Provinciales | General Pico | coronavirus

Una vez más, excesiva circulación en General Pico

Gran parte de la comunidad de General Pico volvió a moverse durante el fin de semana sin ningún tipo de prevención sanitaria por Covid-19.

Grandes y chicos colmaron espacios públicos de General Pico y compartieron bebidas a la vista de todos, generando el repudio de muchas personas que deciden ‘cuidarse y cuidar al otro‘ en el marco de la cuarentena sanitaria que se vive desde el 20 de marzo por el avance del Coronavirus a nivel nacional.

Como ya se indicó en este portal, hay un sector de la comunidad que, por distintas razones, los fines de semana decide no cumplir con el aislamiento social recomendado por autoridades sanitarias, para evitar la propagación del Covid-19 que, vale destacar, en los últimos días sumó numerosos casos positivos en localidades del norte pampeano, algunas ubicadas en cercanías de General Pico.

Lo cierto es que más allá de la información que se brinda diariamente respecto a la problemática sanitaria, muchas personas se ‘olvidan’ del Coronavirus los días sábados y domingo, para colmar espacios públicos, sin respetar el aconsejado distanciamiento social, e incluso compartiendo bebidas e infusiones, principalmente los jóvenes, como ayer pudo verse en distintos puntos de la ciudad como la céntrica Plaza San Martín, el Paseo Belgrano de la calle 9, el Paseo de los Inmigrantes, donde se desarrolló una concurrida feria organizada por el Municipio local.

Precisamente en el marco de la mencionada actividad quedó claramente reflejado cómo en General Pico conviven el control y el descontrol, a poca distancia. Mientras en un sector del Paseo de los Inmigrantes se desarrolló la ‘Feria de la Primavera’, con la participación de numerosos stands a cargo de emprendedores, que fueron visitados por cientos de personas; a pocos metros podía verse a muchos jóvenes reunidos en el Skatepark del Paseo Ferroviario, sin ningún tipo de control sanitario.

Vale apuntar que en la ‘Feria de la Primavera’ hubo control de temperatura a las personas que deseaban recorrer los stands, y se proveyó alcohol en gel. Incluso se hizo esperar al público para que no se generara una aglomeración de personas en torno a los expositores. Por ello durante gran parte de la jornada hubo una cola permanente de visitantes a la feria.

Y mientras esto pasaba a la vera de la calle 21, entre 20 y 24; a sólo unos 50 metros de distancia la prevención sanitaria era nula en el Skatepark, donde varios jóvenes disfrutaban de una tarde a pleno sol, sin cuidados ante el Covid-19.

Lo mismo pudo verse durante la tarde del domingo en el mismo Paseo de los Inmigrantes, ya que un sector de calle 21 entre Avenida San Martín y 16, es elegido los fines de semana por muchas familias para ‘dominguear’ junto a niñas y niños, teniendo en cuenta que allí hay distintos juegos para los más chicos, y bancos para sentarse a observarlos mientras juegan, y también compartir unos mates.

image.png
En el Paseo de los Inmigrantes de General Pico se formó una larga cola de vecinos para ingresar a la ‘Feria de la Primavera’.

En el Paseo de los Inmigrantes de General Pico se formó una larga cola de vecinos para ingresar a la ‘Feria de la Primavera’.

En dicho lugar ayer tampoco se observó ningún tipo de control sanitario, al igual que en otros espacios públicos que, como sucedió durante los últimos fines de semana, se llenaron de gente dispuesta a disfrutar de actividades al aire libre, descuidando algunas medidas de prevención sanitaria.

Vehículos

Asimismo, cabe ilustrar que sobre las 17:00 horas, cuando comenzó a cesar la intensidad del viento que sopló durante gran parte del domingo, las calles de la ciudad se vieron con mucho movimiento vehicular, de autos y motos; y escasa presencia de personal de Tránsito y/o de la Policía.

La circulación fue a lo largo y ancho de General Pico, con muchos automóviles con cuatro y cinco ocupantes a bordo, sin barbijos o cubrebocas colocados, y compartiendo bebidas.

El tránsito fue intenso en algunas arterias piquenses como la calle 9, donde cada luz roja de los semáforos generaba una cola de vehículos de aproximadamente una cuadra, para asombro de algunos vecinos que cumplen con el aislamiento social, conscientes de la peligrosidad del Covid-19 que, lamentablemente, está entre nosotros y todavía no existe una cura a nivel mundial que permita despreocuparse.

Párrafo aparte para mencionar que muchos piquenses ven estos ‘relajamientos’ de los fines de semana como un hecho grave y peligroso, por lo que se preguntan si no sería conveniente volver a una ‘Fase 1 intermedia’ para evitar estos eventos que podrían ni más ni menos que generar una propagación del virus en la ciudad.

“Los controles policiales que se hacían en el comienzo de la cuarentena desaparecieron. La gente hace lo que quiere, y después pagamos todos con un cierre masivo”, se quejó un comerciante en diálogo con este diario, recordando que para poder trabajar hoy ‘a media máquina’ debió cumplir con el aislamiento, el protocolo sanitario e invertir en materiales, cosa que no tenía pensado realizar en la presente crisis económica que se vive a nivel nacional. “Pero a mucha gente no le importa nada, y hace lo que quiere”, insistió, con razón.

Dejá tu comentario