Provinciales | Miguel Pietro

"Nosotros creemos que es el camino correcto"

Miguel Pietro, integrante del Concejo de Administración de Corpico, se refirió a la implementación de la nueva normativa de carácter nacional y cómo influirá en el funcionamiento de la empresa.

Luego de varias jornadas de debate, el Gobierno Nacional publicó en el Boletín Oficial el sábado 21 de diciembre la promulgación de la ley de Solidaridad Social, cuestionada dentro y fuera del espectro político. La misma propondrá cambios en la movilidad jubilatoria, la Asignación Universal por Hijo, impuesto a la compra y ahorro en divisa extranjera pero, también, medidas respecto de los servicios de luz y gas, entre otros.

La aprobación de la mencionada ley, faculta al Poder Ejecutivo a mantener las tarifas de electricidad y gas natural que estén bajo ‘jurisdicción federal’ con precios congelados por 180 días e iniciar un proceso de renegociación de la revisión tarifaria. En este sentido, se dispuso la intervención administrativa del Ente Nacional Regulador de la Electricidad y el Ente Nacional Regulador del Gas.

Para conocer el alcance que la medida tendrá en nuestra ciudad, La Reforma dialogó con Miguel Pietro, integrante del Concejo de Administración. “En ése sentido, nosotros creemos que ése es el camino correcto, que la medida es acertada”, comenzó afirmando y a continuación brindó una explicación al respecto.

“El tarifazo que se concretó en el Gobierno anterior produjo un desmadre de la economía de las familias de menos recursos tanto como de pequeñas y medianas empresas por ser la energía un insumo básico. Realmente causó un desequilibrio financiero muy importante”, añadió.

Los aumentos repentinos en las tarifas que fueron delineados por la gestión nacional anterior recaló en un gran número de morosos durante los cuatro años, trasladándose también empresas asociadas a la Corpico. Entre estas se encuentran pymes siendo la mayoría de estas pequeños emprendimientos o empresas familiares, que sufrieron el desbarajuste.

“Junto a ello, también existió una retracción en la demanda producto de lo que estamos padeciendo. La recesión económica sumada a los tarifazos y, si se quiere también, la tasas altas en cuanto el crédito, conllevó un desequilibrio en todo ése sector productivo, comercial”, apuntó.

Pietro insistió en su postura al afirmar la corrección de la medida, haciendo hincapié en que la cooperativa no tiene esencia de lucro o ganancia, con lo cual carece de capacidad financiera. Por ende, no podría absorber un ‘no aumento’ en las tarifas y, por el otro lado, el incremento de costos e insumos, sumado a las nuevas paritarias de los empleados en el mes de marzo.

Como consecuencia, si eso no puede ser trasladado a las tarifas porque se presenta un servicio a costo cero, se refuerza la imposibilidad de absorber el congelamiento en cuestión y, según las palabras del propio directivo de Corpico, “alguien lo tiene que cubrir”.

“Por lo que tenemos entendido, el gobierno provincial cuando adhirió a esto ha manifestado la voluntad de acompañarnos en este camino para que no haya una deficiencia en la prestación de los servicios y no se vea perjudicada la calidad de los mismos. Creo que el Gobierno lo entiende y apuntala la idea del movimiento cooperativo como un aliado”, mencionó Prieto.

Asegura que, seguramente, serán convocados en las próximas semanas y para ver de qué manera se resolverá el desequilibrio financiero que presuntamente se ocasionará. Por otro lado, manifestó que deberán poner el ojo en un nuevo cuadro tarifario para el segundo semestre del año 2020.

Valores

No se ha precisado ni realizado análisis sobre cuáles deberían ser los nuevos valores para los servicios en cuestión: “Entendemos que lo que debería pasar es un estudio exhaustivo del costo de la energía, de la distribución de lo que se abona a CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) y una vez que esté realizado, se va a proceder a un cuadro tarifario en general”, afirmó.

En este contexto, aseguró que podría darse un nuevo aumento pero que tenga en cuenta nuevas realidades, debido a que en su óptica, algunas empresas han logrado acaudalarse más que otros: “Habrá que ver quién se quedó con la porción con la plata y qué hizo con ella, ya que aumentar las tarifas con montos desproporcionados y que eso se traslade a los asociados, no va más por el desequilibrio ocasionado”, apuntó.

La estimación tampoco se realizó con anterioridad a la promulgación de la Ley de Solidaridad, aunque resaltó que hay atrasos en lo que respecta al valor agregado de distribución que resulta para las cooperativas. El mismo se hubiera definido desde marzo con las paritarias de los empleados cooperativos.

Morosos

La diferencia entre ingresos y egresos producida por la falta de pago de los asociados es, sin lugar a dudas una problemática para el ente prestador de servicios. Sin embargo, sería algo difícil de corregir a la brevedad: “El dinero de la morosidad se podría recuperar a mediano plazo, pero lo que tiene que ver con los costos y la compra de energía que hacen las cooperativas hay que abonarlo mes a mes”, informó Prieto.

En este sentido informó que ésa diferencia se produce por una gran cantidad de personas que no logran pagar los servicios en término, dificultando el pago de salarios, la compra de insumos y energía: “Hay un 60 por ciento que paga la factura al día, y el porcentaje restante lo hace entre los 90 y 120 días. En esos cuatro meses, hay que soportar esa falta de pago”, explicó.

Este grupo de asociados que no logra saldar sus pagos en tiempo y forma está conformado por unas 5500 personas, que deben tres o más facturas que están en plazo de corte. “Cuando ello se produce, muchos concurren con la intención de recuperar el servicio pagando una parte de lo que adeudan para ir tratando de ponerse al día”, aseguró.

Sin embargo, desde la cooperativa las intenciones están puestas en que los vecinos logren ponerse al día, por lo que se busca hacer gestiones con la Municipalidad de General Pico, para que se les aporte un subsidio a quienes se encuentran con posibilidades económicas más deficientes.

Dejá tu comentario