POLICIALES | policías

Dos policías y siete reclusos lesionados tras una revuelta

Dos detenidos comenzaron con una revuelta que requirió un importante despliegue de Policías que prestan servicio en la Comisaría Segunda.

Día a día, policías debe lidiar con la actitud y los reclamos de los presidiarios que requieren atención. En ocasiones de manera justificada y, en otras, no tienen el sustento legal para solicitar todo aquello que requieren para satisfacer sus intereses.

Como consecuencia, se originan situaciones conflictivas en el régimen intramuros que suelen escapar a la normalidad. Los uniformados suelen ser el primer blanco de críticas por parte de los internos que buscan llamar la atención de manera riesgosa para su vida y la de terceros.

En la madrugada del sábado, dos detenidos comenzaron con una revuelta -a la que se sumaron otros cinco- que requirió un importante despliegue de los empleados de la seccional. Según lo informado por el oficial principal Cristian Ávila, el punto de partida de los inconvenientes tuvo relación con ello.

“Son reclamos particulares que no pueden ser concedidos legalmente. No pueden pedir algo que está fuera del marco legal. Hubo entredichos con los policías, puesto que al no cumplir con los reglamentos internos de la dependencia están en desacuerdo con ellos”, señaló.

Luego de atar los barrotes de la celda con telas para impedir el rápido acceso de los uniformados, iniciaron un foco ígneo en su lugar de detención. Para evitar que la situación pase a mayores, se debió hacer uso de la fuerza pública en la medida de lo necesario para controlar esta situación, ya que los internos estaban fuera de sí.

51f710b4187b2__1240.jpg
Dos policías y siete reclusos lesionados tras una revuelta

Dos policías y siete reclusos lesionados tras una revuelta

“Cuando intentamos sacar esas ataduras que realizaron, golpearon al personal. Utilizaron elementos que inventaron con los pocos recursos que tienen y así evitar que ingresemos. Eso es lo que tratan ellos en este tipo de situaciones, impedir el normal trabajo policial”, afirmó.

Una vez que concluyó este problemático accionar, se estableció comunicación con los defensores particulares de cada uno de los implicados en el movimiento. También intervino el Ministerio Público Fiscal iniciándose actuaciones judiciales por atentado a la autoridad.

Como es de público conocimiento desde hace meses, las seccionales son compartidas en casos por personas que cumplen condenas en estas instalaciones con otros que se encuentran aún con prisiones preventivas. Este caso no sería la excepción.

Además, se confirmó que, si bien se hicieron públicas imágenes con las lesiones de los detenidos que se produjeron al momento de ser reducidos, estas no resultan de gravedad, al igual que las que padecieron dos uniformados. Los reclusos fueron trasladados al Hospital Gobernador Centeno para su observación, teniendo en cuenta que también inhalaron humo que ellos mismos originaron.

Familiares de los internos se acercaron a las instalaciones de la Comisaría Segunda para corroborar el estado de salud de sus allegados. Luego que se les explicó lo acontecido en horas de la noche y que constataron que los imputados se encontraban en óptimas condiciones, se retiraron de allí.

Temas

Dejá tu comentario