Provinciales | Casa de Piedra

Néstor Lastiri advirtió que la situación en Casa de Piedra "es cada vez peor"

“La situación en Casa de Piedra es cada vez peor”, reconoció ayer el secretario de Recursos Hídricos de la provincia, Néstor Lastiri, en referencia a la crítica realidad que presenta actualmente el río Colorado, con registros de caudales tan escasos que son lospeores en los últimos cien años de mediciones.

En diálogo con esta Agencia, el funcionario provincial indicó que “la situación de Casa de Piedra es cada vez peor, porque están bajando los niveles (a valores) que nunca se habían dado en lo que es la cota del embalse”.

Sostuvo que “están midiéndose en Buta Ranquil, es decir en el origen del río, entre 40 y 45 metros cúbicos por segundo, los peores registros de toda la historia en más de cien años de mediciones del río Colorado. Enero fue el peor también en esos cien años”, indicó.

Lastiri, no obstante este panorama crítico, reveló que “está asegurada la provisión de aguapotable” para las localidades que se nutren del caudal del Colorado (como Santa Rosa y otros pueblos pampeanos a través del acueducto), pero alertó que la situación en lo que hace al abastecimiento para las áreas de riego “es muy, muy comprometida”.

Prueba de esto es que en la zona productiva de la provincia de Buenos Aires, conocida como CORFO, se bajó la siembra y se está aplicando un sistema de rotación y turnos para el riego. “La situación es sumamente crítica”, reveló.

Teniendo en cuenta el desolador panorama del embalse de Casa de Piedra, y con un río que actualmente tiene un caudal disminuido a niveles nunca vistos desde que se mide, en el marco de una crisis hídrica que lleva más de una década, “pensar en hacer Portezuelo del Viento a todas luces es una inversión que no se puede hacer desde ningún punto de vista”, dijo el funcionario, revalidando la postura de La Pampa contra la construcción de esa represa en la provincia de Mendoza.

-Lastiri, ¿la situación crítica el río Colorado y por ende del embalse de Casa de Piedra se debe a la falta de precipitaciones y nevadas?, consultó La Reforma.

-Exacto, a la falta de nieve en la época invernal. Pero esto ya lleva más de diez años en una pendiente muy pronunciada y muy incierta en cuanto al futuro, porque nadie puede decir hoy qué va a suceder el año que viene, porque por más que nieve no se van a recuperar los niveles de reserva de agua en el embalse de Casa de Piedra.

-Las imágenes del embalse de Casa de Piedra dan cuenta de un panorama desolador.

-Es tremendo. Se llega (caminando) hasta casi la toma de las turbinas generadoras de energía ya su vez se ve el camino viejo de Casa de Piedra, por lo que la situación es muy grave.

-¿De todas maneras se está generando energía?

-Sí, muy poquito, pero se está a punto de dejar de generar porque ya las máquinas no tienen el caudal de agua suficiente para generar energía.

-¿Cuánta agua ingresa al embalse y cuanta sale?

-En Buta Ranquil (estación de medición de caudal del río) en promedio son unos 45m3/s y entrarán entre 35 y 38 m3/s, y están saliendo 75 m3/s para satisfacer el riego en provincia de Buenos Aires. La temporada de riego de ellos (CORFO) está con la expectativa de llegar hasta mediados de marzo, es lo que está programado, pero no sé si llega, no creo. Puede haber lluvias en la región que faciliten llegar hasta esa fecha.

-Si bien La Pampa se opone a Portezuelo por el impacto negativo que tendrá aguas abajo, ¿ante este panorama la construcción de esa represa se vuelve aún más inviable, no?

-Decididamente si, y es así porque esta situación de crisis hídrica hace que cualquier emprendimiento que se haga sobre la cuenca, y menos un embalse, sea factible, más allá de lo que se viene reclamando desde hace tiempo de que se haga un estudio de impacto ambiental en toda la cuenca y con audiencias públicas aprobadas en el Parlamento nacional.

Este es el elemento legal dentro de lo que establecen la Ley de Obras Hidráulicas y la ley General del Ambiente para presas hídricas: estudios de impacto ambiental en toda la cuenca y no como hizo Mendoza (solo) en su territorio.

Hoy no hace falta ser ambientalista ni ingeniero para darse cuenta que una presa sin agua es increíble que se pueda gestionar, y no obstante eso están los costos, 1.023 millones de dólares, frente a la situación crítica que vive el país, donde estamos con programas contra el hambre y renegociando la deuda con el FMI, es decir con todas las restricciones económicas que hay seguir con este proyecto es por lo menos un mal manejo de los fondos públicos.

-¿Qué es concretamente un estudio de impacto ambiental?

-El estudio de impacto ambiental es evaluar todo lo que pasa en el ambiente, desde la afectación a la flora y la fauna, a las actividades (productivas) en la región, y las actividades sociales, es decir todos los aspectos que hacen a que haya o no haya agua (en el río). Es saber cómo al embalsar el agua eso se traduce en efectos aguas abajo.

El impacto puede ser negativo o puede ser positivo. Por ejemplo lo que pasa en Casa de Piedra sería un impacto totalmente negativo, como lo es la afectación en el riego y lo sería en el uso como agua potable, porque al disminuir su volumen, el agua va perdiendo calidad al subir la salinidad.

El análisis de todos esos factores, hace que el estudio de impacto ambiental sea imprescindible para toda la cuenca, porque desde que nace en la cordillera hasta que desemboca en el océano, va a afectar a toda la región.

-Ahora el estudio que hizo Mendoza sobre su cuenca, obviamente le da que Portezuelo es factible.

-Ah, sí, claro, ellos dicen que no hay problema. Pero históricamente se han dibujado muchos estudios de impacto ambiental detrás de un proyecto, que en este caso yo lo califico como un proyecto, que se los dio atado Macri con letras del Tesoro y todo incluido, netamente de negocio constructivo, porque no tiene otro (fundamento), porque en la misma Mendoza se van a inundar Las Loicas (pueblo malargüino), rutas, líneas eléctricas, es decir que hay innumerables afectaciones de una presa que es totalmente insustentable.

-De hecho hay reclamos en contra en la propia provincia de Mendoza.

-Si, después de esa gran protesta que se dio por el cianuro en el agua y la contaminación de los ríos hubo una toma de conciencia y entonces visibilizaron también otros problemas como son los cortes de agua que tienen ellos en todo el territorio, similares a los que a nosotros nos han condenado a la desertificación como se hizo en el Atuel o en los ríos efluentes del Salado-Chadileuvú-Curacó.

-La fundamentada postura pampeana en contra de Portezuelo últimamente ha generado también conciencia en sectores de las otras provincias ribereñas, y eso debe ser reconfortante para continuar con la lucha.

-Por supuesto. Lamentablemente también antes esto fue posible por el aval de esas tres provincias (Neuquén, Río Negro y Buenos Aires). Felizmente, o racionalmente, han tomado conciencia de que esta situación no se puede aceptar, y mucho más del reclamo de las poblaciones que están al costado del río que están gritando fuertemente una evidencia hídrica y ambiental imposible de no ver.

-Hoy por hoy, ¿cuál es la realidad de Portezuelo, en qué etapa está?

-Hay una demanda hecha por la Provincia de La Pampa y una demanda hecha por la Asamblea por los Ríos Pampeanos junto a doce pueblos originarios, y de la Fundación Chadileuvú. Hay tres demandas pidiendo lo mismo: que no se haga la licitación de Portezuelo. La justicia en este momento tiene los tres expedientes en la secretaría ambiental. Ahí es donde se va a sugerir el tratamiento a seguir. La Asamblea por los Ríos, cuando se reanudó la feria, hizo un pedido de pronto despacho y el expediente ha caminado. Y ahora, hace poquito, la Provincia de La Pampa ha agregado como hecho nuevo la crisis en Casa de Piedra a su demanda que también está en la Corte.

Esa es una instancia, la judicial. La otra es el avance político que han dado el gobernador de La Pampa con la gobernadora de Río Negro, pidiendo que se haga la reunión del Consejo de Gobierno del COIRCO, que está presidido por el ministro del Interior e integrado por los gobernadores, para justamente pedir la aplicación del estudio de impacto ambiental regional y a su vez impedir que se sigan liberando fondos para la licitación de la presa de Portezuelo.

FUENTE: Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario