeone tuvieron pocas situaciones. La más clara fue una de Álvaro Morata, quien quedó cara a cara con Courtois, pero en lugar de rematar fuerte, intentó colocar el esférico con tan poca precisión que éste fue justo donde estaba parado el belga. El ex Chelsea volvió a aparecer sobre la hora para desviar un tiro libre de Thomas que tenía destino de gol. Con el 0 a 0 en el marcador, los equipos estiraron la definición al alargue, en donde Oblak y Courtois se convirtieron en las figuras de sus equipos, tapando varias ocasiones. Sobre el final, Federico Valverde se fue expulsado, tras derribar a Morata, quien escapaba derecho a gol. En los penales, Carvajal, Rodygo, Modric y Ramos festejaron para el Real Madrid, mientras que por el lado del Atlético fallaron Saúl y Thomas, por lo que el tanto de Trippier solo sirvió para estirar la definición.

Tradicionalmente, desde su creación en 1982, el trofeo se disputaba entre los ganadores de la Copa del Rey y de la Liga, como el caso de 2015 cuando el Athletic de Bilbao jugó y ganó este certamen contra el Barcelona, como subcampeón de la Copa del Rey, después que el Barca se hubiera alzado con Liga y Copa en aquella temporada. Pero, la modificación del formato para convertir el título en una final a cuatro con campeón y subcampeón de la Liga y finalistas de la Copa del Rey hará que la Supercopa acabe en manos de un equipo que no ha ganado ninguna de las dos competiciones que dan acceso al mismo.

Otra novedad para un trofeo tradicionalmente disputado en verano, pero que con su traslado a Arabia por tres temporadas, se juega a principios de enero, revitalizando una Supercopa que languidecía. De esta manera, no jugaron la final ayer ni Barcelona, campeón de la pasada Liga, ni Valencia, ganador de la Copa del Rey. El Barca, vigente campeón de la Supercopa, cayó el jueves 3-2 ante Atlético de Madrid (subcampeón de Liga) y Valencia perdió 3-1 con Real Madrid, que entró en esta nueva modalidad como el semifinalista de Copa del Rey con mejor historial. El Merengue ocupó la plaza que habría debido tener el finalista de la Copa del Rey pasada, pero al tratarse de Barcelona, que ya estaba clasificado como campeón de Liga, el puesto fue para el Real Madrid.

Dejá tu comentario