Provinciales | Rayito de Luz | Merendero | General Pico

Invitan a colaborar con el merendero 'Rayito de luz' comprando una vianda

El Merendero 'Rayito de luz' continúa trabajando activamente en diferentes tareas para mantener activo el lugar y poder seguir cocinando para los niños del barrio. En este marco, están difundiendo la venta de pollos arrollados para juntar fondos y de esa manera poder comprar los insumos que necesitan. 

La titular del merendero 'Rayito de luz', Rosa, tomó contacto con una cronista de este medio para invitar a los piquenses a reservar su pollo arrollado para este domingo 2 de agosto. Está listo para cocinar y el valor es de 450 pesos. Con todo lo que logren recaudar podrán finalmente comprar los insumos necesarios para seguir cocinando para las familias del barrio, que ya son más de 90 que concurren a buscar la vianda todos los días de semana.

Asimismo, siguen recibiendo donaciones de ropa y abrigo para esta temporada de invierno en el merendero ubicado en calle 34 Nº455 entre 107 y 109 de General Pico. La iniciativa forma parte de las diversas propuestas que surgen desde las voluntarias para ayudar a los que más lo necesitan en tiempos donde lo económico se ha vuelto muy complejo y varias personas dejaron de percibir ingresos.

Cabe mencionar y recordar que el merendero vienen llevando a cabo diversas propuestas para recaudar dinero y de esa manera no dejar de funcionar. Su titular ha confesado que “muchas veces se nos complica, porque no entran donaciones, es poca la mercadería que recibimos y no queremos cerrar el merendero”.

Es por ello que es una buena oportunidad para colaborar, con lo que se pueda, y de esa manera contribuir al bienestar de esas familias, que muchas veces llegan a tener cerca de diez integrantes cada una, por lo que el número de personas para asistir se duplica cada vez más.

Cabe mencionar que los arrollados se pueden solicitar también al celular 2302418082 y serán entregados el domingo al mediodía.

Trabajo social

Algunos de los voluntarios y colaboradores vienen trabajando con Rosa desde hace tiempo en otro merendero, y este año decidieron seguir con su tarea con un nuevo nombre. El merendero hace pocos meses que funciona, y a pesar de la cuarentena sus encargados continuaron trabajando de manera constante, y con todas las medidas sanitarias, para garantizar las viandas y el abrigo.

Asimismo, cuenta con la ayuda de algunas madres del barrio que se alternan las tareas del cuidado y la crianza de sus hijos con las de la cocina o la compra de mercadería que requiere este comedor.

En sintonía con ello, el trabajo social se ha vuelto más cotidiano en este marco de pandemia, debido a que una gran cantidad de familias se han quedado sin ingresos y han tenido que recurrir a una ayuda extra para sustentar sus necesidades.

Dejá tu comentario