La Corte falla a favor de los humedales de Entre Ríos

A raíz de un proyecto de construcción de 200 unidades departamentales y un hotel turístico de más de 150 habitaciones ubicado al margen del Río Gualeguaychú, un grupo de vecinos afectados con esta construcción, tuvo por objeto la prevención y el cese del emprendimiento ‘Barrio Náutico Amarras de Gualeguaychú’.

La empresa constructora, ‘Altos de Unzué SA’, continuó con su proyecto a pesar de que la Secretaría de Ambiente de la Provincia junto con el Director de Hidráulica provincial compartieran determinados informes técnicos que sugieren el cuidado y prevención de esa zona debido a la existencia de la ‘Reserva de los Pájaros y sus Pueblos Libres’ que declara al área como “área natural protegida a los humedales”.

Los impactos que provocarían una construcción de tal magnitud en aquel sector traería como consecuencia daños permanentes e irreversibles en la naturaleza.

Ante el rechazo de la acción de amparo interpuesta por un vecino, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó sin efecto la sentencia del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos.

El Superior Tribunal de Justicia provincial entendió que el amparo interpuesto por el actor era un reflejo a la denuncia ya realizada por la Municipalidad de Gualeguaychú ante sede administrativa y es por ello que afirmó que debía resolverse en esa sede, agregando también que el Gobernador de la provincia ya había suspendido la continuidad de las obras.

El objeto del amparo fue el cese de las obras que tenían como finalidad convertirse en un proyecto inmobiliario, además se pidió por la reparación ante los perjuicios ambientales ocasionados por la construcción. Al ser rechazada el recurso por no ser idóneo, interpuso queja por recurso extraordinario.

Los jueces Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti hicieron lugar al recurso interpuesto destacando que la acción de amparo era mucho más amplia que el reclamo de la Municipalidad de Gualeguaychú y que la causa había producido una terrible alteración ambiental, además, los jueces manifestaron la importancia del cuidado de las cuentas hídricas y los sistemas de humedales.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó el fallo del Tribunal Superior por considerar arbitraria la sentencia por incurrir en una apreciación meramente ritual e insuficiente, omitir considerar el derecho a vivir en un ambiente sano (art. 41 de la Constitución Nacional y art. 22 de la Constitución Provincial) y que el Estado garantiza la aplicación de los principios de sustentabilidad, precaución, prevención, utilización racional, de equidad intergeneracional, progresividad y responsabilidad (art. 83 Constitución de la Provincia).

Dejá tu comentario