Internacionales | Chile | oleada de protestas

Las barricadas, primer 'obstáculo' a la circulación en el lunes de protestas en Chile

Las barricadas dispuestas por los manifestantes eran la muestra de protesta en distintos barrios de Santiago de Chile, donde se inició hoy el 'súper lunes' de protestas.

Están convocadas marchas y concentraciones callejeras en todo el país, con las que los manifestantes chilenos exigen cambios económicos e institucionales contundentes. Es otro capítulo de una ola de reclamos masivos que ya dejó 23 muertos y miles de detenidos y heridos.

Los 'obstáculos' callejeros ya provocaron congestiones de tránsito y desvíos en los servicio de transporte en Valparaíso y Viña del Mar. En Santiago se armó una caravana de taxis que desde tres puntos de encuentro de aquella capital se desplazaban hacia el centro para exigir la renuncia de la ministra de Transportes, Gloria Hutt.

Las protestas, que arrancaron a mediados de octubre por la suba del transporte público y ahora además reclaman una nueva Constitución, contemplaban también para este lunes una concentración en la plaza de los Tribunales de Justicia.

La presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, aseguró el domingo que los afiliados a ese sindicato tienen claro que 'en la medida en que no haya presión, hay una agenda del Gobierno que va a seguir avanzando' y está 'en las antípodas de las demandas que el pueblo chileno está exigiendo en las calles'.

La vocera de la Coordinadora No+AFP (grupo que rechaza el sistema de capitalización que manejan las administradoras privadas de fondos de jubilación), Carolina Espinoza, sostuvo que 'el Gobierno le pone el acelerador a una batería de proyectos, todos contrarios a derechos y profundizando las políticas neoliberales'.

Las dirigentes destacaron también que permanecerán activos los más de 300 ‘cabildos‘ abiertos en todo el país, en los que aseguraron que participaron más de 10.000 personas en 73 comunas (municipios).

Mientras crece la demanda por una nueva Constitución que reemplaza la instaurada en 1980 por la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), en el oficialismo hay voces que rechazan la necesidad de reformarla, según indica una crónica publicada del diario argentino Uno. Otros, como el diputado de la oficialista Union Democrática Independiente, Issa Kort, no desechan la idea, aunque defienden que la reforma se haga en el Congreso Nacional y no mediante una Asamblea Constituyente.

Dejá tu comentario