Provinciales |

Glorias de Independiente en Trenel

Trenel (Corresponsal) – Exjugadores de Independiente de Avellaneda fueron invitados por un grupo de simpatizantes de la ciudad de General Pico y de Trenel y se hicieron presentes en esta localidad el sábado por la noche, para brindar una charla y compartir una cena. Ellos son: Ricardo Bochini, José ‘Mandinga’ Percudani y Oscar Olivera, tres exglorias del ‘Rojo’ que integraron el plantel que obtuvo numerosos campeonatos.

El mismo sábado al mediodía jugaron un ‘picadito’ con el público en General Pico y posteriormente en su paso por Trenel, brindaron una conferencia de prensa que se realizó en instalaciones del Club Social y Deportivo. Luego participaron de una cena con simpatizantes e integrantes de peñas provinciales de ‘El Rojo’, donde hubo una proyección de videos, firmaron autógrafos, se sortearon la remera 9 de Mandinga Percudani que fue ganada por Horacio Perera y la camiseta 10 de Bochini que hoy es propiedad de Fermín Feito.

Posteriormente los presentes tuvieron la posibilidad de escuchar vivencias de los tres jugadores en su paso por el Club Atlético Independiente.
El ‘Bocha’, máximo ídolo de los diablos rojos, es considerado como el mejor jugador de toda la historia de Independiente, y como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos. Su puesto era de enganche, pasando a la historia como uno de los representantes más sobresalientes del puesto, y convirtiéndose en un arquetipo del jugador que lleva la camiseta Nº 10.

Debutó en 1972 en Independiente, club donde jugó toda su carrera, uno de los pocos casos entre los jugadores de todo el mundo. En Independiente fue protagonista de la ‘era dorada’ del club, y las competencias conquistadas por esa época lo tuvieron como protagonista.

Bochini tuvo una carrera excepcional para un futbolista, y ganó una enorme cantidad de títulos tanto nacionales como internacionales. Se destacó por su excepcional estilo de juego, por su sentido de ubicación dentro de la cancha, su mapeo de cada rincón del campo de juego, su rapidez mental, sus habilidades de gambeta, su eficiencia en el manejo de los esfuerzos físicos ante rivales mucho más poderosos físicamente que él, y sus pases milimétricos que dejaban a sus compañeros cara a cara con el gol, razón por la que pasaron a llamarse ‘pases bochinescos’.

Es conocida la anécdota de que Maradona le dijo ‘dibuje maestro’ cuando le dio un pase al Bocha, cuando éste ingresó unos minutos a jugar en el seleccionado campeón del 86. “Para mi que pudiera entrar en un partido de la selección en aquel mundial de México fue un premio. Fue un premio para mí, más que para él. El Bocha no lo necesitaba”.

Dejá tu comentario