Provinciales | Facultad de Ingeniería

"Los estudiantes universitarios son privilegiados"

En la mañana de ayer se celebró la apertura del ciclo estudiantil en la Facultad de Ingeniería y el decano de la misma, Hernán Prieto encabezó el acto en cuestión. Más de 150 jóvenes se han inscripto y aún los estudiantes pueden anotarse.

El comienzo de clases significa un nuevo desafío para muchos, sobre todo para aquellos que deben dar el salto de nivel educativo. El mayor impulso lo deben dar quienes terminan el secundario y deciden incursionar en alguna carrera para incorporar los conocimientos pertinentes que los formarán como profesionales.

La Facultad de Ingeniería recibió en el día de ayer a los más de 150 estudiantes que se han inscripto en las distintas opciones que ofrece esta casa de estudios. Allí estuvieron presentes las autoridades, entre las que se encontraron el decano Hernán Prieto; Carlos Parodi, vicedecano; Gustavo Peironet, secretario académico, el Área de Ambientación Universitaria y la de Relaciones Institucionales, que se presentaron ante los estudiantes que llegan no sólo de General Pico, sino también de la región.

El acto formal comenzó a la hora 08:30, con la presentación de las seis opciones estudiantiles que ofrece este establecimiento educativo. Esto no significa un límite puesto que los interesados aún pueden anotarse durante el transcurso de la presente semana y la próxima.

En diálogo con diario La Reforma, el decano mencionó: “Empezamos el ciclo lectivo con el primer módulo que es la asignatura preliminar de Matemática, que se desarrolla durante todas las mañanas del mes de febrero. Esto constituye un ciclo de nivelación obligatorio, que debe ser acreditado a fines de mes en un examen”, comenzó.

Afirmó fue una ‘interesante’ jornada de inicio en la cual se les explicó a los jóvenes qué es lo que se pretende de ellos como ingresantes. Además, se plantearon cuestiones referidas a la ambientación, de la burocracia respecto a la documentación por entregar y demás situaciones referidas al contexto de estudio y convivencia en la Facultad.

Como autoridad de la institución, se dirigió a los jóvenes con un mensaje de bienvenida: “Consistió en plantear que todos los que están sentados allí son privilegiados y, además, que se puede concretar una carrera universitaria, que no es imposible. El que le diga que es difícil y que no se puede, que no le crea”, manifestó.

En otro tramo del discurso, Prieto refirió a la dificultad de la carrera y cómo se debe abordarla: “Tiene su complejidad, como todas, aunque en este caso tal vez un poquito más que el resto”, aseguró. Afirmó que se requiere de ciertas aptitudes para poder afrontarla correctamente.

“Se requiere de tres cuestiones que hay que poner en juego: entender que una carrera es un proceso largo, muy largo, al menos seis años. Por otra parte, requiere de un esfuerzo sistémico deliberado y unas cuantas horas de estudio, sin lo cual no se puede realizar una carrera, muchas más que las del secundario. En última instancia, que seguramente habrá muchas frustraciones, pero que hay que superarlas y volverse a levantar”, apuntó.

Con experiencia en el sector educativo, afirmó que con la cumplimentación de estas tres referencias avanzarán satisfactoriamente en sus estudios. En este sentido, insistió en que los nuevos estudiantes no deben dejarse ganar por aquellos que les aseguran se trata de un objetivo complejo.

Intercambio y conclusiones

El decano aseguró que habitualmente, en cada acto de apertura realiza diferentes consultas a los estudiantes para conocer con qué panorama se encontrarán tanto las autoridades y profesores, como los universitarios. De allí se logran resultados que generan cierta preocupación.

Allí se les consultó cuánto tiempo les dedicaban al estudio en el nivel secundario. “Varios respondieron que por día no les dedicaban nada de tiempo, simplemente leían media hora antes del examen que tenían que afrontar. Esto nos muestra que algo está pasando, que por más que haya buenos contenidos si no hay exigencia, no se puede estudiar treinta minutos antes”, añadió.

El directivo se mostró preocupado y respondió al estudiantado que las “horas cola silla son fundamentales”. Así es que afirmó que ante cada hora en la facultad, se debe duplicar el tiempo de estudio para lograr internalizar y comprender correctamente los contenidos de cada materia.

“Se debe aplicar una carga horaria de no menos de diez horas por día, sino no se puede hacer una carrera en tiempo y en forma. Claramente, el tiempo dedicado en el Secundario no basta para este nivel, pero es algo que se viene manifestando desde hace varios años”, destacó.

Abandono

Sin lugar a dudas que lo mencionado por Prieto en relación a las horas de estudio genera gran preocupación, sobre todo por las consecuencias que ello puede tener para los alumnos. No todos se adaptan rápidamente al aumento de exigencia ni tampoco en los tiempos adecuados.

“Un motivo de deserción es, básicamente, no poder sostener el ritmo de estudio para poder sobrellevar una asignatura que requiere una carga sistémica diaria para llegar a comprender los contenidos. Aún así, en muchos casos les cuesta porque la brecha es muy grande y se nota”, sostuvo.

Afirmó no se trata de capacidad, sino de un hábito que no han arrastrado en su escolaridad, sumado a la falta de perseverancia y la voluntad para poder resolver la problemática teórica o práctica. “El mensaje fue bien recibido. No fue un discurso pesimista, sino todo lo contrario”, mencionó.

Trazó, entonces, una analogía con el trabajo de los progenitores que dedican muchas horas a su trabajo para cumplir responsablemente con sus obligaciones diarias. “No se trata de asustarlos, sino de mostrarles la realidad tal cual es”, concluyó.

Ingreso

La cifra de 150 ingresantes ha resultado similar a la de años anteriores, explicó el directivo extrañado por la imposibilidad de aumentarlo cada año. Pese a ello, están abocados a que quienes tienen dificultades en la aprobación de distintas materias no dejen de lado sus estudios.

“Hacemos un gran esfuerzo por la retención con calidad. Hemos implementado desde el año 2015 el ciclo nivelador de un mes, pero quien no lo supere pueda tener un recursado de estos contenidos durante el primer cuatrimestre. Sumado a ello, un redictado Álgebra en los segundos seis meses para que el alumno no pierda la chance de seguir y permanecer”, dijo.

Pero todo ello no es lo único puesto que además han optado por incluir la nivelación preuniversitaria en el mes de diciembre, por lo que los ingresantes pueden llevarla a cabo con anterioridad. En el caso que no concluyan satisfactoriamente, la podrán repetir en el mes de febrero.

Reconocimiento

Consultado por la preponderancia de la Universidad de La Pampa pero, sobre todo, por la Facultad de Ingeniería, sostuvo: “Tal vez no sea yo quien lo tenga que decir, pero nosotros creemos pero nos sabe llegar a través de nuestros graduados que está bien posicionada a nivel local y regional”, indicó.

Por otra parte, valoró la alianza con el Instituto Balseiro desde hace más de 20 años: “A través de esta mancomunión, los alumnos de Ingeniería Mecánica pueden hacer automatización industrial allí, por lo que no se puede discutir su nivel de referencia no sólo en Argentina sino en el mundo”, valoró.

Por último, indicó que hacen un esfuerzo para poder elevar la calidad de aprendizaje del estudiantado: “Estamos trabajando en la base del conocimiento para poder transitar por dicho establecimiento. Le damos herramientas a los alumnos para que sigan aprendiendo en su profesión y eso significa tener buenas asignaturas de base para que le permita aprender herramientas específicas con mayor velocidad”, concluyó.

Dejá tu comentario