Provinciales | madre | Caleufú | reclamo

Familia piquense reclama por atención deficitaria a una paciente con COVID

En una nota remitida a autoridades de Salud, reclamaron la falta de atención adecuada de profesionales médicos de Caleufú. La respuesta que aguardaban aún no ha llegado

En las últimas horas, una familia piquense elevó un reclamo por falta de atención adecuada de profesionales médicos de Caleufú. En una nota remitida a autoridades de Salud, explicaron cómo se originó la situación que están vivenciando actualmente, como consecuencia del avance de coronavirus en La Pampa.

La respuesta que aguardaban aún no ha llegado e insisten en la gravedad del hecho vivido: “Quiero poner en conocimiento la situación que estoy viviendo con mi familia. Resulta que mi marido, mi hijo de 5 años y yo, dimos positivo de Covid-19 y lamentablemente estuve en contacto con mi madre, quien vive en la localidad de Caleufú”, indicó Yésica Ramírez en la misiva escrita.

La mujer y el niño viajaron hasta la localidad mencionada con el objeto de compartir con su progenitora el Día de la Madre, una fecha que había sido habilitada por el gobernador Sergio Ziliotto, en el marco de la Fase 2. “Ése sábado tuve síntomas relacionados con la enfermedad, por lo que mi marido fue a buscarme”, indicó.

Tras la comunicación con Epidemiología, el domingo 18 por la mañana fueron sometidos a los hisopados correspondientes en el Hospital Gobernador Centeno y por la tarde recibieron la noticia que jamás habrían querido oír: resultaron, los tres, positivos para esta enfermedad.

“Inmediatamente, hicimos los llamados necesarios a nuestros familiares de Caleufú para que se aislen y me comuniqué con la directora del hospital, quien es la doctora Anabella Penengo. Ella me informó que está de licencia, pero sin importar eso y con buena predisposición, llamó a quien estaba entonces de guardia en el hospital, para que inicie el protocolo correspondiente”, apuntó.

Según la denunciante, pretendió no hacer público su malestar en un primer momento aunque decidió finalmente lo contrario. En su relato, manifestó que su madre recibió destratos y mala atención por parte de la profesional que se encargaría de su cuidado, una vez que la paciente había comenzado a padecer los síntomas propios de la enfermedad.

“Estando aislada, la hisoparon y dio positivo. Le dijeron, al momento del test, que tenía que ir caminando, ya que ella no tiene medios de movilidad, y llamaron a la comisaría para que el móvil policial fuera acompañándola, pero sin personal de Salud”, explicó la mujer en el escrito presentado.

Con el avance de los días la mujer, adulta mayor, comenzó a sentir cómo los síntomas que la afectaron en un principio fueron agudizándose. “Reiteradamente se llamó a la doctora de guardia para ponerla en conocimiento que mi madre estaba con fiebre de 39 grados. No sólo eso, sino que también estaba con muchos vómitos, no comía nada, no toleraba la medicación ni el agua que estaba tomando. Para esto le dieron medicación y la profesional le manifestó que no podía hacer nada a menos que tuviera problemas para respirar”, afirma.

“Mi madre, hoy 27 de octubre, sigue en la misma situación y con los mismos síntomas. Mi hermana, embarazada y también positiva para COVID, volvió a comunicarse con la encargada y telefónicamente supuso que tenía deshidratación”, reclamó. Así fue que en esta oportunidad sí habrían hecho uso de la ambulancia para trasladarla.

En menos de una hora, indica, le dieron suero y la enviaron nuevamente a su domicilio, aunque tomaron conocimiento que el día 28 sería trasladada al Hospital Gobernador Centeno de General Pico. Explicó, Yésica, que en el nosocomio local sí recibió la atención adecuada y se mostraron conforme con ello.

Dejá tu comentario