infectólogos | Alberto Fernández | Covid-19

Infectólogos nacionales y recomendaciones de La Pampa implementó hace tiempo

Los infectólogos que asesoran al Presidente de la Nación Alberto Fernández dan recomendaciones que La Pampa implementó hace tiempo. "El país muestra un mosaico heterogéneo", dicen.

Un grupo nutrido de infectólogos y epidemiólogos que asesoran al presidente Alberto Fernández en la estrategia ante la pandemia de coronavirus dieron a conocer hacer algunos días un escrito en el cual exponen su posición frente al Covid-19, y recomiendan llevar adelante una serie de acciones, las que en La Pampa ya se han implementado con éxito.

Los profesionales reiteraron la necesidad de de mantener los cuidados y pidieron que las autoridades actúen para frenar los contagios. Asimismo, advirtieron por el riesgo de que las diferencias políticas compliquen la política sanitaria.

La nota que tomó trascendencia a través de diferentes medios nacionales sostiene que “la responsabilidad individual no alcanza para enfrentar este desafío sin precedentes. Las autoridades nacionales, provinciales y municipales tienen la responsabilidad indelegable de actuar en sus respectivas jurisdicciones”.

En ese marco, solicitaron “medidas de bloqueo sanitario a nivel barrial, departamental o provincial, según la gravedad de la situación, sin demora”. Ese es un aspecto que en La Pampa ya se ha implementado, a tal punto que cuando se produjo algún brote, las localidades que lo sufrieron volvieron temporalmente a “fase 1”. Este es el caso de Santa Rosa, General Pico, Catriló, Intendente Alvear o Bernardo Larroudé, entre otros.

También revelan los médicos que ven con preocupación “el riesgo de que las diferencias políticas comiencen a enturbiar la política sanitaria, situación que pondría en grave riesgo la respuesta a la pandemia. El virus no es oficialista ni opositor. La estrategia sanitaria para enfrentarlo, tampoco”, plantearon.

Explicaron que “el país muestra un mosaico heterogéneo, con regiones con una curva amesetada en números altos, otras con brotes por conglomerados, regiones sin circulación viral y varias con importante circulación comunitaria”. Por eso, pidieron que “ante el alto índice de positividad en algunos lugares se comience el aislamiento de los pacientes sospechosos desde el momento que se realizan el hisopado”.

“Los aislamientos intermitentes posibilitarían ir abriendo y cerrando zonas de acuerdo a la situación epidemiológica. Estas medidas deben ir acompañadas por un uso racional de los testeos, ampliando su número y destinándolos a la vigilancia epidemiológica activa, implementando los diagnósticos por cuadro clínico en las zonas de alta circulación comunitaria y en contactos estrechos con síntomas de COVID-19 de casos confirmados”, subrayaron los expertos.

En otra parte del documento, dicen que “no tenemos dudas de que la pandemia va a ser controlada, lo que proponemos es llegar a ese control con el menor costo posible en número de enfermos y vidas humanas” y remarcaron que, hasta el momento la respuesta argentina “se caracterizó por el fortalecimiento del sistema de salud y la rápida adopción de medidas tendientes a reducir la circulación de personas y, así, disminuir la circulación del virus”.

El documento fue firmado por Pablo Bonvehí, Florencia Cahn, Pedro Cahn, Gonzalo Camargo, Luis Camera, María Marta Contrini, Javier Farina, María Cecilia Freire, Angela Gentile, Gustavo Lopardo, Eduardo López, Susana Lloveras, Tomas Orduna, Carlota Russ, Omar Sued y Pascual Valdez.

Dejá tu comentario