Agropecuarias | maiz

Precios futuros, clima y financiación atentan contra el maíz en el área núcleo

El área sembrada con maíz 2019/20 se recorta y con ello se desvanece la posibilidad de repetir el record de las 147 millones de tn de granos logrados en la campaña 2018/19.

Con el atraso de la siembra de maíz temprano y la caída de su precio a cosecha se abre la incógnita de trasladar la siembra a diciembre o pasar a soja.

Si bien las intenciones de sembrar el cereal eran alentadoras durante el invierno, una serie de factores hicieron tambalear los planes de siembra del empresario agrario en los últimos tres meses, lo que plantea un interrogante sobre las decisiones de muchos productores frente a la siembra gruesa.

Entre estos factores, la Bolsa de Comercio de Rosario menciona como uno de los más importantes el de “precios futuros del cereal”. Es que luego de conocerse el informe del USDA del 12 de agosto, el precio del maíz perforó el piso de los 150 u$s/T en la posición abril 2020 de Matba-Rofex. En septiembre, mes clave de siembra en la región maicera argentina, la cotización a cosecha del cereal tocó pisos de 130 u$s/t generando márgenes de ganancia poco atractivos a nulos en relación al riesgo productivo.

Otro factor que atenta contra la siembra del maíz es el de las “condiciones climáticas”, que no dio incentivos al momento de siembra. Desde la BCR argumentan que la humedad era escasa al punto tal que se frenaron las sembradoras. El mes de setiembre cerró con un saldo acumulado de lluvias 50% menor al promedio mensual de registros históricos en la región núcleo. La provincia más afectada fue justamente la de mayor producción de maíz: Córdoba, con 5 a 15 mm acumulados en el mes de siembra. Los suelos crujían con la seca y era inviable depositar allí una semilla tan cara como es la de maíz.

Otro aspecto relevante en la toma de decisiones es la “cuestión financiera”. Los precios deprimidos a cosecha y las pocas y caras opciones de financiación pusieron en tela de juicio la alta inversión inicial de sembrar maíz; con mayor razón cuando sembrar una hectárea de soja sale la mitad que sembrar una de maíz.

¿Cómo es la foto hoy?

El informe de la BCR expresa que al mes de noviembre, la siembra de maíces tempranos implican un desembolso de u$s 350 /ha solo para la semilla híbrida y los fertilizantes (fósforo y nitrógeno). Si a esto se le suman las labores de siembra y aplicaciones de barbecho, la inversión inicial asciende a u$s 511 /ha.

Este costo era bien compensado por precios de venta en el rango de u$s 150 y 160 por tonelada, siendo un modelo para zona núcleo con rindes proyectados de 100 qq/ha. Sin embargo, con el atraso de la siembra de maíz temprano y la caída de su precio a cosecha se abre la incógnita de trasladar la siembra a diciembre como maíz tardío o pasar lotes directamente a soja.

Los precios de ventas del maíz tardío actualmente se encuentran en u$s 138 /t en la posición Julio 2020 MATBA-ROFEX. Si bien los costos de implantación de una hectárea de maíz tardío son aproximadamente 50 dólares menores a los de sembrar maíz temprano, el menor precio de venta a cosecha junto al menor potencial de rinde del cultivo en fechas tardías deterioran los márgenes de ganancias.

La soja, con un precio a cosecha de u$s 240 /ha estaría arrojando márgenes positivos pero se consideran bajos en relación al riesgo productivo que se asume.

Temas

Dejá tu comentario