POLICIALES | Justicia | coronavirus | La Pampa | Poder Judicial

La Justicia pampeana autorizó a magistrados, funcionarios y empleados a trabajar desde sus hogares

El Superior Tribunal de Justicia, en el marco de la máxima alerta sanitaria declarada en la Provincia de La Pampa, aprobó hoy una serie de disposiciones para “preservar la salud de los integrantes del Poder Judicial y de las personas que concurren a los edificios judiciales” frente a la pandemia del coronavirus.

Para ello tuvo en cuenta especialmente las recomendaciones emanadas del decreto 564 del Poder Ejecutivo Provincial sobre la toma de medidas necesarias para disminuir la presencia de personal en dependencias oficiales.

Esas disposiciones forman parte de varias resoluciones concatenadas que el STJ viene adoptando en los últimos días, en consonancia con las medidas adoptadas por el PEP, aunque adaptadas a sus propias particularidades.

Así, dispuso la continuidad de “los procesos penales, contravencionales y de ejecución penal, sin suspensión de plazos procesales”, ajustados a ciertas “pautas de emergencia”, aunque “sin recurrir a una feria judicial que paralice los procesos”.

En tal sentido se autorizó a los magistrados, funcionarios y empleados de esos fueros a trabajar a distancia desde sus hogares. Esto puede ser posible porque el Poder Judicial tiene un avanzado sistema informático de gestión de legajos penales denominado Sigelp, lo que permitió que oportunamente La Pampa fuera la primera provincia en llegar a un proceso total de despapelización en lo penal.

El texto dejó claramente establecido que “los magistrados, funcionarios y empleados que cumplan funciones desde el hogar deberán permanecer en sus domicilios, con fines de aislamiento y pendientes de los requerimientos de Oficina Judicial”.

Por ello añadió que “las Oficinas Judiciales, con el apoyo de la Secretaría Técnica, diseñarán un sistema de trabajo desde el hogar para los empleados judiciales, determinándose guardias pasivas para la convocatoria de urgencia, así como el establecimiento de horarios durante los cuales deberán estar conectados al Sigelp o a otros medios de comunicación para recibir instrucciones de funcionarios y magistrados”. También que “diseñarán un cronograma de presencias en los edificios judiciales y de guardias pasivas de los jueces de control y de audiencia”.

Por otra parte, siempre en este marco de “pautas de emergencia”, y aprovechando que la política institucional del STJ ha sido la de ir incorporando paulatinamente nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) a los procesos judiciales, se permitirá el uso del sistema de videoconferencias para las audiencias con partes en distinta circunscripción y para consultar a imputados y víctimas en juicios abreviados.

Además se remarcó expresamente que podrán utilizarse “aplicaciones de telefonía móvil, o cualquier otro medio tecnológico que garantice la comunicación a distancia, y que permita al juez tener una opinión valedera” de los involucrados en los legajos.

Con respecto a las personas detenidas, el acuerdo establece que, se evitarán los traslados “en la medida de lo posible”.

Otras medidas adoptadas fueron que no se suspenderán los juicios ya iniciados; que se podrán suspender o reprogramar audiencias “con el fin de limitar la circulación y aglomeración de personas” siempre y cuando no haya detenidos; que habrá una prohibición total del público a las audiencias, y que la Procuración General deberá instrumentar, en su ámbito, un sistema análogo de gestión de legajos penales.

Finalmente, con relación a los fueros no penales, si bien su sistema informático de gestión está muy avanzado e implementado en forma parcial, como aún no abarca a todos los operadores, el STJ resolvió suspender los plazos procesales desde mañana miércoles y hasta el viernes inclusive.

Dejá tu comentario