LA PROVINCIA | Energía | Mendoza | Portezuelo del Viento

Portezuelo del Viento: "La energía que el Gobierno dice se generará, puede suplantarse por la eólica o la termosolar"

Elsa Díaz, integrante de la Asamblea Popular por el Agua, se refirió a la construcción de la represa y los inconvenientes que ello puede tener en la región. Denunció, además, un posible tráfico de influencias para concretar la obra.

El extenso conflicto que existe entre las provincias de La Pampa y Mendoza sumó el último mes de junio un nuevo capítulo. Es que el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado se reunió el último 26 de junio en Casa Rosada, para definir algunas medidas que se tomarán en torno a esta tensa relación.

Sergio Ziliotto; Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén; Alberto Weretilneck, de Río Negro, y Axel Kicillof, de Buenos Aires votaron en aquel encuentro la realización de un nuevo estudio de impacto ambiental. El mismo se realizará sobre toda la zona de influencia, que alcanzaría a cada una de las cuatro provincias.

Rodolfo Suarez, mandatario mendocino continuó con su voluntad de concretar la edificación de la represa Portezuelo del Viento. El viernes 3 del corriente un oferente se presentó para erigir la edificación: se trata de un consorcio liderado por una empresa china. La Unión Transitoria de Empresas para Portezuelo “Malal hue” es encabezada por la firma asiática “Sinohydro”, que se asoció con las empresas mendocinas “CEOSA”, “IMPSA” y “Obras Andinas”.

Tras ello, la Corte Suprema nacional recibió una nueva presentación judicial por parte del Ejecutivo pampeano, con la intención de frenar el proceso licitatorio. Ziliotto, redes sociales mediante, disparó: “Realizamos esta acción por el avance de Mendoza en la licitación de dicha obra. Ahora también nos avala la decisión del Consejo de Gobierno del Coirco”, dijo.

En este marco, La Reforma dialogó días atrás con Jorge Becerra Gil, un malargüino que participó en distintas manifestaciones populares enarbolando la bandera de Portezuelo. En comunicación telefónica con este medio, argumentó que la represa aportaría una enorme ganancia energética para el país, como beneficio principal.

Además, indicó que no se perjudicaría el usufructo del agua en el distrito de La Pampa y que se generarían miles de puestos laborales por la obra. Una vez construida, la región vería potenciada su economía por el funcionamiento la represa.

Sin embargo, no todos en Mendoza están a favor. Numerosas organizaciones sociales como la Red Intercultural en Defensa de la Cuenca del Río Colorado, el Colectivo del Arte por el Agua o la Unión de Asambleas de Comunidades, son algunas de ellas.

Elsa Díaz, referente de la Asamblea Popular se refirió a la situación: “Integro esta organización al igual que un conjunto de personas que realizamos diferentes actividades. Somos docentes, estudiantes, como así también hay otro tipo de profesionales que desde hace muchos años estamos en defensa de la Ley 7772 y en defensa del agua”, explicó.

La normativa mencionada por la joven, fue sancionada el 20 de junio de 2007, regulando la actividad minera prohibiendo el uso de sustancias químicas tóxicas en la vecina provincia de Mendoza. Hasta el momento, sufrió distintas modificaciones, como en 2019 donde se aprobó una flexibilización de la misma que debió ser derogada por Suárez, tras el rechazo popular.

“Nosotros comenzamos a hablar de Portezuelo del Viento el 30 de diciembre, cuando acompañamos a La Pampa, cuando plasmamos el documento al momento que nos restituyeron la ley. Desde entonces comenzamos a visualizar la postura de los pampeanos y a manifestar nuestra postura en contra de la obra”, aseguró.

A raíz de ello, se movilizaron a Catriel y luego a Santa Rosa, acompañando el rechazo de La Pampa ante el avance mendocino. Allí expusieron los argumentos que los ponen en la vereda del frente a Portezuelo.

Reclamo

Consultada sobre el contenido de la presentación realizada en apoyo a la postura pampeana, Elsa Díaz afirmó: “Consideramos que era importante dialogar sobre cuencas y que el agua nos debe unir a todos. Además, a nosotros nos estaban arrebatando una ley que defiende el agua, planteándonos quiénes están detrás de todo esto”, añadió.

La mujer fue clara en su alocución y señaló, sin timidez, a los altos funcionarios de la provincia como impulsores de estas situaciones que generan controversias en la región: “Emilio Guiñazú, que es el subsecretario de Energía y Minería se encuentra detrás de la licitación de la obra. Justamente, una de las empresas que se presentó para hacerla es donde él trabajó”, dijo.

Poco tiempo atrás se dio a conocer una denuncia que tomó estado nacional, por la cual se reconoció que el pliego para la oferta de construcción fue “armado” por el funcionario mendocino antes mencionado. Es que Industrias Metalúrgicas Pescarmona (Impsa) tuvo entre sus filas a Guiñazú, hoy sospechado de tráfico de influencias.

“Todo tiene que ver con todo y las diferentes organizaciones no queremos que se concrete el deseo del gobierno mendocino, porque perjudica el agua para las provincias respecto”, aseveró. Aún así, en tierras bajo el mando de Suárez, también habría numerosos damnificados.

“El pueblo de las Loicas se va a inundar, pero también hay sitios arqueológicos que se perderán. Existirán impactos en provincias vecinas, como Neuquén, Río Negro y La Pampa, tanto como en Buenos Aires”, aseguró.

En relación a la decisión de los gobernadores de actualizar y ampliar el estudio de impacto medioambiental, sostuvo que se ha hecho previamente sin tener en cuenta a las restantes provincias, sólo abarcando los intereses mendocinos. “Debe tenerse en cuenta que también habrá percances en torno a las cuestiones económicas y sociales, no sólo referidas al medioambiente”, destacó.

En torno a ello, se refirió a una audiencia pública realizada mediante plataformas digitales de las Obras Complementarias del Proyecto Portezuelo del Viento que dispuso el gobierno de Mendoza el último 20 de marzo. “Fue una burla. Los pobladores de las Loicas no tienen internet por lo que no pudieron acceder al debate. No les interesaba que las voces de los puesteros se hagan escuchar”, amplió.

La gravedad de esta situación se pone de manifiesto cuando en los primeros párrafos del estudio se analiza el funcionamiento del dique, sin mencionarse la relocalización de los pobladores.

Respuesta a Malargüe

A diferencia de Becerra Gil, el anterior entrevistado por diario La Reforma sobre la construcción de Portezuelo, Díaz mostró su lejanía de pensamiento: “Cuando Ojeda, el intendente de Malargüe dice que los pobladores están a favor, es ahí donde no se tiene en cuenta a Las Loicas y la gente que reside allí”, dijo.

En base a los argumentos esgrimidos por su coterráneo, rebatió los mismos con una sencilla explicación: “Se tardaría cinco años en finalizar la obra y la generación de empleo que prometen se infla todos los días. Lo que nosotros mencionamos es que, si se arregla el sistema de cloacas y la red de agua potable, se generaría más empleo que con la misma obra de Portezuelo. Así mismo, la energía que ellos sostienen se generará, puede suplantarse por la eólica o la termosolar”, adujo.

Distanciamiento

Los movimientos sociales en defensa del agua, no han sido visibilizados en su postura por defender los intereses propios como así también del resto de las provincias cercanas. “Trabajamos con los medios comunitarios, no lo hacemos más con los hegemónicos porque responden a los intereses de Suárez y no pretenden visualizar nuestra voz”, fustigó.

En este sentido, aseveró que no tendrán la posibilidad de dialogar con la máxima autoridad gubernamental de Mendoza debido a que “este es un gobierno que reprime y dispone muchísimo dinero en pautas publicitarias”.

Dejá tu comentario