Provinciales |

La importancia del cuidado de la piel durante todo el año

El verano llegó y es ahora donde todos se empiezan a preocupar por tener un buen protector solar, o por conocer cuáles son las mejores maneras de cuidar la piel.

Pero, ¿sabía usted que el protector solar debe colocarse incluso en invierno, todos los días? ¿Y sabía también que se debe renovar cada media hora?. ¿Conocía la existencia de ropa con protección de rayos UV?. Para informar acerca de todas estas preguntas, La Reforma dialogó con la dermatóloga Romina Andreoni.

La especialista explicó sobre los cuidados y derribó algunos mitos que rondan en torno a la piel. En principio, y para comenzar esta nota, la entrevistada remarcó la importancia del uso del protector solar, no solo en verano, ni cuando nos vamos de vacaciones.

Es fundamental que éste se aplique todos los días, todo el año, y renovarlo cada dos horas. Se debe aplicar además, media hora antes de salir a la exposición solar, y en verano su renovación implica repetir más veces, teniendo en cuenta que uno se sumerge al agua en una pileta, en un río o en el mar. En tanto, esta información es válida también al hacer actividad física donde la sudoración hace que el protector se evapore más rápidamente.

Los factores de protección más recomendados por la dermatóloga son factor 30 o 50, dependiendo del tipo de piel y su pigmentación. Consultada sobre la diferencia entre estas numeraciones, respondió que “la diferencia la hace uno cuando se coloca cada dos horas, porque no es lo mismo que colocárselo una sola vez y no repetirlo. Los elegimos en base al color de piel. Los fototipos que son más claros tienen que usar factor 50 y los que son tes de piel mas mate o más morenos, con un factor 30 está bien”.

“Después también para la elección del protector social se tiene en cuenta si tiene algún antecedente de cáncer de piel, o algún otro tipo de problema como la rocasea, o si tiene mucho foto daño. Por ejemplo, la gente que trabaja al aire libre a veces sufre de lesiones por el sol, y hay que elegir factor de protección más altos que lo común”, detalló.

Cabe acotar que además de la protección solar, se debe tener en cuenta como una opción para proteger la piel, los llamados medios físicos. En primer lugar, existen prendas que evitan el paso de los rayos UV, o bien optar por colores más oscuros de ropa. Además esto debe ir acompañado por algún tipo de sombrero o gorras y con eso se completaría el cuadro ideal para evitar cualquier lesión solar.

Sobre la influencia del color de la ropa en la protección de la piel, la especialista explicó que todo depende de la fibra de la cual esté compuesta la tela de la prenda. Es decir, alguna vestimenta puede tener las fibras más cerradas, como es el caso de la lycra, y esto ayuda a que los rayos no traspasen. En el caso de las telas como el jean o el algodón, al estar las fibras un poco más abiertas, ayudan menos en esa protección.

“Convienen más los colores oscuros para proteger más del sol que los claros porque la tela oscura absorbe los rayos entonces no pasa tanto para la piel. Con los claros ocurre lo contrario. Igualmente por más de que uno se ponga ropa con protección UV, hay que ponerse protector solar igualmente”, recalcó.

Un dato para destacar, y no menos importante, es que en los días nublados o de lluvia, el sol emite los rayos a un 80% por lo que también es importante cuidarse de ello con el uso del protector solar, o los medios físicos antes mencionados.

Enfermedades por el sol

En este punto, la especialista describió algunas que son las más comunes. En primer lugar enumeró las quemaduras solares, clásicas cuando la exposición al sol es de muchas horas. En este punto hizo hincapié en que el uso del protector solar no evita el bronceado, sino que elimina los rayos más cancerígenos y que la piel se ponga roja y se queme. “Cuando pasa esto ultimo, quiere decir que se están dañando las células y eso es acumulativo y son los daños acumulativos que a lo largo de la vida puede llevar a una lesión por el sol”, apuntó.

También, a causa de estas quemaduras se pueden ocasionar ampollas en la piel, que luego dejan manchas y eso indica un severo daño en las células. Hay quienes también son propensos a enfermedades por el solo hecho de estar expuestos al sol ‘pero eso es muy particular de cada persona, no pasa en todos’. “Lo otro que se ve en esta época también es la Fito foto dermatosis que es por la exposición al aire libre y hay ciertas plantas que hacen una reacción química con el sol, que genera lesiones lineales en la piel de las personas. Eso es una reacción del componente que tiene la planta con el sol. La planta más frecuente que genera eso es la ruda”, sintetizó.

Ante un posible caso de quemadura por el sol en la piel se deben tomar algunas medidas. En primer lugar no exponerse más al sol, si es una zona pequeña se puede ayudar a desinflamar con paños fríos. También, la dermatóloga recomienda colocar crema humectante y consultar a un especialista ya que son ellos quienes tienen algunas herramientas para ayudar a curar la lesión más rápidamente.

¿Sirven las sombrillas para proteger la piel del sol?

Ante esta pregunta, cabe aclarar que la sombrilla se encuentra dentro de la clasificación de los medios físicos que ayudan a repeler los rayos solares. “Es importante en una playa porque prácticamente no hay sombra. Lo mismo pasa con las carpas. En los horarios pico que son entre las 10:00 y las 16:00 uno no debe estar al sol. Como eso en las vacaciones no se cumple por lo menos con la sombrilla se puede mantener en la sombra”.

“También hay que tener en cuenta que lo ideal es que antes de que empiece el verano, hay que ir a hacerse un chequeo de los lunares. Para eso hay una campaña todos los años del cáncer de piel en noviembre, o sino es ideal acercarse a un dermatólogo para realizar un control. Después de esta época es cuando pueden aparecer nuevos lunares”, destacó.

La profesional además remarcó la importancia de que los niños menores de seis meses no se deben exponer al sol, y que lo ideal es que los mayores de seis meses tampoco. Aunque, en este último grupo, se les puede aplicar protector en las zonas de brazos, o piernas y tener en cuenta que para ellos vienen protectores específicos.

Por último, la dermatóloga Andreone recordó que el bronceado, en realidad es una señal de la piel que indica que está siendo dañada por el sol. “El cuerpo activó una respuesta en defensa de ese sol cuando toma ese color, no es algo bueno. El cuerpo recibió rayos y se está defendiendo del daño en las células”, cerró.

Dejá tu comentario