Provinciales | panorama | Filgueira Lima | Gimnasios

"El panorama es muy complicado, no vemos una respuesta clara"

Filgueira Lima trazó un panorama "preocupante" respecto a la situación que atraviesa el sector ante la imposibilidad de desarrollar actividades en el interior de los locales.

El referente de la Cámara de Gimnasios de la provincia, Eduardo Filgueira Lima, trazó un panorama “preocupante” respecto a la situación que atraviesa el sector ante la imposibilidad de desarrollar actividades en el interior de los locales, y si bien evidenció que la ayuda económica que brindó el gobierno alcanzó para cubrir algunos gastos, dejó en claro que necesitan trabajar porque “las deudas que se están generando se vuelven impagables”.

En diálogo con La Reforma, Filgueira Lima remarcó ayer que por el momento “estamos trabajando afuera con la gente que se puede”, y para dar una idea del panorama graficó que “hasta el viernes se estaba trabajando, del total de la gente que asiste asiduamente, apenas con entre un 6 y el 10 por ciento, y esto con mucha suerte”, indicando además que son muy pocos los gimnasios que pueden sacar las máquinas afuera.

Insistió en cuanto a que “la recaudación ha caído muchísimo y uno no puede mantener un negocio o una mini pyme como somos, con esa recaudación, porque no alcanza ni para los alquileres”, dijo, y agregó que “ninguno desprecia la ayuda de parte del Estado, pero realmente no sirve para cubrir el cien por cien de los gastos”.

Filgueira Lima enfatizó que ante la baja en el número de contagios que se viene registrando en los últimos días “ya estamos en condiciones de abrir”, y remarcó que en la actividad siempre se respetaron los protocolos, “con lo cual cumplimos con todos los reglamentos para mantener los lugares seguros”.

Deudas impagables

“En este momento, cerrados estamos generando una deuda que en algunos casos es impagable y que está llevando al cierre de varios establecimientos”, dijo, y agregó justamente que ya se han registrado bajas de gimnasios, citando el ejemplo de algunos en la ciudad y de otros en localidades del interior.

Además, sostuvo que la imposibilidad de trabajar también genera “inestabilidad emocional en las personas”, y habló de que con el cierre de gimnasios, también se está generando que profesores queden sin trabajo, y esto, dijo, “es durísimo”.

Respecto a la gente que va a los gimnasios, dijo que si bien “hay gente que se cuida mucho, y existe un temor lógico por este tema que ya lleva un año y medio ya que nos tiene a todos bastante preocupados como es la pandemia, pero hay otras personas que ya han sido vacunadas, que ya han pasado por la enfermedad y que son clientes de los gimnasios y están dispuestos a ir”.

“La mayoría de la gente apoya la apertura de los gimnasios, quiere volver a entrenar, y contrariamente a lo que se cree, la gente no va a los gimnasios a sacar cola y abdominales, sino que va por un tema de salud, por un tema de recuperación física, personas en recuperación cardíaca, y qué van a hacer –se preguntó-, van a salir con estos fríos a caminar, con qué supervisión”, por eso planteó que el tema merece un amplio tratamiento.

Más adelante, Filgueira Lima indicó que “nosotros como sector sentimos que no nos han dado la bola que necesitamos que nos den, nada más”, y si bien reconoció que el contacto con las autoridades de Deportes existe, afirmó que “siempre patean la pelota para adelante”.

Sostuvo que como “no hay un plan estratégico organizado” de apertura de actividades previsto con antelación, “la van peloteando, y en el camino va quedando un montón de gente a la deriva. Es así, es lamentable”, se quejó.

Respecto a la ayuda económica que brindó el gobierno evidenció que se ha podido hacer frente a algunos gastos, pero remarcó que por ejemplo respecto al tema de los alquileres, si bien algunos gimnasios han podido acordar con los propietarios de los locales, “no hay una ley provincial de protección” en ese sentido.

“El panorama es muy complicado para nosotros, es tétrico, y no vemos del otro lado una respuesta clara”, dijo, y si bien agregó que esta semana podría llegar a haber una reunión con las autoridades, no hay nada confirmado.

“No hay certeza de nada, y eso es algo que nos pone muy nerviosos y no descartamos volver a las marchas. Ya hicimos el ruido que había que hacer, pero no somos escuchados”, enfatizó el referente de la Cámara de Gimnasios.

Dejá tu comentario