Provinciales |

La teoría de Einstein es relativa

Albert Einstein formuló su teoría de la relatividad en el año en que se fundaba General Pico sin tener seguramente conocimiento de la existencia de nuestro pueblo. O sea que si no nos tuvo en cuenta, su hallazgo fue de relativa importancia.

Con esa teoría determinó que tanto el tiempo como el espacio son una variable y no una constante como hasta entonces se creía.

A partir de aquello muchas personas llegaron a la conclusión que no solo la relación espacio- tiempo es indeterminada sino que también lo son los fenómenos humanos, las cuestiones sociales, las estadísticas, las teorías políticas, la ley del off side, la felicidad, el amor y cuanto creíamos de valor absoluto.

O sea que nos quedó la idea de que todo lo que hay en el mundo es relativo y algunos le echaron a Einstein la culpa de esto... aunque relativamente.

Cuando yo era chico y vivía en el Barrio Este, sumé algunas dudas a la incertidumbre generalizada. Nunca acepté por ejemplo que mi casa estuviera “del otro lado de las vías” pues para mí se encontraba “de este lado de las vías”, del lado mío, y que la estación ferroviaria estaba en el otro ¿Y quién puede decir a ciencia cierta cuál es uno y cuál el otro?

Ocurre que cada cual juzga las cosas a partir de su egocentrismo y que por lo tanto las califica según la distancia que separa esas cosas de la propia circunstancia. Desde la subjetividad nosotros somos el centro o el eje de la vida y los demás la periferia.

Otra disyuntiva fue la de aceptar que los argentinos estemos ubicados en el fin del mundo o sostener por el contrario que aquí es donde comienza el mundo. Luego deseché ambas opciones, ya que siendo este planeta más o menos redondo, geométricamente no tiene un principio ni un final.

Por lo mismo nadie puede tampoco decir si estamos lejos de los demás o si los demás están lejos de nosotros, ni que lo que mata es “la calor” cuando hay tanta gente que se muere de frío. Los porteños por ejemplo cuando deciden viajar al interior dicen que se van afuera y esto es porque piensan que Buenos Aires es el punto justo del equilibrio y que los provincianos nos caemos del mapa.

Según una creencia pueblerina cuando después de un tiempo alguien acusó al mítico peluquero ‘Oreja’ de haberle cortado mal el pelo, él alegó que a su cliente le crecía desparejo.

Uno de mis hijos me decía que el enano más alto del mundo es un gigante y que el gigante más bajo es un enano.

Los médicos llaman pacientes a los enfermos mientras estos aguardan impacientes a ser atendidos. Desde que existe el ‘pago fácil’ los pagos de la gente se han vuelto más difíciles.

Observando con atención encontraremos millones de otros ejemplos para demostrar que nada es preciso y que todo es relativo. Y así debe haber sido desde que la gallina pusiera el primer huevo o desde que el huevo diera lugar a la primera gallina.

Dejá tu comentario