LA PROVINCIA | Bloque FREJUPA | Concejo Deliberante | General Pico | personas trans

Lucha por la inclusión laboral trans: "Estamos seguros de que vamos a lograr el cambio"

Yasmín Avalo y Martín Clavero, de 22 y 18 años, dialogaron ayer con La Reforma luego de visitar recientemente la presidencia del Concejo Deliberante tras el esperado ingreso de proyecto de ordenanza que promueve la inclusión e integración laboral para las personas trans.

Yasmín Avalo y Martín Clavero, de 22 y 18 años, dialogaron ayer con La Reforma luego de visitar recientemente la presidencia del Concejo Deliberante tras el esperado ingreso de proyecto de ordenanza que promueve la inclusión e integración laboral para las personas trans. “Nuestra necesidad por trabajar es ahora”, sostuvo.

Este ingreso de proyecto de ordenanza fue presentado como iniciativa del bloque Frente Justicialista Pampeano, con el objetivo de promover la inclusión e integración laboral para personas trans (denominación que incluye travestis, transexuales y transgénero).

El FreJuPa pretende que esta normativa sea un primer paso para generar condiciones materiales y culturales, que garanticen la inclusión laboral de este colectivo, siendo el Estado mismo quien asuma la obligatoriedad de la inclusión de las personas trans, en su planta de trabajadores y trabajadoras.

La concejala Alicia Campo, presidenta de la Comisión de Géneros y Diversidad, había destacado ante este medio que “esto tiene que ver con una deuda pendiente con un sector de la sociedad que espera que sus derechos sean por lo menos considerados en equidad. Para tener un trabajo digno remunerado, una obra social, una jubilación”, y había añadido que “si bien a nivel nacional hay siete proyectos de ley que están en tratamiento, va mucho más allá, porque si en algún momento saliera aprobada, invita a los privados a adherir. Cuando salga la ley tendremos que trabajar al respecto”.

Y sobre este trabajo se refirieron Yasmín y Martín, quienes comenzaron relatando ante la cronista de La Reforma que “este es un proyecto que veníamos trabajando desde el 2018, lo estábamos tratando en Santa Rosa, porque estuve participando desde la UNLPam”, dijo Yas.

Cuando empezó con esta causa, la joven contó que se dirigió al municipio pero “tuvimos muchos inconvenientes”, pero luego añadió que recientemente “hubo concejales que me contactaron, como Ariel Reinhard, con quien nos vamos manteniendo en contacto por whastapp”, reconoció, antes de llegar a este encuentro presencial del que también participó el presidente del Concejo Deliberante, Daniel López, y otros ediles del bloque FREJUPA.

Sobre este encuentro, los entrevistados adelantaron que sintieron mucho interés por parte de las autoridades del Concejo. “Nos sentimos muy conformes, nos sentimos parte de todo esto. La verdad es que notamos mucho interés, porque además de hablar del proyecto de inclusión y ordenanza del cupo laboral trans, también pudimos hablar de nuestras experiencias vividas y de cómo era nuestra vida anteriormente siendo personas trans en el colegio, como por ejemplo también en nuestras experiencias laborales. Hubo muchos resultados positivos y estamos seguros de que vamos a lograr el cambio”, remarcó.

Orgullo

Tanto Yasmín como Martín se mostraron orgullosos por poder ser parte de esta lucha que los identifica en la ciudad. “Siento mucho orgullo y también responsabilidad por representar a cada una de las chicas trans y travestis que están en la comunidad, no solamente por una inclusión laboral sino también por nuestros derechos que vienen siendo vulnerados tanto tiempo”, dijo Yas.

“Hablamos de la inclusión en la sociedad, de esos hábitos que ya deberían ser parte de todos y todas. Hay mucha mente cerrada, y todos están pendientes del ‘qué dirán’ al contratar para un trabajo a una chica trans”, consideró.

Y señaló que “nuestra necesidad por trabajar es ahora, para tener un trabajo estable, en blanco, poder tener una obra social, poder acceder a los medicamentos, tener un tratamiento hormonal efectivo, controlado, conseguir derechos como poder acceder a una vivienda digna o acceder a cualquier requisito al igual que todas las personas”.

Por su parte, Martín expresó también su orgullo “por pertenecer a esta lucha dentro de la comunidad. Yo tuve y tengo la posibilidad de tener un tratamiento, también tuve mi cirugía en Pico, y me gustaría que todas las personas de la comunidad sepan que pueden acceder a lo mismo, de manera gratuita. El cupo es un derecho que todo el colectivo debería tener, porque somos personas al igual que el resto”, deslindó.

Desconocimiento

Tanto Yas como Tincho, los entrevistados, reconocieron un “desconocimiento” por parte de los estamentos locales, como también de los profesionales de la salud. No generalizaron, pero dieron a conocer las experiencias de cada uno al intentar acceder a sus beneficios amparados por la Ley de Identidad de Género.

“Tuve que presentar la ley de identidad de género en el hospital Gobernador Centeno porque no estaban informados sobre la transición y tratamiento hormonal, por lo cual tuve que presentarlo para que pudieran cubrirme el tratamiento”, explicó Yasmín.

Asimismo, Martín indicó que “cuando comencé a solicitar el tratamiento de las hormonas, lo hice a través de la obra social por el trabajo de mi papá. Tuvimos que presentar la ley de identidad de género para recibir las hormonas al ciento por ciento gratuitas. Empecé a comprarlas mientras esperaba una respuesta desde Santa Rosa, y cuando me lo aprobaron, justo mi papá cambió de obra social y tuve que cambiar todos los papeles. La respuesta tardó porque una mujer en la capital con poca información no quería firmarme el papel, decía que no entendía. Después de lucharla, lo conseguimos, y así me encontré con María Eugenia Salto, la cirujana que me realizó la mastectomía. Estos trámites para la operación también fueron con la ley debajo del brazo, porque tenía que ser gratuita”, sostuvo.

En líneas generales, agregaron que “acá en General Pico falta información sobre el tema de identidad de genero, con respecto a la ley, tanto así como el tratamiento hormonal o cirugías, en los ámbitos endocrinólogos no saben mucho sobre el tratamiento, asimismo no hay profesionales que accedan a realizar estudios como ginecología o endocrinología. Sí hay gente que se interesa en la cuestión, como ésta médica que indicamos que le hizo la cirugía a Martín. Ella sí está interesada en el tema, sabe mucho, se informó sobre la cuestión. Hay gente que se preocupa y ocupa del tema, como otras que desconocen y no quieren atender a las personas trans”.

Por último, y bajo la misma premisa, destacaron “a los profesionales que se están encargando de nuestros tratamientos, que nos atienden en General Pico, por lo cual no es necesario que viajemos a Buenos Aires para realizar los estudios necesarios. Estamos agradecidos con Carlos Vigovich, mi médico –dijo Yasmín-, y con María de los Ángeles Ruffini, la doctora de Martín”, finalizaron.

Sin dudas, ambos jóvenes son referentes de esta lucha en la ciudad, son el ejemplo de que se puede ir tras los sueños y las ganas de ser las personas que quieren ser. Si bien esta lucha no debería existir, ambos esperan que se decrete y estipule un cupo laboral para las personas trans y que dejen de vulnerarse los derechos que como personas deberían tener adquiridos, naturalmente.

Dejá tu comentario