Provinciales | Hogar de Ancianos Don Bosco | vacunación | pandemia

Vacunación en el Hogar de Ancianos Don Bosco: "Esto nos acerca un poco más a la normalidad"

El Hogar pasó esta semana por la primera etapa de vacunación contra el Covid-19. Tanto el personal como residentes recibieron la primera dosis de Sputnik V

El Hogar de Ancianos Don Bosco pasó esta semana por la primera etapa de vacunación contra el Covid-19. Tanto el personal como residentes recibieron la primera dosis de Sputnik V, lo que definieron como algo esperanzador, ya que desde el comienzo de la pandemia no hubo ningún caso positivo dentro de la institución.

Su referente, Gabriela Ceresole, admitió sobre la vacunación que “esto nos acerca un poco más a la normalidad” y aseguró además que tanto el personal como los internos recibieron la vacunación con alegría, y que eso mantiene la esperanza también para las familias que tienen a los suyos viviendo en ese lugar.

“El jueves a la tarde se vacunó a todos los internos y aparte del personal y el que no fue vacunado tuvo que concurrir hoy (por ayer) al hospital para recibir la primera dosis de esta vacuna”. Los residentes fueron vacunados en su totalidad, y en lo que respecta al personal, algunas personas dijeron que no, “pero como esto es voluntario, es respetable también quienes eligieron no vacunarse. Aún así la gran mayoría se colocó la primera dosis”, explicó.

En cuanto al estricto cumplimiento de protocolos sanitarios, Ceresole aseguró que “hay que estar un poco rígidos y duros con las medidas de seguridad, porque son necesarias y por estas medidas están los resultados, porque en todo lo que va de la pandemia no hemos tenido casos de coronavirus, ni en los internos ni en el personal”.

“Entonces, es un poco dificultoso, y más ahora en verano porque tenemos que usar cofia, barbijo, camisolín, porque el edificio no tiene las comodidades necesarias como para que todo el personal que ingresa al hogar pueda cambiarse de ropa. Es una medida que adoptamos para prevención. Tenemos una entrada y salida aparte de la entrada normal de los residentes, para optimizar las medidas. Gracias a ello no hemos tenido ningún susto”, aseguró.

Recursos

En cuanto a la llegada de recursos para el Hogar de Ancianos, explicó que cuentan constantemente con ayuda de la comunidad y que también recibieron un subsidio de Pami y del Gobierno.

“Hubo unos meses que nos dieron subsidio para comprar el material de protección para el personal, barbijos quirúrgicos y también tuvimos una donación de camisolines por parte de la cooperadora del Hospital”.

“Obviamente toda la comunidad que habitualmente se acerca nos traen lavandina, alcohol en gel o al 70 por ciento, y los familiares también contribuyen porque siempre nos traen algún material que estamos necesitando. También cuando recurrimos a la sociedad en seguida responden contribuyendo, cosa que se agradece muchísimo”, valoró la mujer.

Pandemia

Sobre el balance general en el marco de la situación del hogar desde que comenzó la pandemia, Ceresole aseguró que ha sido y sigue siendo una situación muy dura, porque “el hogar siempre fue un lugar de encuentro donde diferentes instituciones de la comunidad siempre colaboraron en la animación, en las actividades recreativas, cosa que en este momento no podemos realizar, porque por protocolo no podemos dejar ingresar a nadie en el edificio. Esto realmente influyó muchísimo en el estado de ánimo de todos los internos porque ellos estaban acostumbrados a que vengan a visitarlos, a que vengan equipos a tocar música, a bailar, a jugar y a hacer diferentes actividades”.

“En ese sentido afectó muchísimo. Nosotros intentamos suplir a las asistentes que son las que están todo el día en el hogar y tratan de fomentar eso y hacer juegos, y los domingos hacen lotería, e incentivarlos con diferentes actividades. Pero no es lo mismo porque a nosotras nos ven todos los días y ellos necesitan el contacto con el exterior como estaban acostumbrados, con las familias pasa lo mismo”, apuntó.

No obstante, reveló que las visitas están permitidas, porque están cuidadas y son organizadas con anterioridad. “A través de la administración y de la asistente social vamos organizando las visitas familiares pero ellos estaban acostumbrados a que las familias vinieran a compartir. Ahora esto es más restrictivo, no se puede abrazar, ni tocar. Hay que mantener distancia y eso afecta bastante. Ha sido un año bastante duro para todos en general”, evaluó.

Cabe mencionar que actualmente el Hogar de Ancianos ‘Don Bosco’ cuenta con 22 personas trabajando, entre los que se encuentran auxiliares, personal de mantenimiento, limpieza, cocina y administrativos.

La vacunación es esperanzadora

En el último tramo de la nota, Ceresole aseguró que “la verdad que la vacunación nos acerca un poco más a la normalidad, esperemos que sí, hay que aclarar que es la primera dosis, las medidas de seguridad hay que mantenerlas, y los cuidados tienen que seguir como siempre. Hay que evitar que se produzcan contagios, dentro de 21 días nos darán al segunda dosis. Esperamos que esto nos ayude a contar con una herramienta más de protección”, cerró.

Dejá tu comentario