Provinciales | Plaza Seca | Artesanos | General Pico

Feria en el Microcentro: Artesanos locales generan ingresos en plena pandemia

La crisis sanitaria - económica que provocó la expansión de Coronavirus a nivel mundial hace que muchas personas busquen de distintas maneras que ingrese dinero a sus bolsillos para afrontar los gastos diarios de un hogar. La Reforma llegó ayer por la mañana a la céntrica Plaza Seca de General Pico y dialogó con Jorge Nield y Samanta Abarca, dos artesanos que tres días de la semana exhiben y comercializan sus producciones, de juguetes en madera e indumentaria, ambas enfocadas en los más chicos.

"Aquí estamos los días martes, jueves y sábados", indicó Nield en el comienzo de la charla mantenida con un cronista de este diario en horas del mediodía del sábado, cuando poca gente circulaba por la esquina de las calles 20 y 17 del Microcentro, y el cielo se ponía cada vez más gris, amenazante de lluvia.

Respecto a su producción de "juguetes en madera", el entrevistado indicó que "con esto estoy hace alrededor de 5 años, antes hacía otras artesanías, diferentes"; y apuntó que se dedicó a la comercialización de estos productos porque "el mejor público para la venta son los niños y los adultos mayores, porque son los más compradores", remarcó en base a su experiencia.

Consultado por la crisis económica que provoca la crisis sanitaria por Covid-19, Nield manifestó que "nosotros, con mi señora, viajamos mucho a las ferias grandes que se hacen en distintos lugares del país como San Juan, Mendoza, Neuquén, Bahía Blanca, y prácticamente no estamos en General Pico. En esta época estaríamos en Santiago del Estero, que siempre se hacía del 20 al 25 de julio", ilustró.

Asimismo señaló que "ahora por esta complicación que no podemos salir por la pandemia, estuvimos hablando con gente de la Municipalidad y nos ofrecieron asistencia alimenticia, pero nosotros queremos laburar y ganarnos la comida. Tuvimos un par de reuniones e incluso acercamos un protocolo por si acá se puede hacer la feria grande en septiembre, y nos dieron permiso para venir a trabajar acá los días martes, jueves y sábados, y el horario lo fuimos flexibilizando junto a los comerciantes".

La vuelta de los artesanos a la Plaza Seca del Microcentro se produjo hace más de un mes y les permitió a los trabajadores volver a contar con ingresos y solventar "al menos la canasta básica", precisó Nield.

"Hay días que se vende y hay días que no, depende de la fecha de cobro y el movimiento de gente. Pero nosotros estamos contentos por la posibilidad que nos dieron, porque hay otros lugares del país que también están sin tránsito de virus y están parados, sin poder laburar"

Otro emprendimiento

Cabe apuntar que junto al colorido puesto de juguetes de madera para niñas y niños, había otros con distintas artesanías de productos confeccionados con macramé, duendes y sahumerios, que le pertenecen a familiares del entrevistado; mientras que también formaba parte de la oferta de ayer otro puesto de indumentaria para menores, perteneciente a la vecina Samanta Abarca, quien también dialogó con La Reforma.

"Lo mío es del rubro textil, también todo de elaboración propia. Vendo accesorios para bebés como baberos, porta chupetes; y también algunas cosas para adolescentes como coleros, vinchas. Pero lo que más sale son las cosas para los más chiquitos", explicó avalando los dichos de su compañero de feria.

Abarca indicó que "también tomo pedidos de trabajos en costuras, porque uno en la feria invierte tiempo y siempre se consigue algún trabajo extra como cambios de cierres que en esta época ya hice muchos".

En relación a la venta actual, en plena pandemia de Coronavirus, sostuvo que "depende del día de cobro, del movimiento de gente en el centro y también de las condiciones climáticas, porque si el día está gris o frío, hay muy poca circulación".

Al indicarle que la feria le da un lindo colorido a la céntrica esquina de las calles 20 y 17 de la ciudad, la mujer asintió y explicó que "sí, generalmente somos seis los que vendemos acá, pero hoy faltaron algunos".

>En el tramo final de la charla agradeció la "posibilidad de que nos dejen trabajar acá, porque si bien no es lo habitual, a nosotros nos ayuda mucho"; remarcó que también hay un mercado interesante a través de las redes sociales; y confió que su vínculo con la venta en ferias se dio hace alrededor de dos años. "Empecé haciendo cosas para mi nena y me animé a salir en las ferias de Verano al Aire Libre. Vine con dos o tres cosas (risas) y me gustó, porque encontré gente muy compañera, más allá que todos queremos vender".

Los feriantes acostumbran a comercializar sus producciones los tres días mencionados, entre las 10 y las 18 horas, "dependiendo del clima y el movimiento de gente".

Dejá tu comentario