Provinciales | Jardín Sol y Azúcar | General Pico | pandemia

Jardín Sol y Azúcar vende sorrentinos para juntar fondos

El Jardín Sol y Azúcar está organizando una venta de sorrentinos para recaudar fondos y seguir subsistiendo en estos meses de pandemia.

El Jardín Sol y Azúcar de General Pico está organizando una venta de sorrentinos para recaudar fondos y de esa manera seguir subsistiendo en estos meses de pandemia. Hay tiempo para reservarlos hasta el viernes 14 y se entregan el miércoles 19.

Para reservar, se puede hacer al teléfono 15414861 que es el número del jardín o a través de las redes sociales. En este marco, su directora Gabriela Bertone dialogó con este medio para explicar más detalles acerca de la venta y también fue consultada acerca de la situación que están atravesando luego de cinco meses sin trabajar.

“Nunca, desde que funciona el jardín hace más de 20 años, hemos pedido una ayuda extraordinaria. No hemos hecho ni rifas, ni venta de nada, siempre nos solventamos con el aporte de la cuota de los papás. Esta situación es extrema porque nunca pensamos que íbamos a llegar a esto, cerramos en marzo pensando que iban a ser unos días, y ya hace cinco meses que estamos sin poder abrir, sin ayuda económica”, contó la mujer.

Asimismo, contó que tuvieron una reunión con funcionarios de la municipalidad a quienes ya le habían presentado un protocolo, pero no recibieron respuesta. “En la reunión queríamos ver si podíamos recibir algún tipo de subsidio o ayuda porque en un principio nos habían ofrecido créditos, pero con tres meses de gracia. Nosotros ya hace cinco que estamos sin trabajar y no sabemos si vamos a volver porque no tenemos ninguna respuesta”, mencionó.

Jardin 2.jpeg
El Jardín Sol y Azúcar ubicado en calle 11 casi esquina 26.

El Jardín Sol y Azúcar ubicado en calle 11 casi esquina 26.

Sobre el crédito, lamentó que “no nos sirve porque no sabemos cuándo lo vamos a poder empezar a pagar porque dependemos de las cuotas de los papás, estamos súper agradecidos con un montón de familias que han seguido colaborando a pesar de todo esto”, reveló.

En la misma línea, dijo que “es entendible la situación en particular de ellos (las familias) porque algunos se han quedado sin trabajo, o han tenido que salir a trabajar y tuvieron que poner niñeras en su casa, porque no tenían con quien dejar a sus hijos. No podemos darles ningún tipo de solución ni ninguna certeza de cuándo vamos a poder volver”, confesó la directora.

Reinventarse

En este punto, cabe mencionar que desde el jardín han considerado esta venta de sorrentinos como una forma de reinventarse para poder seguir subsistiendo. Sobre todo, para mantener las fuentes de trabajo y poder pagar los gastos que siguen, como el alquiler, cargas sociales, impuestos.

“Es la única manera que se nos ocurrió de poder seguir adelante. Esto lo estamos haciendo todos los jardines de Pico, la verdad que da mucha tristeza porque ya cerraron dos, que no pudieron aguantar a la pandemia”, lamentó.

“Es muy triste la situación porque nosotros todavía estamos dando, no solo contención y cuidado a los chiquitos sino que somos una parte importante en la primera infancia. Es el primer escalón en la educación, entonces es muy triste pensar en que los chicos no van a tener un lugar para volver cuando esto pase”, enfatizó.

En cuanto al protocolo mencionado, y los proyectos para poder trabajar en pandemia, Bertone contó que pensaron en la realización de un taller recreativo respetando medidas y protocolos de distancia social.

“Es muy difícil trabajar con nenes pequeños, hemos presentado protocolos con menos cantidad de chicos, con los más grandes, a lo mejor los de tres años que se puede, pero hasta ahora no recibimos respuesta. Estamos unidos los jardines y tratando de aguantar todo lo que más podamos”, reveló.

Buena concurrencia

Durante el comienzo de este año, la matrícula para ‘Sol y Azúcar’ fue de 60 alumnos pero “ahora se vio disminuida porque ahora quedó un 20 por ciento de papás que siguen aportando. Algunos decidieron que no iban a pagar más, otros no pueden, otros ya saben que esto año no se va a comenzar y el año que viene los chicos empiezan en salita de 4, asique el año en ese sentido está perdido”, indicó.

Pusimos una cuota solidaria para que sea más accesible a todos. El mes pasado pagaron alrededor de 20 papás, mes a mes van disminuyendo, porque el primer mes pagaron casi todos, al mes siguiente pagaron menos, y así. Es entendible. Nosotros cobramos la cuota hasta el 10 y todavía no tenemos un número certero. Es alrededor del 10 o 15% de lo que fue a principio de año

Sobre la expectativa para regresar reveló que esperaban hacerlo en agosto, aunque con menos cantidad de alumnos pero que desde el Ministerio de Educación les informaron que “salita de 4 y 5 este año no van a comenzar. Por eso lo que plantemos a la municipalidad es abrir como talleres recreativos o lúdicos, para que los chicos puedan salir de sus casas, estar socializados que es tan importante en este etapa, tener relación con nenes de su edad y salir de un ámbito que para ellos ha sido diferente, el estar encerrados en su casa con una familia sin estar en contacto con nenes de su edad”, aclaró.

“Planteamos esto en la municipalidad esta semana, que tenemos que presentar un protocolo y esperar alguna respuesta. Es lo único que nos puede ayudar a subsistir, poder brindar un servicio y estar en contacto con los chicos”, puntualizó.

Personal

Además de la directora, trabajan cinco maestras cuyos salarios se siguen pagando, e incluso algunas familias han recurrido a ellas para cuidar a sus hijos en el hogar.

“Estamos en contacto permanente con los chicos y con los papás, se mandan actividades vía whatsapp, vía zoom, estamos en contacto con ellos pero se hace difícil porque no es lo mismo que a lo mejor un niño de 6 o 7 años que se pueden concentrar en la actividad”, explicó.

Dejá tu comentario