Editoriales | Alberto Fernández | Boletín Oficial | Carlos Verna | La Pampa | Portezuelo del Viento

No necesitamos ni queremos privilegios

Si alguno pensó que simplemente se iria a casa y haría a un lado la política, se equivocó de medio a medio, simplemente no está en su naturaleza, Verna es un animal político y esté donde esté va a defender los intereses de la provincia. Aunque sus días no discurran al frente de la gobernación, sigue teniendo su peso específico intacto y cuando tiene que decir, dice, sin pelos en la lengua. Apunta y dispara con toda la artillería y sigue dando en el blanco, porque sus palabras reverberan en el orden nacional a la velocidad de la luz.

El ex gobernador no ahorró epítetos cuando se enteró que el Presidente exceptuó los bonos de Portezuelo del Viento del diferimiento de pagos anunciado por el ministro de Hacienda Martín Guzmán en el Boletín Oficial. Carlos Verna, sin ninguna media tinta, a través de Twitter expresó: “Antes nos cagaba Mauricio Macri, ahora nos cagó un compañero”. Hace mucho, pero mucho, que dejó clara su posición y, como anticipó una y otra vez, no está dispuesto “a retroceder ni un paso” en su lucha para que el agua fluya por territorio pampeano.

Ignoramos la reacción de Alberto Fernández, la de los mendocinos fue la obvia, la respuesta a las palabras de nuestro ex gobernador llegó de parte del ministro de Economía de la provincia, Enrique Vaquié: "siempre fuimos claros y mostramos los estudios que le dan seguridad técnica a los beneficios que va a generar Portezuelo del Viento sobre toda la cuenca del río Colorado. Seguimos trabajando para que el megaproyecto se concrete".

Si, si, claros fueron siempre: quieren el uso de la cuenca, quieren el manejo del agua, quieren seguir haciendo lo que hicieron hasta ahora, es decir, manejarse como si el agua les perteneciera exclusivamente. Portezuelo del Viento amenaza seriamente el futuro de nuestra provincia, y para saberlo no necesitamos ningún vaticinio, no nos hacen falta las predicciones ni los presagios, sufrimos hace mucho la reducción de los caudales.

Portezuelo de Viento pone en riesgo a La Pampa, es una amenaza para los pampeanos, Mendoza no quiere reconocer que es un proyecto plagado de puntos oscuros y ni siquiera acepta que no hay un estudio de impaco ambiental serio y profundo de toda la cuenca. Esa es la verdad con todas las letras y lo demás es cháchara. Verna lo sabe mejor que nadie y lejos de quedarse sentado en casa viendo como se consuma el despojo, está dispuesto a seguir poniendo la voz, el cuerpo y lo otro, que no escribimos porque sonaria feo.

Este es un conflicto de larga data, estamos lejos de la definición final, vamos a tener que seguir peleando por nuestros recursos hídricos como lo hemos hecho por décadas, eso está claro, lo que no lo está, es por qué gobierno tras gobierno, sin importar el signo político, quebrantan una y otra vez una de las premisas básicas de la democracia como la ecuanimidad en la defensa de los derechos de todos los territorios. Los pampeanos no necesitamos ni queremos privilegios de ninguna naturaleza, sólo exigimos lo que corresponde, que las decisiones del Gobierno nacional no sean arbitrarias ni tendenciosas, que no estén viciadas de parcialidad hacia unos u otros. Con eso es suficiente, con eso alcanza.

Si Portezuelo del Viento avanza y el Gobierno nacional lo permite, su construcción se llevará puesto el acceso y la utilización sustentable de toda la cuenca del río Colorado, cuyo caudal depende de forma crítica del flujo que le aporta el Grande. No existe una sola posibilidad que, si la ecuanimidad es la balanza, Portezuelo del Viento tenga posibilidades de concretarse, y ahí está el punto neurálgico de esta cuestión. Si avanza, nos despojan, si avanza, nos vuelven a saquear a todos los pampeanos.

Hay que encontrar una salida salomónica que beneficie a la totalidad de la cuenca y Portezuelo no lo es, tenemos que empezar a entender el agua como un bien común que excede los intereses de unos u otros, tenemos que empezar a entender que el porvenir de las futuras generaciones depende de las decisiones que tomemos hoy.

Carlos Verna lo sabe, por eso su enojo, por eso volvió a ponerle el pecho a las balas, por eso su Twitter “ahora nos cagó un compañero”. Ziliotto lo sabe, los legisladores lo saben, los pampeanos lo sabemos: con esto, no se jode, vamos a defender los recursos hídricos de la provincia sin importar quien gobierne, porque en eso, nos va el futuro.

Dejá tu comentario