LA PROVINCIA | aislamiento social | Covid-19 | Cuarentena

Incertidumbre por el cese de eventos: "No trabajamos, no cobramos y no tenemos para vivir"

La cuarentena se ha flexibilizado poco a poco aunque muchos rubros aún no se encuentran comprendidos dentro de los permitidos para trabajar. Los espectáculos son uno de ellos y numerosos DJ se encuentran en una crítica situación.

La cuarentena se ha flexibilizado poco a poco aunque muchos rubros aún no se encuentran comprendidos dentro de los permitidos para trabajar. Los espectáculos son uno de ellos y numerosos DJ se encuentran en una crítica situación.

La implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio tendió un manto de preocupación en todo el sector productivo y comercial. Dueños de empresas, propietarios de negocios o emprendedores comenzaron a evaluar cuáles serían sus posibilidades durante la cuarentena.

Esa inquietud que se originó en un principio persiste para todos aquellos que aún no se han visto beneficiados con las excepciones que se fueron estableciendo con el correr de los días. Si bien hay mayor circulación en las calles, en los comercios y otros establecimientos, se trata de evitar grandes aglomeraciones.

Es a raíz de esta circunstancia, que los eventos públicos y privados no se encuentran hasta el momento permitidos, congelando las posibilidades de DJs, iluminadores y sonidistas en general. Se estima que será uno de los últimos rubros en habilitarse y ello torna aún más dificultosa la situación para aquellos que se desempeñan en el sector.

Para conocer en mayor profundidad la realidad de los trabajadores que se desempeñan brindando entretenimiento, diario La Reforma dialogó con Guillermo Marega, un referente del sector por su vasta trayectoria: “Desde mediados de marzo, cuando el gobernador Sergio Ziliotto salió a decir que suspendía eventos públicos y esas cosas, no hemos hecho ningún trabajo más. Estamos esperando para ver cuándo volvemos a arrancar, porque como consecuencia de la expansión del virus COVID-19, otra cosa no tenemos para hacer”, añadió.

Sin lugar a dudas que ello representa una problemática importante, sobre todo para quienes tienen empleados y una familia dependientes del ingreso económico. “Esto es inmanejable para nosotros. No hay eventos, no trabajamos, no cobramos, no tenemos para para vivir. Llevamos un mes y medio más o menos, por lo que al no generar ganancias algunos ahorros que tenemos los estamos gastando para vivir”, lamentó.

El contexto parece atenuarse para los trabajadores que pudieron solicitar y obtener los créditos anunciados por el gobierno de la provincia de La Pampa. El DJ aseguró que algunos de sus colegas poseen otros empleos aparte, lo que colabora enormemente para subsanar la situación particular de cada uno.

“En mi caso, las ganancias responden ciento por ciento a este trabajo aunque, sí, estamos complicados. Ahora la ayuda crediticia nos va a servir para paliar la situación y después habrá que devolverlo y el día de mañana vamos a empezar a trabajar con deudas”, manifestó.

Realidades

En este atípico contexto suele florecer la mancomunión y la solidaridad. Es por ello que los DJs se han comunicado entre sí, al menos, para conocer cómo logran sobrellevar este cese laboral inusitado: “Hemos hablado con otros colegas y estamos todos en la misma situación. El punto principal que nos une a todos por igual, es la incertidumbre de no saber cuándo vamos a volver a trabajar. Eso es lo que más nos aqueja, porque si vos me decís, `a partir de junio retoman las actividades´, vaya y pase, pero no sabemos cuándo”, apuntó.

En la jornada del viernes estaba prevista una conferencia del presidente Alberto Fernández en la cual se informaría la extensión del aislamiento obligatorio. Si bien se especulaba, con anterioridad, que pudieran darse más excepciones, lo cierto es que el rubro citado en esta oportunidad no tiene un panorama muy claro de lo que sucederá.

“Algunos dicen en septiembre, otros en noviembre o en marzo del año que viene. No sabés cómo se desarrollará, porque últimamente viene de a poco, habilitando una cosa, después otra y así. Esto por lo menos nos da una esperanza de decir, dentro de poco nos habilitan a nosotros”, se esperanzó.

La pandemia y sus consecuentes medidas preventivas ha reconfigurado el mapa habitual de todos los trabajadores: “Nosotros hemos perdido la totalidad del trabajo, algo que nunca sucedió en casi 30 años en esta profesión. Jamás imaginamos que íbamos a pasar por una situación como esta. Hemos atravesado el “corralito”, que se cayeron las fiestas o había pocos eventos, pero algo así no”, graficó.

A pesar de las nulas posibilidades con las que cuentan actualmente, aseguró que ninguno de sus pares ha manifestado la posibilidad de concluir definitivamente con este tipo de actividades. Indicó que, en teoría, se debería contar con algún ahorro de resguardo para solventar los gastos habituales en estos 50 días de cuarentena. “Si esto se extiende mucho más, ahí sí que vamos a estar complicados realmente”, añadió.

Comunicación oficial

A raíz del oscuro contexto que deben atravesar, el director de Cultura de la Municipalidad, José Angelucci se comunicó con ellos: “Me llamó hace unos días para ver cómo andaba mi situación, le expliqué y nada, no podemos hacer nada desde nuestro lugar. No es que tenemos para salir a hacer algún laburito, lo nuestro es ir poner un micrófono, un baffle y que haya gente”, argumentó.

En contrapartida, indicó que un músico puede expresarse a través de streaming y las distintas plataformas digitales para obtener algún rédito de ello, aunque esa posibilidad no cabe para musicalizadores y sonidistas.

En analogía con otros comerciantes, que expusieron se desprenderían de su capital a fin de lograr sostener los salarios, explicó que en su caso sería aún más dificultoso debido a que el resto de los DJ se encuentra con igual imposibilidad de trabajar. “Estamos todos en la misma. No hay algunos que trabajen y otros que no, estamos todos con las presentando similares dificultades y obviamente el que tiene el ahorro, lo va a guardar para comer”, añadió.

En lo que respecta a su caso en particular, el temor de una drástica variación es lo que potencia la incertidumbre de la cual hacía referencia: “Enero y febrero es una época de bastante trabajo, nos agarró con eventos y con el equipamiento que tenemos. Afortunadamente no contaba con deudas ni inversiones por pagar, por lo que estoy tranquilo. Posiblemente, los atrasos que pueda tener estén relacionados con impuestos, auto, monotributo y esas cosas, como les puede pasar a todos los que deben priorizar el día a día”, concluyó Marega.

Dejá tu comentario