Provinciales | Martín Guzmán | Santa Rosa | economía

"Todo el esquema de políticas macroeconómicas apunta a mejorar las condiciones de vida de la gente", indicó Martín Guzmán

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dialogó con La Reforma, durante su paso por la ciudad capitalina.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, tuvo una jornada intensa en Santa Rosa: se reunió con empresarios locales por la mañana, escuchó –y respondió- planteos de otros por la tarde, y brindó una conferencia pública en la UNLPam acerca de la situación económica pasada, presente y futura del país.

Luego de todo el derrotero se hizo un tiempo para hablar de sus sensaciones y las convicciones que orientan la gestión que lleva adelante, sobre la que se mostró optimista, aunque siempre dejando en claro que el éxito final dependerá de la concreción de las históricamente mentadas “políticas de Estado”, algo sobre lo que los argentinos “tenemos que aprender”.

- ¿Qué balance hace del encuentro con los empresarios pampeanos?

- Vi un panorama de crecimiento, de oportunidades. Un conjunto de empresarios con compromiso de crecer y generar trabajo. Y una gestión muy ordenada: La Pampa tiene una situación ordenada y eso genera condiciones más apropiadas para el desarrollo de la provincia.

-El Estado apunta al control de precios, pero en los últimos meses hubo aumentos de las naftas, que se traducen en aumentos en los productos. Eso va contra el intento de controlar la inflación.

-El objetivo es continuar haciendo que descienda la inflación, pero hay que hacerlo a una velocidad factible y consistente, manteniendo equilibrios. Dentro de esos equilibrios hay que garantizar incentivos y condiciones adecuadas para la producción. En los combustibles se ha visto un proceso de normalización en el precio, del cual queda un tramo por recorrer. Y es importante para que el país potencie la producción energética y no vuelva a enfrentar problemas en la balanza de pago producto de la falta de energía. Es muy importante el crecimiento del sector energético para sostener el crecimiento de la economía, porque a medida que crece demanda más energía.

-Se habló del consenso entre el sector público y privado, pero puntualmente, con los materiales de construcción hubo un aumento en los precios que atenta contra la obra, por ejemplo.

- La construcción está creciendo, están los números. Hubo problemas en el contexto del aumento de la brecha cambiaria, pero cuando se fue revirtiendo se fueron solucionando. Con respecto a la articulación de consensos y acuerdos y el fortalecimiento de un Estado-Nación en el que el sector público y privado vayan de la mano, es un proceso que buscamos llevar adelante. Argentina necesita reglas de juego articuladas entre el sector público y privado de una forma que propicie el desarrollo de distintos sectores de la economía y de los sectores que generan divisas. Para ello el diálogo es fundamental, para escucharse, reflexionar y, como sociedad, aprender. Esa es la línea que marca nuestro presidente y que desde el Gobierno Nacional continuaremos llevando adelante.

- Cada medida que tomaron fue atacada por representantes de distintos sectores de la economía privada.

- Tenemos un diálogo profuso con el sector privado a lo largo de todo el país. Hemos tenido reuniones con cámaras empresarias de Neuquén, Entre Ríos, Chaco, hoy acá y tomamos las medidas que consideramos apropiadas para cuidar a la Argentina en lo que ha sido el contexto de la pandemia. Se ha hecho un esfuerzo grande para proteger al trabajo, la producción y sectores vulnerables de nuestra economía y se han dado pasos importantes para poner a la economía argentina en el sendero de la estabilidad y el crecimiento de la generación de oportunidades. Vamos a seguir trabajando en esa línea sobre los principios que consideramos centrales para tranquilizar a la economía argentina.

- ¿Qué expectativas tiene de que finalmente se puedan sentar esas bases?

-Lo que faltó en la Argentina fueron políticas de Estado. Hubo sucesiones de políticas de Gobierno en donde ocurrieron cambios de rumbo grandes y repentinos, y eso dañó la posibilidad de establecerse sobre una tendencia bien definida, con un rumbo claro y condiciones de previsibilidad. Lo que hacemos es establecer las políticas que deben constituir pilares para la estabilización como políticas de Estado. Por ejemplo, el proceso de restaurar la sostenibilidad de la deuda pública fue una política de Estado; fortalecer la sostenibilidad de la Deuda Pública también es una política de Estado; ir resolviendo los problemas cambiarios y los efectos de la bicicleta financiera que se dio entre 2015 y 2019 es un proceso en el que se involucró al Congreso… La ciencia debe ser política de Estado, la educación, la salud también. Buscamos avanzar en la dirección de sembrar condiciones para que aquello que consideramos pilares de desarrollo permanezcan como tales y que no sea sencillo que un gobierno de turno lo pueda cambiar.

image.png
“Si construimos reglas de juego sobre entendimientos más fortalecidos habrá más previsibilidad económica y la gente se beneficiará con eso”, diagnosticó Martín Guzmán.

“Si construimos reglas de juego sobre entendimientos más fortalecidos habrá más previsibilidad económica y la gente se beneficiará con eso”, diagnosticó Martín Guzmán.

- ¿Cómo describiría el rol de la oposición en este proceso?

- El proceso de reestructuración de la deuda nos acompañó, y nos fortaleció ante el mundo. Que el mundo viese a la Argentina unida fue valioso, porque ayudó a generar un sentido común sobre lo que se necesitaba. Lo mismo vamos a buscar en otros proyectos claves para la estabilización macroeconómica. Por supuesto que hay temas en los que hay visiones diferentes, y está bien que sea así.

- ¿Qué rol le asigna a la oposición?

- Buscamos el diálogo. Cada política económica que viene con un proyecto de ley buscamos explicar con claridad por qué lo consideramos bueno para la Argentina. Así continuaremos para generar entendimientos sobre los temas que deben ser pilares, sobre los que se requiere un consenso político y social amplio.

- ¿Argentina es un país federal?

- Argentina debe profundizar su federalismo en cuanto a la situación productiva, las oportunidades tienen que estar distribuidas de forma más equitativa en el territorio. El diálogo no se debe centralizar en Buenos Aires. La intención es hacer esto: lo que se plantea con las capitales alternas, que el presidente visite cada una de ellas; lo que estamos haciendo recorriendo con el gabinete para dialogar de forma directa con quienes invierten, producen, generan trabajo lo consideramos una parte fundamental de generar una economía con un federalismo mejor. El proceso en sí mismo importa, porque da lugar al diálogo y el diálogo genera entendimiento y aprendizajes.

- ¿Qué visión tiene de rol de los bancos en este tiempo?

- Los bancos, como cualquier agente económico, buscan maximizar retornos. Nosotros definimos las políticas públicas económicas de manera de determinar los incentivos buscando orientar el crédito a la producción, a acabar con un sistema en el cual tiene más valor la especulación financiera. De hecho, el esquema de política monetaria apuntó a una normalización de las tasas de interés, que bajaron de una forma sustancial: cuando asumimos estaba arriba del 80%. Hoy está a niveles mucho más bajos y el volumen de créditos ha crecido. Apostamos también a un desarrollo del mercado de capitales para aumentar el crecimiento de las posibilidades de financiamiento junto con un desarrollo de la política crediticia en la dirección de que haya cada vez más créditos para la producción, pero para que eso pase también tiene que haber más ahorro en la economía y eso hay que ir generándolo.

- ¿El Presupuesto 2021 se estructuró con una lógica de postpandemia?, ¿Hay margen para tomar medidas ante un agravamiento de la situación?

- El Presupuesto no se hizo con una lógica de post pandemia, sino con una lógica de una evolución de las condiciones de circulación. Las restricciones de circulación que se adoptaron al inicio de la pandemia no se van a repetir y esto se refleja en la evolución de la actividad económica, que está creciendo. Cambiaron las necesidades de política económica, y continuamos con los mismos principios de proteger a los sectores que están en una situación crítica, de manera de evitar que haya destrucción de capital y trabajo. Lo que evolucionaron son los instrumentos. Hoy el REPRO es el sistema que se utiliza para proteger a los sectores, junto con el presupuesto destinado a la inclusión social activa, que en 2021 aumentó teniendo en cuenta justamente que se vive una situación de pandemia que se va resolviendo pero que aún mantiene un margen de incertidumbre.

- ¿Qué puede esperar la gente para lo que viene?

- Todo el esquema de políticas macroeconómicas apunta a mejorar las condiciones de vida de la gente. Hay que ir dando pasos de forma consistente para que día a día le situación vaya mejorando. Lo que nosotros diseñamos es un esquema que en primer lugar apunta a la recuperación económica con generación de empleo, de creación de oportunidades con una lógica federal a lo largo de todo el territorio, contemplando a la población que está en estado de mayor vulnerabilidad para ir mejorándole sus condiciones de vida desde la asistencia, la generación de oportunidades y la construcción de infraestructura que le permitan condiciones de vida mejores. Al mismo tiempo, buscamos ir reduciendo la inflación, que obviamente es un problema. Esto hay que hacerlo con una forma que se sostenga en el tiempo, de poco serviría ir rápido y chocarse y empeorar el problema, que fue lo que ocurrió en los años previos a nuestro gobierno. Por eso planteamos reducirlo de forma gradual, pero hay un compromiso absoluto con eso. Y buscamos dar certidumbres que permanezcan en el tiempo y por eso es muy importante el diálogo con todos los sectores. Si construimos reglas de juego sobre entendimientos más fortalecidos habrá más previsibilidad económica y la gente se beneficiará con eso.

Por: Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario