Internacionales | historia de amor | serie | historia

Una historia de amor española con capítulos de 11 minutos

Innovadora serie en Netflix. Una historia de amor española con capítulos de 11 minutos. Desde la perspectiva de una joven mujer, la miniserie explora el recuerdo de una relación que llegó a su fin y cómo influye el paso del tiempo. Tiene sólo 10 episodios.

"El tiempo lo cura todo", dicen muchos tras el fin de una relación sentimental y con ese concepto se mete " El tiempo que te doy ", la nueva serie española de Netflix que destaca por una particularidad: sus diez capítulos duran tan sólo 11 minutos cada uno .

La tira cuenta la relación de Lina (Nadia de Santiago, también guionista y directora en la producción) y Nico (Álvaro Cervantes), dos jóvenes que sienten un flechazo de atracción entre sí mientras trabajan juntos en un hotel.

"El tiempo ..." se pone en el lugar de la chica y combina un presente gris tras la separación con un pasado de recuerdos luminosos.

Y acá viene una de las cosas más interesantes: el nombre de cada capítulo refleja los minutos que muestran la "actualidad" y los que son recuerdos. Así, el primero se titula "1 minuto de presente y 10 minutos de recuerdo". El segundo, "2 minutos de presente y 9 minutos de recuerdo". Y así sucesivamente.

La serie permite espiar momentos mágicos de la pareja, sus situaciones más difíciles y también esas pequeñas marcas que evidencian que el vínculo se desintegra poco a poco.

La pasión inicial, el desgaste, la incomodidad y la infidelidad son algunos de los condimentos que se fusionan en la producción española, en la que la parsimonia de la música acompaña un relato que por momentos se corta repentinamente -tras un zumbido característico y una suerte mareo de la protagonista- para volver a ese pasado anhelado.

La identificación es otro de los puntos fuertes de "El tiempo que te doy": a la mayoría le tocó vivir una separación en algún momento de su vida, por lo que las lágrimas estarán al acecho.

La historia de amor es bastante clásica y sencilla, pero en el poco tiempo que tiene toca muchísimas aristas. Siempre desde la perspectiva de la chica, recorre sensaciones que van desde la ternura hasta la furia en el medio de ese intento de superación.

La ficción también se mete con las diferentes maneras de enfrentar un mismo duelo e incluso lograr compararlo con otras pérdidas que han tenido de cerca los protagonistas o las personas de su entorno.

Con una propuesta tan corta, el espectador podrá elegir si quiere ver todo en conjunto como una película o si prefiere utilizar sus pequeños ratos libres para sumergirse en una historia de amor y desamor.

Dejá tu comentario