Internacionales | montaña rusa | abuelo | estadounidense

Construyó una montaña rusa en el patio de su casa

Construyó una montaña rusa en el patio de su casa y el primero en subirse fue su abuelo.

Un joven estadounidense realizó esta obra de ingeniería para cumplir su sueño desde los 8 años y sobrellevar el aislamiento obligatorio en familia. El proyecto le demandó más de cuatro meses de trabajo y mucha madera.

Un joven estudiante de ingeniería estadounidense de 20 años construyó una montaña rusa en el jardín de su casa junto con su abuelo, para poder disfrutar de la cuarentena y cumplir finalmente su sueño desde que era chico.

El proyecto lo inició Elliot Ryan en abril, cuando fue a visitar a sus abuelos al inicio del aislamiento obligatorio. De esta forma, el joven pensó que debía pasar mucho tiempo en la casa de ellos y por lo tanto, decidió aprovechar el confinamiento y así poder cumplir con su fantasía de niño.

Elliot aseguró que quería construir una montaña rusa “desde que tenía 8 o 9 años". "Mi hermano más chico recordó esa idea durante la cuarentena y pensé, ‘¿por qué no?’ Sería un regalo genial para mi abuelo”, señaló el joven.

MIRÁ EL VIDEO:

Embed

Luego de que el muchacho estudiara la manera de armarla, hizo los planos y colocó el primer listón de madera, finalmente terminó el asombroso juego hace unas semanas atrás y con él logró entusiasmar a toda la familia. Para poder construirla, Ryan se basó en su conocimiento de ingeniería civil y así pudo ensamblar la montaña rusa que está hecha completamente de madera.

La felicidad de su abuelo le costó 1500 dólares

El primero en subirse fue su abuelo de 83 años, quien esperó cuatro meses para poder disfrutar de este ingenioso divertimento. A su edad, aún se siente joven y lleno de proyectos. Es por eso que, para el año que viene, planea ampliar el juego de su jardín con la ayuda de sus nietos.

Ryan decidió filmar el acontecimiento en vídeo, subirlo a las redes y volver viral a su abuelo, que mostraba su cara de felicidad en todo momento. “Fue muy emocionante”, expresó el abuelo luego de probarla. “Desde luego, la montaña rusa ha traído momentos muy buenos y divertidos a nuestras vidas”.

Dejá tu comentario