Internacionales | Jesús | rostro | artista

Así sería el rostro de Jesús

Un fotógrafo holandés reconstruyó el rostro de Jesús a través de inteligencia artificial y consiguió una nueva foto hiperrealista del hijo de Dios.

Un fotógrafo holandés reconstruyó el rostro de Jesús a través de inteligencia artificial y consiguió una nueva foto hiperrealista del hijo de Dios.

El artista y fotógrafo holandés Bas Uterwijk aplica inteligencia artificial para crear retratos hiperrealistas de rostros claves de la historia cuyo aspecto solo llegó hasta nuestros días a través de pinturas o esculturas.

Con ayuda de un software gratuito, llamado Artbreeder, que con inteligencia artificial es capaz de hacer reconstrucciones hiperrealistas a partir de múltiples imágenes, Uterwijk hace sus recreaciones digitales a partir de fotos de pinturas y esculturas. De hechos su fama se basa en representaciones muy realistas de cómo se veía el rey David, Vincent Van Gogh, Napoleón y varias figuras de los imperios egipcios, entre otros, a quienes "reconstruyó" con su técnica.

Pero una de sus obras llamó la atención especialmente en Twitter: la imagen de su retrato de Jesucristo. El trabajó tomó especial relevancia en esta Navidad,

La imagen hiperrealista de cómo se vería Jesús en realidad despertó una amplia polémica sobre la apariencia del Mesías para la cultura judeocristiana. La imagen dista mucho de la versión rubia y de ojos azules a la que estamos acostumbrados de Jesucristo.

"Intento guiar al software hasta un resultado creíble. Pienso en mi trabajo más como interpretaciones artísticas que como imágenes científicamente o históricamente precisas", dijo Uterwijk en una entrevista con medios europeos.

La tecnología se basa en dos redes neuronales, dos inteligencias artificiales que ‘compiten’ entre sí: una de ellas va reconstruyendo los rostros a partir de imágenes de las que "aprendió", mientras que la otra analiza y cataloga qué tan realista y cercana a la realidad se ve el trabajo, para así lograr ese efecto tan notable e hiperrealista en el resultado final.

En el caso de Jesús, el artista aplicó técnicas que se ajustaron al genotipo y raza de la época en que vivió, y agregó pinturas antiguas de personas que recrearon al Mesías tras visiones o revelaciones que dijeron tener del Hijo de Dios.

Al artista le tomó un año construir esta representación de Jesús, la cual produjo en dos versiones, una con pelo largo (algo poco probable para la época) y otra con pelo corto que sería más cercana a la realidad de las costumbres sociales de la época de Jesús.

Dejá tu comentario