DEPORTE | Delfín Pérez | Cuarentena | Pesca

Pescadores pampeanos buscan al pejerrey en lagunas norteñas

El norte pampeano no tiene los grandes espejos de agua de la provincia de Buenos Aires o de otros lugares del país, pero para la práctica deportiva de la pesca, sin chances de poder salir de nuestros límites territoriales, hay suficiente para entretenerse.

En la reapertura del predio Delfín Pérez se volvió a ver en su paisaje diario las cañas clavadas a la vera de La Arocena, buscando un pejerrey que, con la inactividad de tanto tiempo por la cuarentena más estricta, se pensaba que iba a estar esperando a la orilla del espejo de agua piquense para morder el anzuelo.

Con el título “más pescadores que pescados”, sintetizamos lo que se dio en ese nuevo arranque de la pesca a las afueras de nuestra ciudad, aunque con el correr de los días, la búsqueda de la carnada ideal y el acompañamiento climático, algunos ejemplares del pejerrey deseado fueron apareciendo. Pero igual ha sido muy poco hasta ahora.

En donde había arrancado muy bien la práctica de la pesca, siempre luego de la cuarentena que cerró todo, fue en la zona de Quemú Quemú. La obra de los Daneses, como se denomina a esa zona ha permitido que se instale un muy buen espejo de agua, al costado de las vías de ferrocarril o, visto de otra manera, a la derecha cuando uno va de Pico a Quemú por la ruta 1 y ya está llegando a la vecina localidad.

Ahí había buena concurrencia de pescadores y buen pique. Pero alguno tomó decisiones sin consultar o directamente equivocadas, como la de ponerse a cobrar entrada a los vehículos que iban llegando por el camino vecinal principal que lleva a esa laguna, fue denunciado y ahí no más desde Recursos Naturales se escuchó un “no va más” y se prohibió la actividad en ese lugar.

La convocante Chadilauquén

Algunos pescadores se quedaron esperando la reapertura quemuense o que mejore el pique en La Arocena, el resto optó por buscar otras alternativas como es Chadilauquén, una laguna de gran dimensión (actualmente cubre 1.500 hectáreas) al sur de Embajador Martini.

Ahí llegan a diario, y especialmente los fines de semana, un número importante de aficionados a la pesca de distintos lugares de la zona. El fin de semana pasado, dicho por gente del lugar, hubo visitantes de Pico, Alvear, la zona de Rancul, por mencionar poblaciones cercanas o no tanto, pero que confirmaron lo atrayente que se ha tornado este lugar para la actividad mencionada.

Y esto tiene que ver con el pique, porque si bien en redes sociales algunos se las ingeniaron para mentir un poco sobre el tamaño o peso de los pejerreyes, la realidad marca un promedio de medio kilo en la “cosecha” lograda por varios pescadores con conocimiento de este entretenimiento.

Este buen momento se le atribuye a la siembra de pejerrey que se hizo hace un par de años atrás, luego de la gran inundación que complicó hasta el propio casco urbano de Embajador Martinia, y ahora permite que aparezcan estos buenos ejemplares.

Ese lugar, en décadas pasadas no sólo fue centro de atención de pescadores, sino que decididamente tomó las características de un lugar turístico, con un predio para estar, acampar y desarrollar distintas actividades recreativas, especialmente en el período estival.

Hoy, las inundaciones pasadas arrasaron con todo y evidentemente está costando que recupere esa fisonomía, que lo hizo centro de atracción turística, como antes mencionábamos.

Hoy por hoy es el lugar de mejor piquen del norte pampeano, el tema está en que nadie controla el arribo de pescadores, la forma en que se distribuyen a la vera de la laguna o si se embarcan. Es más, tenemos entendido que no se tramitó ninguna habilitación ante el Gobierno, pero igual convoca a muchos amantes de la pesca que esperemos se sepan cuidar entre ellos, no sólo respecto al tema de la pandemia sino también en el respeto que impone semenjante cantidad de agua junta.

La laguna de Cometto

De todas las lagunas norteñas, donde se intenta hacer pesca deportiva, la denominada “La Curva” en Eduardo Castex, es de las novedades en las últimas temporadas.

Se trata de un espejo de agua que abarca no más de 260 hectáreas, ubicado a metros de la ruta 35, a 10 kilómetros al sur de Eduardo Castex. Está a la altura de una conocida curva en dicha ruta nacional y pertenece a la familia Cometto.

Este caso es un emprendimiento privado el que han hecho, a partir de que el campo le 300 hectáreas quedo cubierto de agua y, cuando fue bajando el caudal, le permitió recuperar el casco, armar un camping con buenas comodidades y de esa forma quedó como un coto de pesca, con una gran temporada en el 2019, un buen reinicio en los primeros días de junio, aunque ahora se “cortó el pique”, dicho por los propios dueños, esperando que todo sea pasajero ya que el lugar se transformó en su fuente de trabajo familiar.

Insistimos que de los lugares recorridos en esta nota respecto a la pesca deportiva, este último es el más organizado para la práctica de esta actividad, y suma para hacer variada la atracción que tienen los amantes de la pesca que, por ahora, se tienen que conformar con lo que hay en la provincia, por más que se presenten tentadoras lagunas como Cuero de Zorro cerca de Trenque Lauquén, por solo por mencionar alguna de las más conocidas, pasando los límites provinciales.

Dejá tu comentario