DEPORTE | voleibol | La Pampa | coronavirus

"Hay mucha ansiedad por volver a encontrarnos"

El voleibol de La Pampa logró transformarse en el tiempo en una de las disciplinas con más cultores, y a partir del trabajo sostenido en diferentes clubes de la provincia, también ha quedado vislumbrado el crecimiento del nivel de juego, producto del roce sostenido en competencias desarrolladas en distintos ámbitos. Al igual que lo sucedido con el resto de los deportes, la pandemia del coronavirusobligó a suspender toda actividad en el país, por lo que a días de cumplirse dos meses de la cuarentena, es grande la ansiedad y el interrogante sobre cuándo se retomará el camino.

“Tanto la Federación Pampeana como mi club (Pico FC) emitieron comunicados casi al unísono, anunciando la suspensión de la actividad. Fue un momento donde nos preguntamos ¿cómo hacemos?, y bueno, con el correr de los días surgieron distintas plataformas de Internet, que algunos conocían y otros, como yo, hemos aprendido a manejar en este tiempo de pandemia. Así empezamos a reorganizar todo. Se armaron grupos de WhatsApp, lanzamos contenidos también a la página del club, se armó un video exponiendo situaciones de juego y sobre preparación física, como una manera de mantenernos en contacto y activos”, señaló Laura Barberis, entrenadora del “albinegro”.

Barberis, que viene trabajando con el voleibol de Pico FC desde hace mucho tiempo, agregó que “en un primer momento hubo mucha energía y ahora, si bien no estamos “pinchados”, es como que se hace un poco más difícil de sostener por la animosidad en relación al hacer, va decayendo porque hay mucha ansiedad por volver a encontrarnos en el lugar donde se realiza la actividad, que ojalá sea pronto, pero bueno, no vislumbro suceda así. Este año habíamos pensado aplicar desde Federación un sistema nuevo de juego, aumentar la competencia y formar una comisión de Mini Voley para darle mayor participación a los más chicos. También se estaba trabajando bien en la captación, con los seleccionados, pero vivimos la realidad común de todos los deportes, donde el mundo virtual está a pleno y nos falta la pelota, el ruedo, el abrazo o el ¡vamos, vamos! que genera la pasión del deporte”.

“La Copa Argentina sería como la zanahoria adelante”

La FeVA (Federación del Voleibol Argentino) anunció que todos los certámenes nacionales de selecciones fueron suspendidos, y lo único que sigue en pie es la Copa Argentina, que había sido programada inicialmente para noviembre, y ahora tendría lugar en diciembre. Este año tampoco se realizarán los Epade (la sede era La Pampa) y los Juegos de la Araucanía, postergados para 2021. “Todos los ‘profes que estamos ligados a la Federación Pampeana mantuvimos un par de reuniones por Zoom para saber cómo nos encontramos, qué estamos haciendo, y obviamente hablar de voleibol. Tenemos la esperanza de que al menos se dispute la Copa Argentina, eso sería como una zanahoria adelante para el día que volvamos. Asisten los primeros de cada categoría y se hará en Chapadmalal. Por estos días se tendría que definir, ante la no realización de los Patagónicos, si la provincia logra dos plazas más”, agregó “Pichu”.

En cuanto al calendario pampeano 2020 y el posible dibujo de la competencia, siempre que regrese bajo el protocolo establecido, Barberis comentó que “si todo va bien y las medidas tienen éxito, estimamos hacer a fin de año un torneo corto, de dos meses más o menos de duración. Obviamente se verá en la medida que se vaya levantando todo para juntarnos y definir el armado de la clasificación para la Copa Argentina, si hacemos un Prix por categoría y se inscriben aquellos que estén interesados. Y dentro de todo lo malo de esta situación, siempre se rescata algo bueno. Es con respecto al montón de capacitaciones o de reuniones online que estamos teniendo, inclusive donde intervienen entrenadores de otros países, algunos de renombre. Hace poco se produjo una con Luciano De Cecco, uno de los mejores armadores del mundo, donde participaron las chicas. Está buenísimo suceda, si bien nos distanciamos físicamente en este tiempo, nos acercamos mucho para compartir desde lo virtual”.

Finalmente, habló de las sensaciones personales que le genera la pandemia del coronavirus que afecta a gran parte del mundo, señalando que “este virus nos puso a todos en una situación impensada, tener que estar casi 60 días aislados cuando tenemos nuestras ocupaciones diarias. Personalmente, de estar habitualmente poco tiempo en mi casa, pasé a estar casi todo el tiempo. Uno aprende con estas situaciones extremas, en realidad permite reflexionar sobre la importancia de la vida y de la salud, algo que siempre damos por sentado y que no es así. Lo importante que es eso. Ojalá podamos tomar conciencia y sacar enseñanzas básicas de esta crisis, poder cambiar algunas situaciones que eran prioridades, como el excesivo consumo, la superficialidad en relaciones humanas o el cuidado del planeta. Saber que se puede vivir mejor con mucho menos, y se puede disfrutar muchas más cosas que a veces dejamos postergadas. También revalorizar a quienes trabajan en la salud y en la educación”.

Dejá tu comentario