DEPORTE | Deporte | Fútbol | Fútbol Argentino

La evangelización en el fútbol

Por Miguel Busso - Revisando o detallando los términos que uno ha utilizado en infinidad de crónicas futboleras, se da cuenta como nos hemos repetido en términos que originalmente uno los leyó o los escuchó pronunciar en escritos bíblicos, sermones o simples menciones religiosas.

Exagerado o no, hemos empleado términos como “templo” para hablar de un lugar donde se juega al fútbol, o definir como deporte sagrado al que es más popular de todos, hasta endiosar a los grandes referentes de la camiseta que uno es hincha, del país que representa a nivel mundial.

“La mano de Dios” es una frase que no necesita mayores explicaciones a lo que nos estamos referenciando. Y si de expresiones de grandes escritores se trata, la del uruguayo Eduardo Galeno al definir al fútbol como “la única religión que no tiene ateos”….

A donde vamos con esta introducción, a una simple observación de cronista deportivo en nuestras canchas. Esas que hoy están desiertas, que esperan el regreso de los protagonistas al campo de juego y los hinchas a las tribunas.

Y cuando digo, nuestras canchas, me refiero a la de los clubes piqueneses, pampeanos y no mucho más allá en la distancia.

¿Qué nos llama la atención?, las expresiones de fe que hacen los futbolistas. Las que van más allá de lo que se puede definir como cabulero (pisar la cancha con el pie derecho, persignarse, utilizar el mismo calzoncillo o ver los técnicos la misma campera en una racha ganadora). Esos actos paganos o no, desde que uno es observador del antes, durante y después de un partido de fútbol, siempre existió.

Ahora las expresiones de fe que uno nota en individualidades de diferentes planteles son más contundentes, visibles.

Y sin ir muy lejos en el archivo de nuestro diario, los habituales lectores del ABC deportivo, recordarán el título de una nota a un delantero de Costa (Gutiérrez), que había hecho tres goles en el partido que acababa de ganar su equipo y en su primera frase sobre su notable actuación la expresión fue “se hizo la voluntad de Dios”, relegando la expresión típica futbolera, las virtudes de un goleador, las particularidades del trámite del juego o lo fortuito que puede haber en todo esto.

Y así podemos traer otras imágenes de jugadores rezando ante la mirada de todo un estadio del inicio de un partido. señalando el cielo tras la conversión de un gol o levantándose la camiseta en el festejo para mostrar la cara de Jesús, una virgen u otras imágenes más vinculas al paganismo.

Y así la lista de situaciones es interminable. Pero, de reemplazar la arenga clásica del capitán de un equipo por la oración colectiva, como se ha escuchado detrás de una puerta de vestuario antes de la salida a la cancha, hay una diferencia.

Entre los relatos cosechados en informales charlas que hemos tenido con referentes de nuestro fútbol, que tienen mucho vestuario, mucha carrera hecha, hay coincidencia con esta apreciación que hacemos.

Algunos nos manifiestan que si bien no creen o no comparten, respetan que en el mismísimo vestuario se instale por algunos minutos una mini-ceremonia religiosa, como la de rezar en conjunto antes de salir a la cancha o después del partido, si el resultado fue positivo, a modo de agradecimiento.

“Lo que no compartí –confeso un experimentado DT- que la actitud de uno o de un grupo busque influir sobre el resto o los obligue, como se de algún colega que en este mismo vestuario rezaba y hacia que todo el plantel lo acompañe en esa expresión de su creencia religiosa”.

De acuerdo o no, la religión y el fútbol parecen estar más unidas que nunca. Y si usted no cree puntualmente lo que le estoy contando o que digo que me dijeron… con sólo poder entrar unos minutos a un vestuario vacío, en la previa o en el pos partido, se encontrará en los box de muchos futbolistas, imágenes de vírgenes, estampitas de santos paganos, igual que cambiarse observar como ponen a modo de sudadera una remera con la imágen de Jesús, la Virgen de Luján etc.

De donde viene todo esto. Haciendo memoria, yo me remontaría al primer movimiento fuerte que se vio en el fútbol argentino y mundial con los “Atletas de Cristo”, encabezados con Paulo Silas, aquel volante que brilló en San Lorenzo de Almagro y en la Seleccón de Brasil en las décadas ´80 y ’90.

De ahí hasta acá, son innumerables las individualidades del fútbol mundial que tuvieron un permanente actitud evangeilizadora, como la del colombiano Falcao, por mencionar casos emblemáticos.

La pregunta es ¿está bien?. Entendemos que todo acto de fe es válido. De ahí cada uno sabrá cuanto mejor es expresarlo o reservárselo. Como también poner en debate, si un partido de fútbol, de la trascendencia que tenga, da para encomendarse a Dios, si en definitiva de eso se trata.

Dejá tu comentario