Hugo Ferrari | dulce de leche | ladrones | palabras

¿QUE EL HOMBRE SERÁ MEJOR...?

¿Qué el hombre se conoce bien a sí mismo? ¿Qué la condición humana ha sido analizada muchas veces?

Es verdad. Pero siempre habrá nuevas situaciones que nos pongan a prueba o al descubierto. Y entonces nos sorprenderemos al saber que seguimos sin ponerles límites al lucro excesivo, a la rapiña, al aprovechamiento y a la ambición.

Albert Camus, el escritor francés, expresó que “Lo peor de la peste no es que mata a los cuerpos, sino que desnuda las almas y ese espectáculo suele ser horroroso”

Vean: no soy un tipo pesimista pero la vida me volvió escéptico. Varias veces, cuando nos azotaron los estragos, pensamos que a partir de ellos el argentino cambiaría para bien. Creímos que la fatalidad colectiva actuaría a modo de bisagra en el comportamiento humano y que de allí para adelante seríamos mejores.

Y fíjense que nos resbalaron las continuas crisis, los grandes fracasos, las inundaciones, el proceso militar, la guerra por las Malvinas, los pésimos gobiernos. Al término de cada uno de esos desastres algunos buenos siguieron siendo buenos y muchos malos pasaron a ser peores. Y en el mundo debe ocurrir lo mismo.

¿Por qué debo pensar que la pandemia habrá de purificar nuestras almas y que nos dejará enseñanzas para los cambios? Si ella está siendo utilizada por tantos para el enriquecimiento personal a costas del dolor colectivo. Si hay quienes conservan sus privilegios, lucran con el dolor de la humanidad y no se desvisten ni un milímetro para abrigar a quienes sienten frío y pierden su trabajo. Si otros mienten y encubren para sacar partido en favor de sus fracciones partidarias.

La pandemia, como las guerras, sirven a los vivos para agudizar dientes y garras, relamiéndose ante la carne de sus semejantes.

Por algo se ha dicho que el hombre es lobo del hombre y esto sirve para cualquier sistema político, para las derechas y las izquierdas, porque la injusticia y la corrupción son ambidiestras.

Pero porsuerte también hay de los otros, en los naufragios, en los desastres naturales,en el tránsito, en las guerras y en las pandemias. Son los bomberos voluntariosde la vida. Son los que recogen en la playa los vidrios de las botellas rotas quearrojaron los insensibles.

Y esosotros son los que vienen salvando a la humanidad…

Dejá tu comentario