Editoriales | Convención sobre los Derechos del Niño

La deuda es con la niñez

A pocos días de que se conmemoren los 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, Naciones Unidas realizó un evento para celebrar la adopción del tratado internacional con el propósito de destacar la rapidez con la que la inmensa mayoría de los países ratificaron el acuerdo y señalar que, pese a los logros, queda mucho trabajo pendiente.

#LaDeudaEsConLaNiñez. fue el hashtag elegido para recordarle a los dirigentes del mundo los datos contundentes que dan cuenta de todo lo que resta por hacer. Argentina no es la excepción, el nuestro es un país en el que, según el último informe de la Deuda Social de la Infancia, 6 de cada 10 chicos menores de 17 años tienen alguna privación, carencias que afectan a seis derechos básicos: la alimentación, el saneamiento, la vivienda digna, la atención de la salud, la información, la estimulación temprana para los recién nacidos y los chiquitos hasta 3 años y la educación para quienes tienen entre 4 y 17 años.

La situación de nuestra infancia hace que los argentinos y especialmente nuestros dirigentes, tengamos la responsabilidad ineludible de actuar. Ya estamos pagando el costo de este flagelo, no tomar el toro por las astas, no comenzar a delinear acciones urgentes para morigerar semejante situación, es hipotecar nuestro futuro. No tenemos en este aspecto un presente muy alentador, pero si no hacemos nada, no hay duda que nos espera un porvenir demoledor.

Hablamos de niños que sufren, que padecen hambre, que están enfermos, que son víctimas de violencia, que no están escolarizados, que viven en la pobreza o en la indigencia, que están expuestos a algún peligro. Qué vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer y cuándo lo vamos a hacer, debería ser, además de una cuestión de Estado, uno de los temas que encabece la agenda de todo el arco político de este país

No se puede ignorar que el nuevo gobierno asume con un sinnúmero de temas que urgen, que no es un escenario sencillo y que la magia no existe, la diferencia es que esta problemática no admite tiempo, no hay, es ya, era ya desde hace mucho y acá sí cuentan hasta los minutos, porque hablamos de niños que sufren, que pierden futuro y a veces, también mueren. Hablamos de nuestros niños y de todo lo que no hemos hecho, hablamos de prioridades, y esta lo es.

La centralidad de la agenda de los primeros días de gobierno debe necesariamente contemplar la deuda con la infancia argentina. #LaDeudaEsConLaNiñez establece 8 prioridades:1- Acceso al sistema de protección social, dado que más de un millón de niños no cuenta con ninguna protección y deberían estar cubiertos por la Asignación Universal por Hijo. El desafío es, además de asegurar una cobertura universal, mejorar los mecanismos de actualización para garantizar que todas las familias cuenten con ingresos.2- Acceso a un sistema de cuidados en la primera infancia. Sólo el 21% de los niños entre 0 y 3 años accede a los mismos, por lo que es fundamental implementar una estrategia nacional que amplíe la cobertura, fortalezca la oferta de servicios con calidad y avance en una nueva ley de licencias por maternidad y paternidad.3- Acceso universal a la educación inicial de calidad desde los 2 y 3 años para todos.4- Acceso real a la escuela, más de 500 mil adolescentes no concurren, sólo 1 de cada 2 de los que ingresan logra terminarla en los plazos esperados, 7 de cada 10 no logra un nivel satisfactorio en matemática y 4 de cada 10 en lengua. Es fundamental garantizar más y mejores condiciones para enseñar y aprender.5- Acceso a la salud. El 70% de los embarazos de madres menores de 19 años no son intencionales y de esos, 2.500 son de niñas menores de 15 años, muchas de las cuales fueron abusadas sexualmente.6- Desterrar la malnutrición, expresada tanto en problemas de desnutrición como de sobrepeso y obesidad. Tenemos 1.5 millones de niños que viven en hogares que no alcanzan a cubrir la canasta básica alimentaria y el 41,1% de la población entre los 5 y los 17 con problemas de sobrepeso y obesidad.7- Prevenir la violencia física, psicológica o emocional, dado que el 70% de los hogares emplea métodos de crianza violenta como agresiones verbales y castigos físicos, a lo que hay que sumar la violencia que los chicos sufren en las escuelas, las redes sociales, los clubes, etc.8- Acceso a un sistema de justicia inclusivo, habida cuenta que los adolescentes privados de su libertad forman parte del sector más vulnerable de la sociedad: 28% vivió en la calle y 78% tuvo dificultades para asistir a la escuela, entre otras problemáticas.

Tenemos una deuda con nuestra infancia y es una deuda que no concede ni mirar para otro lado, ni hacer la vista gorda, ni dilaciones. Es ya y es hoy.

Dejá tu comentario