Internacionales | Venezuela | Conflicto en Venezuela

Nuevo cisma en Venezuela

Escoltado por un teniente coronel de la Guardia Nacional de Venezuela, el diputado Luis Parra entró ayer a ocupar la oficina del presidente de la Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela.

Fue escogido el domingo, como nuevo presidente del Parlamento, sin quórum y sin cumplir las formas, en un nuevo intento del chavismo por borrar del mapa a Juan Guaidó, el líder opositor reconocido por 60 países como presidente interino del país hasta tanto haya elecciones libres.

En una nueva escalada del complejo conflicto político en Venezuela, Parra y otros cuatro diputados expulsados de partidos opositores por denuncias de corrupción, se convierten así en una Junta Directiva alterna pro oficialista, a la medida de Nicolás Maduro y del régimen chavista que controla con mano de hierro todas las demás instituciones el país.

Pero Parra no es reconocido más que por el gobierno de Maduro, de modo que el juego político se vuelve a trancar en Venezuela. No se avizora una posible transición que pueda aliviar el tormento de millones de venezolanos que padecen la peor crisis económica y social de este país en más de un siglo.

Ahora se abre un tablero de confrontación, incluso física, entre los dos pedazos en los que ha sido dividido el ya maltrecho Parlamento, por el que se pelean, incluso, por el edificio. “Mañana (martes 7) volveremos a asumir los riesgos para ingresar al Parlamento porque Venezuela lo vale”, advirtió Guaidó al detallar su agenda del sitiado Legislativo, el único poder público que no era controlado por completo por la hegemonía chavista.

“La dictadura verá si va a seguir corriendo hacia adelante, verá si va a seguir insistiendo en estrategias fallidas. La Asamblea Nacional es una sola”, recalcó. Destacó que inclusive el gobierno de Argentina “con el que tenemos claras diferencias ideológicas” ha señalado el atropello y la violación al parlamento venezolano.

Pero no está claro cómo Guaidó recuperará su despacho, ni su investidura, pese a que fue ratificado por los votos mayoritarios de 100 diputados, muy por encima de los chavistas y opositores disidentes que más temprano escogieron a Parra con el apoyo de militares y policías.

El presidente interino nunca ha tenido poder real dentro de Venezuela, ni forma de materializar su investidura, pues el chavismo tiene las armas militares y las de bandas civiles afiliadas al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Dejá tu comentario