Agropecuarias | Pichi Huinca | vino | Horticultura

Buenos resultados en la producción de vino, flores y verduras en Pichi Huinca

El proyecto tiene tres ejes, horticultura, floricultura (cultivo de rosas), y un viñedo experimental.

Sobre fin de agosto o en los primeros días de septiembre, el comisionado de Pichi Huinca, Carlos Ferrero, y sus colaboradores cercanos abrirán las primeras botellas de vino malbec producido en el pueblo. Una iniciativa original, incluida en un proyecto de mayor amplitud orientado a la creación de puestos de trabajo y el ingreso de dinero a la localidad.

El proyecto tiene tres ejes, horticultura, floricultura (cultivo de rosas), y un viñedo experimental que en la última vendimia entregó casi 300 kilos de uva con parámetros orgánicos muy apropiados para la producción de vino.

El comisionado Carlos Ferrero está sumamente satisfecho con los resultados obtenidos hasta el momento, que permiten pensar y empezar a trabajar en una ampliación de las líneas de trabajo.

Ayer, en diálogo con La Reforma, precisó que “este es un proyecto social que iniciamos en 2016, con la idea de probar distintas alternativas de producción. Hicimos la plantación del viñedo y también plantamos frutales y olivos, entre otras cosas, para ver qué funcionaba. Apuntamos a eso porque los alimentos siempre tienen salida. Y desde el principio pensamos, con el viñedo, en la producción de vino. Inicialmente hicimos dos hileras, de 200 metros cada una, de uva malbec”.

Puede parecer un inicio modesto, pero el planteo del comisionado Ferrero estuvo dirigido a dar pasos firmes sin comprometer los recursos oficiales. “Todo esto se hizo con fondos del FOFESO. Plantamos y dijimos, si funciona avanzamos, si no funciona tampoco hemos gastado mucho”.

Concreto y pragmático, el jefe comunal impulsó entonces “un emprendimiento que permita, posteriormente, generar mano de obra local. Así arrancamos con todo eso y le sumamos un pequeño vivero para la producción de rosas (que se venden en el pueblo y en localidades vecinas), y un invernadero para la producción de hortalizas de hoja, principalmente lechuga y acelga. En este último se trabaja en estrecha colaboración con el equipo técnico pampeano del INTA Pro Huerta y el CERET de General Pico, sobre todo en lo relacionado con la adquisición de plantines.

Primeras botellas

Ya en 2019 hubo “una muy buena producción de uva, tal vez mejor que la de este año en cuanto a la cantidad. Pero hubo tanta lluvia en los meses de enero y febrero de ese año, junto con nuestra falta de experiencia en el tema, que no se logró que la uva tuviera suficiente cantidad de azúcar para la elaboración de vino. Con la uva que se había logrado en ese momento se corría el riesgo de que en el proceso se avinagrara”, relató Ferrero al cronista.

En cambio en 2020, junto con condiciones climáticas más favorables y una mayor incorporación de conocimientos específicos, la cosecha de las vides finalmente se tradujo en litros de vino. “Hubo un verano más seco, dio bien la graduación de azúcar y pudimos hacerlo; las botellas están en proceso de estacionamiento en horizontalidad y ahora cuando mejore todo (en relación con la pandemia) ya vamos a poder abrirlas y empezar a degustarlo”, anticipó con optimismo.

Ahora las condiciones son favorables a una ampliación del proyecto. “Ya vemos que tenemos más experiencia en el manejo y estamos acondicionando un predio para plantar una hectárea de vides. Siempre con la idea de generar trabajo y que el proyecto sea autosustentable” definió.

Este año, el viñedo de Pichi Huinca entregó 270 kilos de uva malbec. De esa cosecha surgieron casi 260 litros de vino, que ahora maduran en el interior de casi 350 botellas. El proceso fue realizado en Santa Rosa, a cargo del señor Ricardo Juan, propietario de la bodega Quietud, informó el jefe comunal pampeano.

Como degustador de vinos puedo decir que el resultado me sorprendió gratamente. Este que logramos en Pichi Huinca salió con muy buen color, aroma y sabor. Todavía no lo hicimos probar por técnicos especializados en el tema porque estamos con todas estas compliaciones que crea la pandemia

El vino logrado tendrá una marca que lo identifique pero aún o ingresará al mercado, ya que está pendiente el registro formal del viñedo. Posiblemente hacia fin de agosto, o en los primeros días de septiembre, se hará una presentación del producto, anticipó Ferrero.

Mientras tanto, continúan desarrollándose las tareas de mantenimiento en el viñedo y las de producción en los demás emprendimientos de la localidad. “Se sigue adelante, con todos los protocolos que están vigentes por la pandemia. Somos pocos, en la localidad, hay pocos empleados en el municipio, y todos los trabajos pueden seguir adelante, obviamente con las medidas de aislamiento que corresponde. Acá seguimos en Fase 5, pero igual les enviamos una nota a todos los vecinos y se hacen controles”, añadió.

Dejá tu comentario