Provinciales | jardines | Educación | protocolo

Jardines maternales: propietarias esperan una respuesta de Educación

Directoras de jardines privados maternales y de infantes se reunirán mañana con representantes del Ministerio de Educación

El grupo de directoras de jardines privados maternales y de infantes se reunirán mañana con representantes del Ministerio de Educación a la espera de una solución a la situación de incertidumbre que atraviesan a partir de la falta de un protocolo que les permita comenzar a funcionar este año.

Los jardines en cuestión son 13 (12 en Santa Rosa y 1 en General Pico). Eran 14, pero en las últimas semanas uno anunció el cierre de sus puertas como consecuencia del complejo panorama que arrastran desde el año pasado, con el parate a la presencialidad que impuso la aparición de la pandemia de coronavirus.

Si bien entonces continuaron funcionando desde la virtualidad, está claro que la respuesta no fue la misma: como abarcan a niños de 45 días a 5 años de edad, a la dificultad lógica de mantener el vínculo con los alumnos “vía pantalla” se le sumó el hecho de que la “solución” que suponen para los padres en horario laboral dejó de ser un servicio. Y con ello cayeron las matrículas y el pago de las cuotas.

Y aunque accedieron a distintos auxilios estatales, las deudas –la mayoría tienen que pagar alquiler, por ejemplo- fueron incrementándose y el panorama haciéndose cada vez más preocupante ya no sólo para las propietarias, sino también para los docentes, que vieron así puesta en jaque su continuidad laboral.

image.png

Frente a este devenir, las dueñas de los establecimientos comenzaron desde mediados de 2020 a solicitar la elaboración de un protocolo que les permitiese recuperar en parte la presencialidad y les garantice cierta previsión para organizar la temporada 2021. Sin embargo, ese protocolo –que debe ser aprobado por el Ministerio de Educación, puesto que los jardines dependen de esa cartera- nunca apareció.

En diciembre pasado, ante esa demora, hubo una movilización en Santa Rosa para imponer a los padres sobre las (no) novedades. Incluso, detallaron que a partir de sus quejas desde Educación les dijeron que habían enviado el 23 de diciembre un protocolo a la Comisión Mixta de Salud y Seguridad del Trabajo que integran Educación y los gremios UTELPa, SADOP y AMET.

Entonces los problemas fueron dos: por un lado, los propietarios de jardines no tienen representación en dicho organismo; por el otro, confiaron que cuando consultaron sobre la situación les respondieron que el 10 de diciembre, la Comisión había dejado de reunirse y que la propuesta se analizaría en febrero.

El malestar de las docentes fue creciendo porque, en el medio, comenzaron a proliferar las propuestas que bajo distintas modalidades o nominaciones ofrecían los mismos servicios que los jardines aunque en formato particular, no integrado. Así, fueron autorizadas guarderías, talleres deportivos, centros de día, talleres de cerámica, entre otros. “¿Vos te imaginás a un chico de esa edad durante 3 horas teniendo una misma actividad?”, se quejó en diálogo con La Reforma una de las docentes.

La queja es, además, que en los distintos estamentos gubernamentales provinciales y municipalidades nadie les precisó quién autorizaba –ni mediante la implementación de qué protocolo- esas alternativas.

Mientras tanto el tiempo sigue corriendo y los jardines siguen sin poder matricular a los alumnos porque no saben qué oferta podrán realizar, ni para cuántos. Así los chiquitos que estaban preinscriptos para este año se trasladaron a los centros/talleres cuestionados para garantizar una plaza.

“Tenemos la sensación de que quieren que desaparezcamos, y desde Educación no nos brindan ninguna respuesta”, explicó otra de las afectadas por la medida.

El panorama se agrava, además, porque ante la falta de una idea sobre cómo seguirá el tema comenzaron a aparecer problemas en las relaciones laborales con los docentes, que reclaman indemnizaciones para presentar las renuncias.

En este contexto, desde el Ministerio de Educación convocaron a las docentes para el encuentro de mañana en el que, se supone, habrá alguna respuesta que aquiete las aguas. Aunque avisan que será tardía –varios jardines comienzan a funcionar en febrero- las propietarias se ilusionan con que, al menos, aporte alguna certeza.

Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario