Provinciales | Pechín | Corpico | agua potable

Pechín: "Estamos al límite. Entregamos hasta la última gota de agua que podemos extraer"

El gerente de APySU (Agua Potable y Saneamiento Urbano) de la cooperativa local, ingeniero Paulo Pechín, explicó cuál fue el inconveniente técnico que afectó al acueducto ayer y remarcó la importancia de realizar obras de envergadura.

Ayer, la cooperativa Corpico solicitó a los usuarios del servicio de agua potable que disminuyeran sus consumos para poder afrontar una pasajera restricción en la captación y traslado de caudales desde la zona de Dorila. El incidente técnico, que fue superado en pocas horas, reactualizó la necesidad -cada vez más acuciante- de contar con instalaciones que garanticen reservas cada vez más amplias para una ciudad en continuo crecimiento.

El gerente de APySU (Agua Potable y Saneamiento Urbano) de la cooperativa local, ingeniero Paulo Pechín, explicó ayer cuál fue el inconveniente técnico que afectó al acueducto y remarcó la importancia de acometer obras de envergadura para responder a la demanda creciente de agua para consumo humano. “Estamos al límite. Hoy estamos entregando hasta la última gota de agua que podemos extraer”, afirmó durante la entrevista con La Reforma.

Abastecimiento

“Hubo un problema en el sistema de captación. Y por este tipo de situaciones, muy propias de la época estival, es que peleamos tanto para lograr la construcción de obras de almacenamiento y nuevas obras de captación de agua”, sintetizó el reconocido profesional.

Ayer, a media mañana, hubo un corte de energía eléctrica en la línea de alimentación del acueducto. “Este está conformado, como ya se dijo en otras oportunidades, por una cañería a la cual acometen bombas sumergibles, que son los famosos pozos de extracción en la zona rural, especialmente los que están ubicados en la zona de Dorila. Es un sistema susceptible a que ante un problema con la provisión de energía las bombas dejen de funcionar. Muy pocas veces tenemos problemas con la parte hidráulica, si bien lleva 35 años funcionando. Cuando hay un corte en el sistema generalmente es por una falla de energía”, puntualizó el gerente de APySu en tono didáctico.

En el caso de ayer, aparentemente una rama provocó un cortocircuito que afectó una de las fases y afectó la línea de media tensión. “Demandó mucho tiempo identificar el problema -continuó Pechín- y luego repararlo, más allá de la disponibilidad de personal son situaciones que llevan su tiempo. Por eso, desde el minuto uno pedimos a la población que haga un uso racional porque no sabemos anticipadamente cuánto tiempo puede llevar la reparación hasta volver a reconectar el sistema”, justificó.

“Si pasa una hora o una hora y media quizá no hay mayores problemas, pero si pasan cuatro o cinco horas el sistema se resiente y empieza a faltar el agua. Por lo tanto, lo que hicimos ayer fue regular la presión de salida en los sistemas de almacenamiento, para administrar el agua que quedaba. Porque si se vacía la red de distribución empiezan a darse otros fenómenos más complicados y aparecen muchas roturas en diferentes lugares”.

“Más obras”

La inmediata repercusión que tiene el sistema de agua potable en la calidad de vida de la población local, con todas las implicancias relativas a las posibilidades de progreso y expansión urbana, refrenda la insistencia expresada “durante años” por Corpico “ante la Administración Provincial del Agua y la municipalidad local solicitando más obras y mayor abastecimiento de agua porque el acueducto Pico-Dorila está muy limitado y ya no nos provee agua para el crecimiento de la ciudad. Por esto se nos ha dado participación activa en la Unidad de Gestión del Acuífero Norte, como se la llamó”.

Planteó Pechín que esa denominación identifica “una parte del acuífero pampeano, que involucra a localidades del norte, para no limitarlo solamente a Pico-Dorila. Participan las comunas de Vértiz, Speluzzi, Dorila, Pico y Metileo. Nuestra participación tiende a ayudar a la APA y a la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia con toda la información posible y poner a su disposición la experiencia que hemos sumado a lo largo de 25 años de prestación del servicio concesionado a Corpico”.

En ese ánimo de colaboración y sinergia también la cooperativa suma “todos los recursos humanos y técnicos para la generación de proyectos. Muchas de las obras que se están licitando tienen como origen proyectos que han salido de Corpico, junto con la municipalidad”, sostuvo Pechín. “Todos estamos en la misma dirección, primero identificando el problema, luego formulando hipótesis sobre cómo seguir trabajando y pidiendo al gobierno de la provincia para que salgan las obras necesarias”.

“Al límite”

El sistema de captación de agua está integrado por 112 pozos operativos. “Son en realidad 160 las perforaciones pero la diferencia está dada por los pozos que son dados de baja porque empiezan a dar mala calidad de agua en los análisis. Algunos tienen muchos años de actividad en forma consecutiva y empiezan a salinizarse, porque empiezan a subir los niveles de flúor, arsénico y otros minerales. Cuando eso ocurre hay que dar de baja la perforación y hacer otra en otro lugar”, continuó el ingeniero con su explicación.

Precisamente, “como se han agregado tantas perforaciones al sistema original, ahora estamos limitados para seguir explotándolo. Las limitaciones no solo tienen que ver con la naturaleza sino con otras variables y condicionamientos como, por ejemplo, el acceso a nuevos lugares, evitar que se trate de propiedades privadas, hasta dónde se puede llegar con las líneas eléctricas. Porque no solo se trata de hacer una perforación sino que luego hay que llegar hasta allí con toda la infraestructura. Siempre se trata de inversiones muy grandes. Hoy, solo de costos, una perforación demanda una inversión de aproximadamente un millón y medio de pesos”, ejemplificó el gerente de APySU.

En este cuadro de situación, “estamos haciendo una explotación sustentable hasta ahora. Y en la magnitud del servicio que tenemos hoy, nos está alcanzando con lo justo, no nos sobra nada. Hay una gestión muy fina que se hace día a día, para que todo funcione y no haya margen de error. Pero es muy difícil poder alimentar el futuro crecimiento de la ciudad. En estos últimos dos años hubo muchos emprendimientos inmobiliarios y desarrollos urbanísticos que nos solicitaron la factibilidad de los proyectos y no los hemos podido dar hasta ahora. Estamos, precisamente, peleando para que se hagan nuevas obras de captación de agua y así acompañar el crecimiento habitacional de la ciudad”, remarcó Pechín.

“Estamos al límite. Hoy estamos entregando hasta la última gota de agua que podemos extraer. Y la provisión de hoy es de aproximadamente 12.000 metros cúbicos, más o menos 12 millones de litros diarios en el sistema central, más los sistemas barriales (Federal, Indios Ranqueles). En total, unos 13 millones de litros diarios. Llegamos al 95 por ciento de la población y para una ciudad como está el consumo per cápita es bastante razonable y menores a los promedios que hay en el país”, definió el ingeniero Pechín.

Dejá tu comentario