Provinciales | piquenses | pandemia | emprendedor

Dos piquenses crearon un dispositivo que elimina virus y bacterias con tecnología UV

David Albornoz y Pablo Farías son los ingenieros que tras un requerimiento particular idearon, construyeron y concretaron un elemento indispensable para los tiempos que corren. En 15 minutos, podrá desinfectarse una habitación.

El inevitable contexto de pandemia que azotó al mundo entero, como así también a la Argentina y nuestra provincia, puso en marcha la actividad, la creatividad y el espíritu emprendedor que muchos piquenses llevan adentro. En General Pico, como muchas veces lo hemos informado desde este medio, no fue la excepción.

La necesidad de encontrar soluciones a este clima de adversidad sanitaria, llevó a dos jóvenes de esta ciudad a poner en práctica su sapienza, su formación y todo su empeño a mejorar las condiciones actuales de trabajo, sobre todo. Un dispositivo desinfectante fue creado por David Albornoz y Pablo Farías, ingenieros electromecánicos.

Los inquietos piquenses, amigos desde hace más de una década, se desempeñaban en distintos proyectos que piensan desarrollar a futuro y la comunicación de un profesional de la salud, los movilizó. Como hace tanto tiempo, un asado los reunió a ambos y fue allí donde decidieron crear este innovador prototipo.

David tomó la palabra en primer término en una amena charla en la que ambos tuvieron participación. “Esto surge conjunto con la pandemia, me consulta un odontólogo sobre la posibilidad de desinfectar a partir de luz ultravioleta y nosotros conocíamos que se usaba, por ejemplo, para desinfectar agua o las ambulancias”, explicó.

A partir de allí, buscaron aplicar la tecnología para resolver un problema que ya está en la comunidad. Este dispositivo, cilíndrico, cuenta con tres luminarias con esa tecnología y con el peso justo para poder ser transportado en distintos espacios, con total facilidad para quien desee manipularlo.

“Lo que nos llevó un poquito más de tiempo es la parte de seguridad, porque está apuntado a que lo maneje personal no idóneo dentro de este tipo de radiaciones. Tiene los peligros que tienen los rayos ultravioletas, con radiación UVC. La C tiene que longitud de onda, es un poquito peor que la radiación del sol”, añadió. Allí se sumó Pablo, para destacar: “La radiación del sol es completa, solo que la capa de ozono filtra lo que serían los rayos con esta longitud de onda”.

Las dificultades planteadas para los jóvenes estuvo relacionada con la especulación de comerciantes, ante el valor indescifrable del dólar, y en conjunto con ello la carencia de algunos elementos que componen el dispositivo. Las importaciones se presentaron a ello como un obstáculo.

El primer contacto con el personal interesado se concretó hace poco más de 3 meses, para que esta creación pueda ser utilizada en su consultorio ubicado en un establecimiento médico privado. Allí, ya se encuentra funcionando desde hace algunas semanas donde se comprobó su certera acción. “Hoy -por ayer- nos informaron que hicieron unas pruebas con colonias de bacterias y las eliminó”, sentenció David.

Aseguraron que este avance hay que contemplarlo como “una luz”, más allá de la primera muestra que se realizó. Según lo informado,tiene un alcance determinado, aunque puede intensificarse pero el actual dispositivo se desempeña correctamente en un ambiente de 3 x 3 x 3 metros, logrando su cometido en unos 15 minutos.

“La idea no fue hacer algo demasiado costoso para que se pueda utilizar. Se puede solucionar el inconveniente de las “sombras”, utilizando el aparato en distintos lugares o con un módulo conectado. Si el lugar fuera más grande, se puede ampliar el tiempo de exposición”, agregó Farías.

Características y componentes

Actualmente, desarrollado por estos ingenieros electromecánicos tiene una potencia de 106 watts, aunque se podría incrementar el tamaño si se plantea disminuir el tiempo de uso si el cliente así lo requiere. También se podría hacer un controlador inteligente, con una base y varios módulos ligados a la misma.

Desde hace 90 días la mente de Pablo y David estuvieron puestas tanto en el diseño como en la tecnología que incorpora. “Es móvil, cualquier persona lo puede trasladar. Al momento de la entrega también les brindamos un manual respecto de su utilización, las formas y tiempos”, coincidieron.

Este desinfectante piquense tiene un control por tiempo que se puede setear desde 0 a 60 minutos, dependiendo del espacio a implementarse. “Esa configuración es manual, con una pantalla que va indicando la manera de uso y la manera de proseguir con el funcionamiento”, dijo Farías.

Pero ello no es todo, debido que si se lo emplea sin los cuidados pertinentes puede conllevar efectos adversos sobre la vista y la piel. Así es que se implementaron dispositivos de seguridad con el fin, como se mencionó anterioridad, que cualquiera lo pueda actividad sin percance alguno.

“Se le instaló un sensor de movimiento que corta la energía eléctrica a los tubos para evitar los posibles daños. Si deja de detectar movimiento, sigue funcionando hasta completar el tiempo que se dispuso en un primer momento. Si lo ponés en 15, se corta, espera 20 segundos y si no detecta a nadie allí, continúa desinfectando”, añadió.

UV

Consultados sobre cómo se produce la destrucción de virus y bacterias, los ingenieros procedieron a graficar el momento: “La radiación UV lo que hace es afectar el ADN de las bacteria. Lo que hace es romper esa cadena, impidiendo la reproducción por lo que las colonias mueren en minutos”, apuntó Pablo.

Tras un estudio previo, comunicaron que según publicó la reconocida empresa Phillips estos rayos son eficientes en un 99,9 de acción contra virus y bacterias que ellos han testeado. “Es una tecnología confiable y probada. Se usa hace mucho, lo que nosotros hacemos es aplicando algo que ya existe”, dijo David.

Con la aprobación de un laboratorio local, comienzan a pensar en grande para poder elevar ofrecimientos para todos aquellos que planteen necesidades de este tipo. “Una ventaja de esta tecnología es que no necesitás mano de obra para realizar la limpieza en poquito tiempo, sin productos químicos, de superficies y aire”, amplió Pablo.

Iniciativa

Con recursos propios y en una faceta de prueba, los jóvenes ingenieros fueron dando lugar a este prototipo con mucho esfuerzo. Pero, además, debe destacarse que no sólo los autores intelectuales son piquenses sino que también los terceros que participaron en el armado de las piezas, son del ámbito local.

El dispositivo está destinado a lugares donde haya mucha circulación de gente y rotación de la misma por determinado tiempo. A la hora de realizar la venta, se analizará para qué pretende utilizarlo el comprador y si su uso es viable según el objetivo planteado, manifestaron.

Debido a las dificultades planteadas por el mercado y los requerimientos de los vecinos que pretendan adquirirlo, el dispositivo no tiene un precio de salida aún. Pese a ello, interesados locales como de otras provincias ya comenzaron a tomar contacto para su compra. Al igual que ellos, quienes se planteen incorporarlo para la desinfección de sus ambientes, pueden comunicarse al siguiente mail: patagonica.ing@gmail.com.

Dejá tu comentario