Editoriales | Gustavo Fuertes | acceso | Administración Pública

Tenemos que involucrarnos

La Agencia de Acceso a la Información Pública no es un órgano menor, tiene a su cargo nada menos que velar y asegurar la transparencia del Poder Ejecutivo y las instituciones que se encuentran bajo su órbita.

El próximo martes es un día clave para nuestro futuro. El próximo martes a las 9 de la mañana, tendrá lugar la audiencia pública en la que el candidato propuesto por el Poder Ejecutivo como Director de la Agencia de Acceso a la Información Pública (AAIP), Gustavo Fuertes, expondrá en torno a la catarata de impugnaciones presentadas por su candidatura y responderá preguntas de la ciudadanía.

La Agencia de Acceso a la Información Pública no es un órgano menor, tiene a su cargo nada menos que velar y asegurar la transparencia del Poder Ejecutivo y las instituciones que se encuentran bajo su órbita, como organismos de la administración pública centralizada, descentralizada, empresas del Estado, empresas concesionarias de servicios públicos, universidades, partidos políticos. Por ende, el candidato debe reunir los requisitos de idoneidad que exige la ley, tiene que tener una formación específica vinculada a la temática, experiencia profesional relevante para el cargo, docencia universitaria y/o publicaciones académicas sobre libertad de expresión, acceso a la información o protección de datos personales, además de reconocimiento público por su trayectoria en la temática.

La extensa nómina de prestigiosas organizaciones que firmaron una petición de reunión urgente con el Jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, para conversar sobre el proceso de selección de la máxima autoridad de la AAIP, es una clara muestra de la preocupación que generó la postulación de Gustavo Fuertes, quien claramente no cumple con los requisitos de idoneidad para el cargo, producto de la falta de antecedentes relevantes que demuestren su conocimiento y compromiso con este derecho humano.

¿Es tan importante esta designación? Absolutamente, porque entre los roles del titular de ese organismo, se destacan no sólo el de resolver los reclamos de las y los peticionarios y monitorear la publicación proactiva de información, sino también el de garantizar que se apliquen los mejores estándares en la materia y sea estimulada una práctica ciudadana y estatal que permita contar con un Estado Abierto basado en los pilares de la transparencia, la participación ciudadana y la rendición de cuentas. La AAIP, es nada menos que el órgano encargado de proteger los datos personales y asegurar que en Argentina se respete el derecho a la privacidad.

Eso explica el grado de inquietud y alarma que generó esta postulación y la reacción inmediata de un sinnúmero de organizaciones que rubricaron la petición ante el Jefe de Gabinete: Acción Colectiva – Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) – Datos Concepción – Democracia en Red – Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) – Fundación Conocimiento Abierto – Fundación Directorio Legislativo – Fundación Huésped – Fundación Mujeres en Igualdad – Fundación Nuestra Mendoza – Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) – Fundamentos para la Educación (FundaEdu) – Fundación para el Desarrollo de Políticas Sustentables (Fundeps) – Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip) – Laboratorio de Políticas Públicas – PARES – Poder Ciudadano – Red Ciudadana Nuestra Córdoba – Salta Transparente.

Es difícil entender cómo pudieron suponer que la postulación de Gustavo Fuertes podía pasar desapercibida, que simplemente podían presentar su nombre sin acompañar la candidatura con una fundamentación respecto a las razones que motivaron la postulación, sin explicar cuáles fueron las valoraciones por las que consideran que Fuertes es el candidato idóneo para el cargo. Cómo pensaron que podía pasar inadvertidamente, como si se tratara de un tema menor, cuando se trata de un área que tiene un rol insustituible en la protección del derecho humano de acceso a la información y la libertad de expresión, que es a su vez fundamental para garantizar una democracia de calidad en la que la ciudadanía pueda saber y participar activamente de los asuntos públicos.

El próximo martes, a las 9 de la mañana, es imprescindible que, además de las organizaciones, la ciudadanía esté alerta y atenta al desarrollo de la audiencia pública. Gustavo Fuertes, tal como lo expresan distintas organizaciones, no reúne los requisitos para el cargo y esto amenaza la transparencia del gobierno y la adecuada protección del derecho a saber. Como sociedad estamos obligados a involucrarnos, porque del cargo para el que lo proponen depende nada menos que la transparencia de los asuntos públicos.

Dejá tu comentario